El festival A Summer Story se ha convertido en cuatro años en el punto señalado donde da por comenzada la temporada de verano y festivales. Empezó poco a poco, intentando hacerse ese hueco que tan difícil parecía en un principio debido a su ubicación. Madrid no es un sitio en el que, a priori, la gente tenga en mente ir para dar comienzo a sus vacaciones. Sin playa, lejos de la zona turística y con varios problemas más que ahora ni siquiera nos planteamos. Ha sido el carácter luchador de sus organizadores y la capacidad de aprender de sus errores los que hoy han convertido a Madrid y a A Summer Story 2018 en uno de los festivales de referencia de todo Europa.

A Summer Story se consagra con una espectacular tercera edición

Año tras año han ido intentando mejorar sus carteles, incluyendo a los nombres más famosos de la escena en sus respectivos géneros e intentando crear, con gran resultado, sets exclusivos en nuestro país. Con una tónica donde el progressive house/mainstream y el techno siempre han sido los protagonistas principales, se ha intentado incluir diversos géneros para contentar a diferentes públicos, como el hardstyle o el bass, no llegando a cuajar del todo y por eso su discontinuidad a lo largo de las cuatro ediciones. Pero este año, después de haber crecido y haberse superado han traído a nombres top de la electrónica comercial, recibiendo por ello multitud de críticas en su día. Pensemos, ¿puedes perder tu ‘esencia’ con ciertos nombres a pesar de que esto sea un avance en tu nombre como festival? La respuesta parece ser clara y esto ha hecho que una vez más se superen todos los records de asistencia en A Summer Story 2018.

Esta cuarta edición del festival madrileño ha sido, sin duda alguna, la más multitudinaria hasta la fecha y ya nos lo venían anunciando desde antes de su celebración. Fue el segundo y último día -el sábado- el que impulsó sus cifras de asistencia a números impensables hace 365 días, acumulando casi 80.000 asistentes. Si bien el mainstage tuvo su máximo esplendor el viernes, los escenarios Burn Village y Budweiser Town se mostraron más tímidos en términos de afluencia, dato que quedó en el olvido el sábado con todo el potencial de A Summer Story puesto en el asador: los headliners Axwell /\ Ingrosso, Dimitri Vegas & Like Mike y Armin van Buuren; Oro Viejo by DJ Nano, y grandes actuaciones de artistas techno, con Live shows incluidos.

Como viene siendo habitual los últimos años, el mainstage acoge dos tendencias totalmente diferentes en cada uno de los días: viernes underground, sábado mainstream. Sin comparaciones ni recelos, cada uno de estos “géneros” acoge a un público diferente, cumpliendo y haciendo bailar a los muchos miles que allí acontecen.

A Summer Story 2018Este año, el viernes tenía varios puntos marcados en rojo para los amantes del underground. Por ejemplo, el debut de Amelie Lens en A Summer Stoy (decimos debut, porque al ritmo que va la genial artista, estamos seguros de que volveremos a verla) fue un completo éxito y levantó los primeros momentazos del festival, que antes había calentado motores con Andres Campo, Gonçalo, Manu Gonzalez y el estupendo live de Vitalic, que nos regaló uno de esos atardeceres para el recuerdo, como ya harían otros como Paul Kalkbrenner en 2016. Con escasos dos minutos de descanso entre actuación y actuación, por el main desfilaron también The Martinez Brothers y dos conocidos de los amantes del techno madrileño, Loco Dice y Paco Osuna, siendo este último uno de los grandes valedores del festival, repitiendo año tras año. Era ya de día, muy de día, cuando Joris Voorn y Kölsch salían a escena para cerrar seguramente el mejor set del primer día de festival, un formato B2B solo digno de las mejores salas y festivales y que resultó ser un absoluto acierto.

Dejando a un lado el mainstage, la música techno continuaba el sábado en el escenario Budweiser, con un plantel absolutamente envidiable. En esta segunda jornada queremos destacar los tres sets centrales de la noche, el trío formado por Recondite, Bodzin y Maceo Plex. Los dos primeros, fuertemente ligados a la marca Afterlife, de Tale Of Us, hicieron hincapié en el cada vez más demandado y escuchado techno melódico, género que de dos años hacía aquí se ha ganado un sitio muy importante en los mainstages, y que de hecho ya tiene apartado propio en Beatport. Por si fuera poco, y como viene siendo habitual, estos dos DJs actuaron en A Summer Story 2018 en formato LIVE, un verdadero placer para el oído, pero también para la vista.

De Maceo Plex, poco más que añadir. Para muchos el artista más en forma de la música techno internacional, y que en Madrid, pese a coincidir con el set de los mediáticos Axwell /\ Ingrosso, fue de lo más comentado y alabado de la jornada. Maceo, que viene de presentar nuevo EP hace unas semanas, y nuevo álbum hace unos meses, demostró el por qué de su contratación con creces. Tras finalizar el set de Maceo Plex cambiamos ligeramente de tercio en este stage para acoger los ritmos más oscuros y contundentes de la música techno con los sets de Surgeon (& Lady Starlight), Reeko & Lewis Fautzi, Oscar Mulero y Rebekah.

A Summer Story 2018Una vez pasado el sonido underground, los amantes de la música más comercial y mainstream también tuvieron ración doble, el viernes en el escenario Burn y el sábado en el Inside mainstage. A priori, el primer día no podríamos encontrar a grandes estrellas pero la clase que demostraron artistas como CID, Michael Calfan o Kryder es de destacar. Estos artistas, a pesar de estar acostumbrados a actuar para escenarios principales y grandes masas, supieron cómo mover al público allí presente a unas tempranas horas. DJ Nano, Les Castizos y Subshock & Envangelos, aún sin poder disfrutar de la totalidad de sus sets, siempre ofrecen espectáculo y mucho show, justo lo contrario que nos transmitió Fedde Le Grand, con el que no terminamos de conectar en una sesión algo inusual. Terminando este primer día, Vini Vici, DIM3NSION y Corey James siguieron con un alto nivel, cada uno en su género musical.

El sábado era el día esperado por el gran colectivo en el mainstage, ya que pudimos presenciar una sucesión envidiable de tres artistas -cinco si los contamos de manera individual- de primera línea mundial. Pero, antes de que esto ocurriera, los españoles Shake Coconut y Brian Cross comenzaban a llenar progresivamente la pista de este espectacular escenario, cada año con una tecnología y un diseño más nutridos. Tomaban las riendas a continuación Tom Staar, Dimitri Vangelis & Wyman -que siguen haciendo pleno en A Summer Story sin faltar a ninguna edición- y Sunnery James & Ryan Marciano, degustando una afluencia notable. Cabe destacar que, si bien el año pasado los suecos no terminaron de contentar al público madrileño debido a su ligero cambio de estilo, este año su set fue de los más aplaudidos, desplegando todo su repertorio de clásicos así como de IDs que saldrán en los próximos meses.

A Summer Story 2018

Detrás del dúo holandés estaba preparado el tridente compuesto por Axwell /\ Ingrosso -actuando por primera vez en Madrid- con un set que sorprendió para bien y con cierta reminiscencia de su vuelta como Swedish House MafiaArmin van Buuren -con su mejor actuación de las tres veces que ha estado presente en el festival madrileño, en una sesión de 2 horas- y los polémicos Dimitri Vegas & Like Mike. Polémicos, no en el ámbito personal, sino como artistas, ya que con su confirmación se mostraron críticas estrictas por “romper con la identidad del festival”. Gusten más o menos, la realidad fue que llenaron el mainstage por completo; de izquierda a derecha y desde la primera hasta la última fila, llegando a sobrepasar el inicio de las barras. La pista quedó más calmada tras la actuación de los hermanos belgas para dar paso al cierre del festival con el dúo barcelonés CYA y Brennan Heart, como muestra de que A Summer Story sigue queriendo apostar por el hardstyle. Tal y como comprobamos sobre la pista, con los primeros rayos de sol, y hemos visto después en las redes sociales, la actuación de CYA fue una de las más gratas sorpresas entre el público asistente, afianzándose como una de las confirmaciones revelación de este festival.

La última nota que queremos destacar es la siempre multitudinaria y bien recibida fiesta de Oro Viejo. Ya se ha convertido en algo esencial de A Summer Story y una edición sin colaborar sería un gran error. Son miles las personas que se agolpan cada año para ver una vez más a DJ Nano en su mejor versión, donde la música remember vuelve a ser protagonista de nuevo. Poco se puede decir que no se sepa ya, Nano sabe darle al público lo que quiere y se entrega al 100% en estas horas para que todo vaya sobre ruedas. Desde que todavía es de noche hasta que amanece y nos vemos las caras llenas de una felicidad absoluta. En esta ocasión venía acompañado de una actuación increíble: Gouryella, el alias del holandés Ferry Corsten, con el que los seguidores del trance pudieron quitarse la espinita otro año más.

A parte de estas grandes actuaciones que seguirán agrandando la marca A Summer Story durante todo este año, también queremos destacar una serie de actividades secundarias que llevaron experiencias únicas a los asistentes. Primero, tras la fiesta secreta que montó Burn el año pasado, en este 2018 han querido dar un paso más con Burn Unexpected, donde tras lanzarte por una tirolina a una piscina de bolas y pasar un laberinto volvías a finalizar en una secret party. Por otro lado Barceló Experience creó un túnel donde jugar con nuestros sentidos a través de una experiencia audiovisual muy interesante y novedosa. Por último, un gran detalle de la organización tras la reciente muerte del artista sueco Avicii: Memorial Avicii, donde nos permitía interactuar desde nuestras redes sociales en un monumento a base de pantallas. Un gran detalle para muchos fans del sueco.

En definitiva, una gran cuarta edición que queda para el recuerdo, con la esperanza de un quinto aniversario cargado de sorpresas y donde estamos seguros que volverán a superarse, como han hecho año tras año. ¡Nos vemos en A Summer Story 2019!

A Summer Story 2018