Instagram Wololo Sound

La octava celebración de uno de los congresos de música más importantes del país convocó a 3.718 asistentes de más de 37 países de manera remota y presencial

La sensación de volver a asistir a eventos a estas alturas del año es indescriptible; más aún teniendo en cuenta que el Gobierno de España reactivó hace una semana el estado de alarma para tratar de frenar la pandemia del COVID-19. Pero ni siquiera eso ha parecido ser un obstáculo para que 3.718 personas pudiéramos disfrutar de la edición más internacional de BIME PRO entre los pasados 26 y 29 de octubre, ya fuese de manera online, presencial o combinando ambas, como fue nuestro caso. Además, la plataforma digital del evento ha hecho posible que todos estos profesionales trabajen conjuntamente a pesar de la distancia.

Ha sido una celebración más especial de lo habitual debido al esfuerzo de la organización por sacar la participación física adelante, aunque solo fuese durante dos días. La adaptación al canal digital era totalmente necesaria, pero si por algo se caracteriza BIME, es por los encuentros personales con una cantidad ingente de trabajadores de la industria musical. Entre los 1.520 desplazados al Palacio Euskalduna de Bilbao tuvimos el placer de compartir unos minutos de charla cercana con figuras como Ed is Dead, Ibai Cereijo (fundador de la agencia de comunicación Woo Media y director de comunicación de Dreambeach), Mario Cornago (director ejecutivo de Holika Festival) o el equipo del music hub INFLUX.

Gran parte del contenido de las conferencias estuvo claramente marcado por los efectos de la pandemia sobre el sector de los eventos y la necesidad de reinvención de los artistas en una etapa de paro. Prueba de ello fueron charlas como “La Comunicación Musical en tiempo de crisis”, “La tecnología como vía de salida de la pandemia” o “Artes en Vivo conviviendo con la COVID-19”, por nombrar unas pocas. A priori puede parecer un bombardeo de datos excesivo, pero es absolutamente necesario formar al sector lo máximo posible para que podamos salir airosos de esta, si es que se puede.

Ponencia sobre “El valor de la música en los contenidos originales” en el Palacio Euskalduna de Bilbao | BIME PRO 2020

Y a pesar de la información necesaria que BIME nos ofreció acerca de este contexto sin precedentes, también tuvimos dosis de contenido que nos hicieron olvidar el COVID durante unos minutos gracias a interesantes apuestas como “Por qué la música es la inversión más confiable de esta era”, “Contratación artística en festivales” o “Futuro y marketing para la industria musical en la era de los grandes cambios”, impartida por Jesús Hernández (director ejecutivo de la consultora A04MEDIA), que fue la ponencia más atractiva del programa para un servidor y sus acompañantes por su capacidad de persuasión a la hora de hablar sobre la búsqueda de modelos adecuados de transformación digital, digitalización y  readaptación de los negocios.

Es cierto que BIME PRO 2020 ha sido un acontecimiento más light de lo habitual por todas las limitaciones y obstáculos que la situación actual ha puesto en su camino, pero no podemos negar que solo el hecho de haberse celebrado ya es un indicador de éxito absoluto. Los tiempos han estado medidos con más rigurosidad que nunca para que todos los que seguían el congreso de manera telemática se sintiesen presentes en todo momento sin ningún retraso y todas las medidas de seguridad recomendadas por las autoridades se respetaron en todo momento. Estos dos factores fueron uno de los pilares fundamentales de esta octava edición; una prueba más de que la cultura es segura y de que queremos hacer eventos de manera responsable.

Podéis ver más sobre BIME en la sección de destacados de nuestras Instagram Stories, y si esto os ha dejado con ganas de poder asistir al próximo aniversario, no perdáis de vista sus redes sociales porque las fechas ya están anunciadas. La novena edición se celebrará del 27 al 30 de octubre de 2021 y su línea visual ha tomado como inspiración la figura de Apolo, Dios griego de la poesía y la música que alimentan la sensibilidad del ser humano desde el comienzo de los tiempos, pero también de la razón y el conocimiento, sin los cuales sería inviable un desarrollo sano y sostenible de la cultura. ¿Nos veremos las caras por Bilbao?

Cartel promocional de BIME 2021