Instagram Wololo Sound

En la séptima entrevista de esta temporada tenemos como invitado a Edu Ostos −artísticamente conocido como Ed is Dead−, uno de los artistas más respetados de nuestro país dentro de la música electrónica. El multi-instrumentalista madrileño ha lanzado recientemente el primer adelanto del que será su cuarto álbum de estudio y hemos querido aprovechar este momento idóneo para sentarnos a charlar con él sobre el material audiovisual de este nuevo LP, cómo le ha afectado la pandemia del COVID-19, su paso por diferentes estilos musicales a lo largo de su carrera y la realidad que afrontan el sector de los eventos musicales en vivo y el ocio nocturno en nuestro país.

Entrevista a Ed is Dead:

Wololo Sound: ¡Hola, Edu! Es un placer poder entrevistarte en un momento tan especial de tu carrera, ahora que acaba de comenzar el camino hacia tu cuarto álbum de estudio con el lanzamiento de ‘Time is God’. ¿Qué nos puedes contar sobre este LP que estás preparando? ¿Podemos esperar que siga la línea experimental y vanguardista de este primer single?

Ed is Dead: El placer es mío. Sabéis que flipo con la labor que hacéis apoyando la escena nacional, así que encantado de responderos. Respecto a lo de el albúm… Supongo que sí, y digo supongo porque para mí no es tan “experimental”, pero imagino que depende con qué me compares pues sí debe de serlo. Aún así, en el álbum hay un par de temas en los que vuelvo al “bombo a negras”, aunque con alguna sorpresa… He intentado no complicarme la vida tooodo el rato.


WS: Te gusta mucho trabajar en discos conceptuales, como ya vimos en ‘Your Last 48 Hours’ y también como has introducido este ‘Time is God’ que mencionábamos, replanteando el debate de qué o quién es Dios realmente. ¿Podemos confirmar que estamos ante otro álbum con un significado relacionado entre todas sus canciones?

Ed: Creo que en este disco el común denominador es el tiempo y la coyuntura actual. Imagino que es algo tan heavy y tan surrealista a todos los niveles que es difícil abstraerse del tema. No es tanto un disco conceptual como #YL48H, en el que todas las canciones iban ligadas en temática, pero sí que tienen todas alusiones a lo que os he citado.


WS: Como indicamos en nuestra reseña, ‘Time is God’ ha sido un trabajo que tú y tu equipo habéis desarrollado durante la etapa más dura de la pandemia y de manera autofinanciada, sin el apoyo de una gran discográfica. ¿Puedes contarnos qué dificultades ha supuesto esta situación en el proceso de creación?

Ed: Pfff, no sé ni por dónde empezar, pero por intentar contarlo en positivo y no quejarnos todo el rato, básicamente, desde que empiezas a pensar en el video, todo, absolutamente todo, ha de adaptarse a las limitaciones que tienes, desde económicas y de presupuesto (obvias) hasta de localizaciones, movilidad, FX… y te las tienes que ingeniar para hacer algo visualmente poderoso con los recursos que tengas a mano.

Por poneros ejemplos, muchos de los planos del vídeo están grabados en la parcela de un amigo mío y del dire de foto, en Humanes (Fuenlabrada). Como se veían mil casas y cosas “pochas” de fondo, fue luego Lucia (Fx) la que tuvo que borrarlas en postpro para crear ese paraje que parece sacado de una escena de Big Fish. Aquí los auténticos artífices de hacer magia han sido Once Once Filmakers; todos los actores son amigos o familiares, etc. etc.

Creo que el mensaje que hay que lanzar con todo esto, y sobre todo cuando trabajamos desde la colaboración, los favores y la independencia, es que “si se quiere, se puede”; sólo hay que tener ganas de currárselo y echarle muchas horas. Luego ves videos que son una autentica “pochez” con muchísimos ceros de presupuesto, y con mucho respaldo detrás… Así que espero que esto anime a toda la gente que trabajamos desde el underground a hacer cosas bonitas.


WS: Tenemos una pregunta “obligatoria” para todos los artistas a los que hemos entrevistado últimamente: ¿Cómo llevaste los casi dos meses de cuarentena? ¿Tuviste demasiados bloqueos creativos o el hecho de pasar bastante tiempo encerrado en el estudio habitualmente te facilitó a llevar mejor la situación?

Ed: Pues siempre intento sacarle el lado positivo a las cosas y siempre digo que yo llevaba entrenando toda la vida para esto. La verdad es que siempre estoy en déficit de tiempo y tengo mil cosas que ver, leer y estudiar pendientes, así que fue un regalo de tiempo (otra vez) increíble. Por otro lado, en mi familia hay personas de riesgo y estaba un poco acojonado con el tema… pero lo que respecta a que se pare el mundo y te regalen dos meses, fue realmente productivo.


WS: Fuera del proyecto individual de Ed is Dead, sabemos que también has compuesto Bandas Sonoras Originales para danza y cine. ¿Cómo se adapta un productor de música electrónica a estos terrenos tan distantes de nuestro nicho? ¿Cuáles dirías que son tus obras más destacadas o con las que más has disfrutado en este apartado?

Ed: Ahora mismo, según os escribo, me hallo componiendo la Banda Sonora para una obra del Centro Nacional de Danza Contemporánea y realmente es una gozada para cualquier compositor hacer cosas así. Normalmente, en la música “comercial” que consumimos, hay bastantes acotaciones estructurales (estrofas, estribillos, drops, breakdowns) y aquí, pese a tener también acotaciones de movimientos tensiones, etc. es muchísimo más libre. Creo que ‘Empusa Poem’, que la he hecho con la compañía de Elias Aguirre, es de las cosas más bonitas de mi carrera.


WS: Y la misma pregunta, pero a la inversa, porque empezaste con estilos como el punk y el metal antes de dar el salto a la electrónica. ¿Cómo fue esta transición de los instrumentos convencionales a los sintes? ¿Cuál fue la mayor dificultad que te encontraste?

Ed: La verdad es que, pese a ser un metalero con rastas, por aquel entonces ya hacía música electrónica (muy malamente, pero lo hacía), así que siempre ha estado ligado. Al final, un tema de Slipknot y uno de Apparat, por ponerte dos ejemplos teóricamente opuestos, tienen muchísimas más cosas en común de lo que la gente cree. Simplemente es entender los códigos de cada estilo (y estudiarlos, echarles horas y sobre todo tener mucho respeto a toda la música).

Creo que lo más difícil no ha sido el paso de “las guitarras a los sintes”, sino entender toda la decostrucción instrumental o a nivel de voces que ha sufrido la electrónica (y por ende, la música contemporánea) en los últimos años, pero eso es una charla bastante larga.


WS: Si pasamos a hablar de actuaciones, nos han chivado que tenías preparado un live muy especial junto a Slatin en Madrid que finalmente no se ha podido celebrar por la situación actual. ¿Sabremos algo sobre esto más adelante? ¿Cómo teníais pensado enfocar la producción del show?

Ed: Hahaha, madre mía, ¿sois la KGB de la electrónica o qué? Slatin y yo tenemos muy buena amistad desde hace años y, pese a que estamos en estilos superdiferentes, compartimos muchísima info y estamos siempre frikeando sobre cosas de sonido. Surgió la idea de hacer una “noche sin estilos” en donde pudiéramos hacer lives diferentes artistas. La idea era una pasada, pero al final no se pudo llevar a cabo; esperemos que en algún momento suceda.


WS: Un bolo que sí se pudo llevar a cabo fue el Drive In Fest de Madrid el pasado mes de junio, en plena desescalada. ¿Cómo fue la sensación de pinchar para una pista de baile repleta de coches, con distanciamiento y tras varios meses sin pisar una cabina? ¿Crees que el formato debería seguir adelante vistas las estrictas medidas tomadas por el Gobierno contra el ocio nocturno?

Ed: Supongo que a los lectores que pinchen o hayan pinchado sabrán lo guay que es cuando te toca abrir una sesión con la sala vacía y puedes poner temas que normalmente no pones en medio de la sesión, poner música más tranquilita o más rara, o probar cosas extrañas. Bien, pues esa sensación fue la que tuve en el bolo del Drive In Fest. No sé si es malo o bueno, pero el “no tener que hacer que la gente baile” te libera mucho a la hora de seleccionar los temas.

Mi relación con la cabina siempre es una especie de amor-odio, porque cada vez me veo más alejado del mundo bombo a negras o 4×4 y hay muchas facetas del mundo DJ con las que no me siento identificado, así que poder poner cosas más ranuras fue una autentica gozada.

Respecto al tema del ocio nocturno, no sé si el formato que debería seguir adelante es el “más idóneo”, y obviamente no estoy de acuerdo en muchas de las medidas del Gobierno, pero por encima de eso, creo que todos los que nos dedicamos a ello deberíamos culturizar a la gente en lo que es asistir a una sesión de DJ o a un set de electrónica, en el arte que ello implica y la experiencia musical en sí… Solo así conseguiremos que se nos valore y que se respete el arte, no vendiendo reservados con botellas.

BMW Drive In Fest (Madrid, junio de 2020) | Foto: MyiPop.net

WS: Para terminar, vamos con una ronda de preguntas cortas.
WS: ¿Alguna actuación que hayas hecho y recuerdes con especial cariño? // Ed: Teatro Barcelo con la Ed is Dead Live Band; probablemente el mejor concierto de mi vida.
WS: ¿Un estilo musical que aún no hayas producido y te gustaría probar? // Ed: Casi todos los que me gustan los pruebo, aunque solo sea para mí, pero últimamente me estaba planteando hacerme un a.k.a. de drum & bass y me apetece producir cosas de rap, boom bap o algo así.
WS: ¿Un/a artista con quien te mueras de ganas por sacar una canción? // Ed: Maluma… Hahaha, no, ¡¡¡es coña!!! Mmm, me fliparía hacer algo con U.M.O, Alix Perez, James Blake, Ivy Lab, Injury Reserve, Billie Eillish o Apparat, por ponerte algunos.
WS: ¿Un/a artista con quien harías un b2b, ya sea en live o en DJ set? // Ed: Mmm, creo que me encantaría hacer algo live con NONOTAK Studio; sería un puto sueño, vaya.
WS: ¿Un hobby? // Ed: Downhill en Bici.


Ed: Gracias por la entrevista, me ha encantado. Y por hacer lo que hacéis.
Abrazo enorme. Para lo que necesitéis, aquí me tenéis.
Ed.

Ed is Dead Live Band (Teatro Barceló, Madrid, abril de 2018)