Promotoras, artistas y sellos discográficos pequeños, condenados por el confinamiento global

Las calles de todo el mundo están vacías y la economía está sufriendo un parón drástico como consecuencia de la cuarentena. El coronavirus ha puesto en jaque el trabajo de muchas personas y quienes más parecen estar sufriéndolo son las pymes y los autónomos. En este segundo grupo entran los músicos, quienes ante la cancelación de sus giras se ven obligados a vivir únicamente de sus creaciones.

La conclusión principal a la que podemos llegar es que estas personas ya realizan “teletrabajo” a diario encerrándose en sus estudios, pero nadie puede negar que son como una oficina cualquiera para aquellos que lo tienen alejado de su casa. No obstante, la mayor parte de los ingresos de muchos de ellos se basa en sus shows; y en una situación en la que la ciudadanía tan solo invierte en productos de primera necesidad (con razón, porque no sabemos hasta cuándo se alargará), esta otra fuente de dinero también se ve perjudicada.

En España no es muy habitual ver a la gente comprar música, aunque afortunadamente se está dejando la piratería de un lado gracias a la buena oferta de los servicios de streaming. Es importante recordar que plataformas como Spotify o Apple Music también permiten obtener ingresos a pesar de que sea más difícil, por lo que el consumo de su música a través de estos medios también les favorece. ¿Qué mejor época que la cuarentena para ponernos a ello y no sentirnos tan solos en casa?

Los pequeños músicos y sellos discográficos son como el negocio de barrio del que la gente a veces se olvida. Sus capacidades no son las mismas que las de artistas que son primera línea de los mejores festivales del mundo o las majors que dominan la industria. Ellas y ellos también necesitan nuestra ayuda para seguir adelante y que en un futuro podamos verles seguir creando y tocando en directo, que son dos de las razones que unen a todos nuestros integrantes y lectores.

Cómo apoyar a tus artistas favoritos

Existen varias maneras de apoyar a tus artistas favoritos y no necesariamente tienes que invertir dinero si no te lo puedes permitir. Si crees que comprar su última canción no afectará a tu supervivencia en las próximas semanas porque tienes un fondo económico considerable, hazlo. Si lo tuyo son las plataformas digitales, no les olvides y escucha ese nuevo tema que acaban de sacar. Compártelo en tus redes sociales, pásaselo a tus amigos, guárdalo en tu playlist habitual… Y menciónales. Hasta el más mínimo gesto podrá ayudarles un poco a sobrellevar la situación.

¿Crean sus propios eventos? Todos han tenido que cancelarlos o posponerlos, pero asiste a ellos cuando consigan reubicarlos. La organización de conciertos supone una gran inversión para las promotoras más humildes y ante la imposibilidad de realizarlos ahora mismo algunas podrían llegar a quebrar. Asimismo, tenemos que tener en mente que aún existe la posibilidad de tener un verano sin festivales y que haya un colapso de eventos en septiembre, lo que significaría una menor asistencia a todos ellos y menores ganancias de las previstas para poder cubrir los costes mínimos necesarios.

Intentemos aportar todos nuestro granito de arena en la medida de lo posible para que la industria musical vuelva más fuerte que nunca tras la cuarentena.