“Nunca dejaré de lado la música. Seguiré hablando a mis fans a través de ella.” Tim Bergling 1989-Forever. Con esta frase el equipo de Avicii lanzaba al mercado ‘TIM’, el primer álbum a título póstumo del artista sueco. Han pasado casi catorce meses desde el fatídico día y en todo este tiempo hemos sido muchos los fans que hemos echado de menos ese sonido tan personal y característico con el que contaba el músico.

Para la finalización de este álbum se ha tenido que contar con muchos artistas y productores que eran íntimos de Avicii y que conocían su visión personal en este trabajo y, a parte, que supieran seguir esos pasos que dejó antes de quitarse la vida. Algunos de estos nombres no tan conocidos son Vargas & Lagola, Falk, Al Fakir o Janiak. En estos nombres hay que reconocer el dificilísimo trabajo que tenían en primera estancia y la tremenda presión con la que trabajaban para obtener un resultado que no dejase con un mal sabor de boca. El gran nombre de Avicii está en juego y que otro álbum, uno de los más importantes, quedase en el olvido. También aquí quiero destacar como un joven español ha formado parte del mix y mastering del álbum, Julio Rodriguez todo mi respeto y admiración.

Tras escuchar el resultado final, personalmente, no llega al sobresaliente y, aunque en ocasiones consigue llegar a transmitir lo de años atrás, otras canciones quedan algo flojas y no vemos reflejado el sonido TIM detrás. Esto puede llegar al punto que ya pasó con ‘Stories’ y que necesite tiempo para darnos cuenta esa apuesta diferente y que ya quedó para la historia.

Desde el comienzo con un claro ‘Peace of Mind’ donde lanza un mensaje crítico a la sociedad por su rapidez, que no le dejar disfrutar y le quita hasta el aliento, dando paso a un ‘Heaven’ junto a Chris Martin, vocalista de Coldplay. Empezamos viajando hasta nuestros recuerdos más cercanos junto al sueco, llegando hasta los más profundos sentimientos. ‘SOS’ y ‘Tough Love’ ya los pudimos escuchar como previa a este álbum, donde mantiene el carácter reflexivo en sus letras.

En varios temas siguientes como ‘Bad Reputation’, ‘Hold The Line’ o ‘Ain’t Home’ se mezclan ritmos rotos con unos elementos muy diferentes hasta los ahora escuchados, sin llegar a transmitir practicamente nada. Temas genéricos con un sonido muy actual.

En contraposición tenemos ‘Freak’ junto a Bonn donde a pesar de tener ese sonido popular de la actualidad podemos ver elementos del sueco en la melodía, esa luminosidad suya tan característica. Puede que te guste o no el single, pero nos recuerda a él, algo que muchos buscábamos en cada canción. ‘Excuse Me Mr Sir’ sería otro ejemplo de lo recién expuesto. Con una canción muy veraniega y con tintes pop llegan a un buen resultado. Justo antes de llegar a una de las canciones que más van a sonar en los próximos meses. Para muchos la mejor del álbum según hemos visto en redes sociales, ‘Heart Upon My Sleeve’ llega junto a Imagine Dragons para tocarnos la fibra sensible. Melodía, potencia y tensión a partes iguales para llevarnos al cielo.

Para cerrar el álbum Tim nos pide que no le abandonemos nunca con ‘Never Leave Me’. Su música siempre estará ahí y él con nosotros mientras sigue escuchándose alto. Así como con ‘Fades Away’ sube una marcha más aumentando el ritmo para desvanecerse. Así sin vuelta atrás todo termina.

Descarga ya este ‘TIM’ pinchando aquí