En esta segunda entrevista de “la escena valenciana” contamos con Ley DJ, una de las artistas valencianas con más recorrido internacional de todo el país

El segundo aniversario de la sección dedicada a la zona del levante continúa su camino, hoy con Ley DJ como protagonista. Esta valenciana con sede en Barcelona, lleva años encandilando la escena con sus dinámicas sesiones combinando indie y electrónica, lo que le ha llevado a compartir cabina con artistas como Boys Noize o Roger Sanchez. Sobre esos dos estilos que tanto le caracterizan, que van muy de la mano y que la artista representa tanto nacional como internacionalmente, hoy tendréis la oportunidad de conocer un poco más a través de su opinión, a la vez que comentamos su experiencia por eventos tan conocidos como FIB o Arenal Sound, las influencias de la música de los 80 y los 90 en la zona ¡y mucho más!


Wololo Sound: ¡Hola Ley! En primer lugar, nos gustaría agradecer tu participación en la segunda edición de esta sección, dedicada a la Comunidad Valenciana, tu lugar de origen y uno de los lugares con más influencia electrónica de nuestro país. ¿Cómo comenzó tu trayectoria artística en tu tierra? ¿Fue un proceso difícil?

Ley DJ: Mis inicios hacen honor a esa mítica frase de “estar en el lugar adecuado en el momento adecuado” en el año 2011 de una manera rocambolesca y casual, sustituí a The Zombie Kids (que no llegaron a tiempo para su actuación) en el escenario principal del recinto, acababa de empezar y era muy amateur, pero tuve la oportunidad de estrenarme a lo grande para una muy buena audiencia, y tras salir airosa de aquella situación una se las salas referentes de Valencia, La3 Club, me contactó para formar parte de su equipo de dj’s residentes. A partir de ese momento despegué y tuve oportunidad de hacer warm up y compartir cabina con artistas como 2Manydjs, Digitalism, Alex Metric, Boys Noize, y un larguísimo etcétera, fueron unos años de aprendizaje y de muy buenos momentos.


WS: Ahora ya estás establecida en la escena, pero todo éxito tiene una base. ¿Cuáles dirías que son las claves que te han hecho escalar desde Valencia hasta países como Cuba o Canadá?

L:  La constancia y la paciencia, al final te das cuenta de que casi nadie que tiene una carrera dilatada en este negocio, consigue “su éxito particular” a la primera de cambio. Hay un camino largo, a veces complicado y lleno de obstáculos, pero apasionante por otro lado. Hay que saber surfear las olas que te van llegando cuando navegas a través de esta profesión, porque a veces te toca una grande y mola mucho verse ahí arriba, pero y otras veces te toca remar contra corriente y sufrir, y hay que estar preparada para todo.


WS: Grandes eventos de la zona como FIB o Arenal Sound han sido testigos de algunos de tus dinámicos sets. ¿Cuáles dirías que eran los clubes y festivales más top cuando tú eras sólo público y no artista? ¿Y ahora que has podido verlo desde dentro? ¿Qué crees que ha cambiado?

L: Sin lugar a dudas ambas son citas muy especiales para mi, Arenal Sound fue mi talismán, y el FIB de Benicàssim ha sido mi referente desde bien pequeña, cuando era adolescente ahorraba desde navidades para poder comprarme el abono, era un festival donde coincidía con mis hermanos, donde me juntaba con amigos de Madrid a los que no veía en todo el año… una cita que te pasabas todo el año esperando. Yo he crecido con el FIB, y verme varios años entre bastidores y haciendo el cierre del escenario verde después de Travis Scott es una experiencia que no se olvida.

Por supuesto que han cambiado, ambos festivales han evolucionado mucho, incluso si sumamos a esta lista citas míticas que llevan también  muchos años como Sonar o Primavera Sound podemos ver que la evolución es constante, los festivales son el reflejo de nuestra sociedad y evolucionan del mismo modo que lo hacemos nosotros.


WS: Hablando de público, sabemos que has pinchado para muchas nacionalidades distintas ¿qué consideras que hace diferentes a los españoles y a los valencianos? ¿Crees que a día de hoy todavía se puede notar el pasado musical que tuvo lugar entre los 80 y los 90 en la zona?

L: Con respecto al público internacional te das cuenta de que hay una diferencia bastante grande entre el público latino y el resto, es evidente que existe una conexión especial y que los latinos somos un público en general bastante más entregado y sobre todo más expresivo, y esto ayuda bastante cuando estás en cabina, para nosotros tener  feedback es fundamental. Y por supuesto luego ya está lo de los valencianos, que es una cosa a parte… somos “festerets” por naturaleza, tenemos unas tradiciones y un legado que nos hace estar muy por encima de la media en cuanto a energía y entrega se refiere XD.

Sí, es evidente que La Ruta y todo el desarrollo cultural y de vanguardia que rodeó al movimiento nos ha marcado, a la hora de producir música , de escucharla, de salir de fiesta. Existen muchos hilos invisibles que unen unas décadas musicales a otras en Valencia, y todas tienen ese mismo poso, que a mi personalmente me fascina.


WS: Aprovechando que actualmente desarrollas tu actividad sobre todo en Barcelona, ¿cuáles dirías que son las mayores diferencias entre la escena de la ciudad condal y la de Valencia? ¿Con cuál te quedas y por qué?

L: En Barcelona pasan muchas cosas importantes, es ciudad de paso para multitud de artistas internacionales, eso es algo que echas de menos en Valencia, que quizá ha perdido su Status de ciudad para albergar grandes eventos musicales internacionales, incluso ciudades más pequeñas como Bilbao se han posicionado mejor en este sentido. Pero por otro lado se cultiva y se mima a la escena local y se crean proyectos auténticos desde cero apostando mucho por la escena local, que eso es algo que le falta a Barcelona.

Elegir a una de las dos es como que te pregunten a quién quieres más ¿a papá o a mamá? Soy más valenciana que la horchata de chufa, pero me encanta Barcelona, que ahora mismo es mi ciudad de adopción, así que me quedo con las dos.


WS: Hay una corriente que dice que cuando esto acabe las salas van a apostar más por el talento nacional, artistas españoles. Algo como que todos “van a empezar de cero” y con las mismas posibilidades. ¿Cuál es tu visión al respecto? ¿Crees que este “reseteo” puede ayudar también a la presencia de las artistas femeninas en las cabinas más importantes del país?

L: Sinceramente no creo que el promotor que antes no haya apostado por la escena local vaya a tener ahora interés o necesidad por hacerlo, al final esta crisis nos ha demostrado que estamos en un mundo súper global, los eventos y la industria reabrirá de manera global, sobre todo en la UE, los cachés van a bajar, y seguramente tanto los artistas nacionales como los internacionales tendrán que re ajustar sus condiciones. Va a haber un nuevo paradigma y un nuevo escenario, una nueva carrera, y el pistoletazo de salida se va a dar a la vez para todos, pero no creo que todos salgamos desde la misma “pole position” y no es lo mismo salir el primero que el último…. Por eso creo que es importante aprovechar este tiempo de “parón” para planificar bien la vuelta y poder arrancar desde una buena posición.

Respecto a la presencia femenina es simplemente una cuestión de tiempo, no creo que la pandemia vaya a influir en ningún caso… conforme avancen los años, avance la paridad en todos los estratos de la industria, veamos más mujeres al frente de festivales o de medios de comunicación especializados o de agencias de management, labels, etc… veremos a más mujeres como headliners en eventos.


WS: Con tus años de experiencia, has compartido cabina con figuras de renombre en la industria, pero en Wololo también intentamos dar visibilidad a los que todavía están empezando ¿hay algún artista valenciano o nacional al que debamos seguirle la pista?

L: Hay nuevos proyectos de música electrónica que están haciendo unas producciones de muchísima calidad, se me ocurren  nombres como Blackpanda, The Low Flying Panic Attack, TMATNB o Agost.


WS: Tu sonido se configura entre dos grandes escenas que muchas veces van de la mano, la electrónica y la del indie. ¿Dirías que la Comunidad Valenciana ha tenido algo que ver en tu elección por estos dos estilos musicales? ¿Qué subgéneros concretamente crees que pegarán más fuerte en los próximos años?

L: En cuanto a electrónica, sonidos más oscuros o industriales y ese puntito “Bakala” que de vez en cuando tengo, seguramente sí me ha inspirado bastante mi tierra y todo lo que he vivido allí en la escena clubbing de principios de los 2000. Pero la rama indie me viene de la influencia de mi hermano y de su obsesión por la cultura Brit-pop que me inculcó desde bien pequeña.

Para mi las modas musicales son bastante cíclicas, creo que hay una conexión directa entre los hitos históricos o sociales y la música que se hace en cada momento. Ahora estamos en una época de represión y bastante reivindicativa, es normal que estén en auge el hip hop, ahora transformado en Trap, o que se recupere el house clásico o los sonidos de los 80, que nos evocan épocas mejores y nos evaden de la realidad.

No tengo una bola de cristal, pero jugando un poco a las adivinanzas quizá resurja de nuevo la rabia, el punk, el rock más grunge, y adaptado a la electrónica creo que puede haber un retorno del electro clash, quien sabe…


WS: Siguiendo la anterior pregunta ¿qué crees que el indie le aporta a la electrónica? ¿Consideras que en el futuro podría surgir una escena completamente nueva con más estilos derivados de la fusión de ambos?

L: Bueno, creo que ya existe una escena muy fuerte a nivel internacional que es el indie – pop, y que está mucho más desarrollado y establecido como un género ya incluso muy mainstream fuera de nuestras fronteras. A nosotros nos cuesta mucho procesar ambas cosas, porque la escena mainstream de nuestro país es todavía demasiado “autóctona”.


WS: Nos es prácticamente inevitable no mencionar la situación actual en esta entrevista. ¿Cómo imaginas la siguiente temporada de eventos en la Comunidad? ¿Confías en un verano atípico con pequeños eventos o crees que tendremos que esperar más?

L: Me consta que las agencias y los promotores están trabajando para ofrecer alternativas este verano, creo que ahora mismo es ya una realidad pensar en que no vamos a tener grandes eventos, pero estoy segura de que habrá ciclos de pequeño formato que puedan ir sucediendo y que estén adaptados a la normativa covid del momento. Somos unos guerreros, en Valencia y en España, y estoy segura de que van a salir algunos proyectos adelante proyectos muy chulos.

Todo lo que tenga bpm altos me llama la atención, pero cualquier tipo de electrónica es bienvenido. Think less, rave more!