Después de cuatro años y una gran cantidad de singles, el tercer álbum de la banda británica ve la luz

Mucho se ha hecho esperar el tercer álbum de estudio de London Grammar. Tras deslumbrar al mundo en su debut ‘If You Wait‘ (2013) y su sucesor ‘Truth Is A Beautiful Thing‘ (2017), habían alcanzado una gran popularidad y reconocimiento en todo el mundo. Todo ello sin hacer demasiado ruido mediático, siendo considerados aún una banda «indie».

A lo largo de los años, London Grammar han sido alabados por multitud de productores electrónicos, siendo una de las bandas favoritas de muchos. Remixes de artistas como High Contrast, Sasha o Riva Starr (o los recientes de Camelphat o Paul Woolford) los han hecho extrañamente conocidos dentro de la electrónica de baile. Esto se une a sus colaboraciones con Flume o Disclosure. La importancia de la electrónica y la parte instrumental ha crecido considerablemente en este ‘Californian Soil‘.

A London Grammar les ha pasado factura la excesiva y cansina promoción del disco mediante singles. Hasta cinco sencillos (con sus respectivos remixes) en un álbum de 12 canciones. Este mal endémico es un problema que están sufriendo muchos artistas. El deseo de mantenerse arriba en las listas de novedades de Spotify y sacar el máximo jugo al lanzamiento del disco acaba rompiendo la experiencia del mismo. Pero vamos a obviar esto y a centrarnos en el apartado estrictamente musical.

El principal fuerte de la banda ha sido siempre la prodigiosa voz de Hannah Reid, cuyos alardes vocales unidos a una instrumental muy minimalista y secundaria le daban todo el protagonismo a la cantante. ‘Californian Soil‘ supone cierta ruptura con esta fórmula, mostrando la banda un gusto especial por las bases influenciadas por el downtempo y trip-hop. Se crean atmósferas cinemáticas en las que la voz de Hannah resuena con aúm más fuerza en temas como ‘Lord It’s a Feeling‘, ‘Missing‘ o el propio tema que da nombre al disco en el inicio del mismo, en la que las letras son más románticas y grandilocuentes.

London Grammar nos brindan momentos brillantes que quedan eclipsados por temas más simplones que sacan al oyente de una atmósfera solemne muy bien trabajada

Llegamos al ecuador del álbum con un tema que cuesta encajar dentro de la discografía del grupo, y que saca completamente al oyente de la atmósfera que se trabaja en las canciones anteriores. ‘How Does It Feeles el tema más popero y carente de sentimiento del LP. Llegamos al ya conocido ‘Baby It’s You‘, cercano al deep house, y con ello nos adentramos en quizá el tema más interesante del álbum. ‘Call Your Friends‘ recupera esas instrumentales cercanas al trip-hop más cinemático y Hannah canta una de las baladas más intensas y desgarradoras que el grupo haya hecho nunca.

Encaramos la recta final del álbum con otra gran balada en la que Reid se luce y deslumbra con una voz sobrecogedora acompañado de unos sencillos riffs que ayudan a introducir al oyente en ese sentimiento de «final inminente». ‘Talking‘ recoge bien el testigo de su predecesora, sin embargo, ‘I Need The Nightvuelve a sacarnos de contexto con una letra algo plana sobre la noche y tomarse unas copas con amigos. ‘America‘ cierra el disco con una interesante sátira acerca del «sueño americano«, tanto en lo social como en lo musical, genialmente acompañado con una instrumental que recuerda al country.

En líneas generales, Californian Soil es un álbum bien construido que tiene puntos brillantes, pero que «patina» en momentos clave con algún tema con un encaje bastante cuestionable dentro del disco. Esto hace que no acabe de resonar todo lo que podría.

Vivimos con toda la música del mundo a nuestro alcance. Mi objetivo es haceros descubrir y disfrutar con mi gran pasión.