Hace algo menos de dos meses, en junio, realizábamos la primera visita del verano a la isla de islas, al paraíso de la música electrónica, Ibiza. En aquellos días no faltamos a nuestra cita con la nueva sala Hï Ibiza, que ya por entonces nos fascinó con su inmejorable sonido en lo que era el opening de la residencia de Armin Van Buuren, que os contábamos de esta manera.

La pasada semana, ya en plena temporada alta, volvimos a dejarnos caer por la isla, y por Hï, en esta ocasión para presenciar en primera persona una de las mejores citas que se puede ver en la actualidad, la residencia de Eric Prydz. Este martes estaba marcado en rojo para muchos, además, por la visita de otro artista de altos vuelos, e íntimo amigo de Prydz, Deadmau5. Una noche que prometía ser algo inolvidable, y que no decepcionó lo más mínimo.

La noche se configuraba de la siguiente manera: Cristoph, Camelphat, Deadmau5 y Eric Prydz en la sala principal, y Solardo, Mason Maynard, Eli Brown y Caravaca en la ‘Room 2’. Sin desmerecer a los artistas de este segundo stage, centramos el 100% de nuestra presencia en la sala principal, totalmente abarrotada y de donde prácticamente no salimos en toda la noche.

Con puntualidad alemana, como siempre, Hï Ibiza abría sus puertas a las 00:00 y era Cristoph el encargado de abrir fuego. El set del artista, que inicialmente iba a ser de media hora pero que se fue hasta los 55 minutos, comenzó con hits de un corte más melódico para acabar con uno de los temas del verano, ‘Your Mind’ de Adam Beyer. No llevábamos ni una hora en la sala y ya se intuía que el techno iba a tener fuerte peso en la noche. Siguiendo esta línea arrancaba el set de Camelphat muy contundente y con más techno que house, pero también con tres de sus armas más importantes: ‘Dopamine Machine’, ‘Panic Room’, y ‘Cola’.

Sin apenas tiempo para reponernos, Deadmau5 entraba en escena. El excentrico DJ, al que también hemos visto esta semana en OPIUM Barcelona y en Medusa Festival, completó algo más de hora y media de sesión donde tampoco faltó el techno (y a 128-130 BPMs). Canciones comoSymbiosis‘ de Enrico Sangiuliano, dieron grandes momentos en la primera parte del set, que según fue avanzando dejó sitio para los temas más ilustrativos del artista. No faltó de nada, y pudimos escuchar su nueva colaboración con Rob Swire, Monophobia, su antigua colaboración con Rob, ‘Ghosts N Stuff’ y un estupendo edit de ‘Strobe’.

Para cerrar, tres horas de Eric Prydz. Suena bien de primeras, ¿verdad?. El astro sueco, como en casa, completó una sesión de lo más completa que se puede escuchar en la actualidad y con una práctica totalidad de temas propios. En la primera hora pudimos escuchar la versión más oscura del artista con temas como ‘Marquee Las Vegas 2017’ o ‘Jeremy Olander – Let Me Feel (Eric Prydz Dub Remix)’. A continuación pasamos a la parte más melódica posible con ‘Rotonda’, ‘Lillo’ o ‘Allein’, para finalizar con una alucinante sucesión de clásicos del artista, tales como ‘Pjanoo’, ‘2night’, ‘Generate’ y como, no, ‘Opus’ para cerrar. Todo ello mezclado con una clase digna de mención y una energía de lo más cercana. Un nuevo sobresaliente en la brillante carrera del veterano DJ.