El pasado sábado el club madrileño vibró al ritmo del ‘I LOVE!’ de DJ Nano. 4 horas de sesión en las que pudimos disfrutar de melodic techno, EDM y por supuesto de las cantaditas típicas de Oro Viejo

En palabras del propio artista protagonista de esta crónica en redes sociales, The Bassement Club es ya un club consagrado, asentado y con todo lo necesario para ser parada obligada para todos los amantes del clubbing que visiten Madrid en los próximos meses. Tan solo cuatro meses después de su apertura y tras una profunda reforma este pasado mes de enero, podemos decir, o más bien repetir, que The Bassement Club, su propuesta, su programación, y por qué no decirlo, su sonido, están a la altura de las salas referentes de la ciudad y del país.

Este sábado el protagonista de la sesión en Bassement tenía nombre propio. DJ NANO actuaba por primera vez en dicho club para presentar su show I LOVE! en su formato más club e íntimo. Lo de íntimo, claro está, por lo acogedor del club, porque el aspecto de la pista era realmente envidiable rozando el sold out.

No era la primera vez que presenciabamos esta sesión de DJ Nano, pero si fue la ocasión que más disfrutamos. La diversidad musical de este show hizo que el público del mismo también fuera de lo más ecléctico, pero todo ello con el denominador común del amor por la buena música electrónica.

DJ Nano The Bassement Club

La sesión de Nano arrancaba de un correctísimo warm-up de Saldivar en clave de melodic techno, tech-house e incluso sonidos tribales con ciertas vocales ochenteras que ya anticipaban el tono del set del artista invitado.

Dj Nano, con cuatro horas de sesión por delante, es igual a espectáculo asegurado. La selección musical fue más que notable, y es sin duda el hecho más destacable de un concepto tan amplio como el que intenta abarcar I LOVE!. Tras unos primeros momentos donde pudimos escuchar lo más sonado del melodic techno actual, con sonidos de artistas como Anyma, Ben Böhmer o Artbat (y de paso afinar nuestro oído para poner a prueba la reforma acústica del local) la sesión fue avanzando hacia derroteros más característicos del artista.

El trance y el disco comenzaban a hacer aparición poco a poco en una perfecta combinación entre clásicos de los años 2000 y hits más actuales pero ampliamente conocidos por el público. En este tramo pudimos escuchar hits de Paul Kalkbrenner, Purple Disco Machine, Oxia y Armin Van Buuren entre otros. El tercer bloque del set estuvo protagonizado por singles de lo que podríamos llamar ‘EDM’ de artistas como Calvin Harris, Avicii o Axwell. Lo más importante para llevar a cabo una sesión de este tipo es el ritmo y la mezcla, un apartado que Dj Nano tampoco descuidó, y que acompañó con sus habituales pero no abusivas intervenciones micro en mano.

DJ Nano The Bassement Club

Para el final del set Nano se reservó el arsenal por el cual podríamos decir que es tan querido entre todos nosotros, el sonido Oro Viejo. Tras unas pequeñas píldoras que soltó a lo largo de la sesión, el culmen fue esas cantaditas que tanto nos han acompañado a lo largo de los años, con temas tan legendarios como ‘Let The Light Shine In’ o ‘Castles In The Sky’. Como es habitual en The Bassement Club, la luz se hizo unos diez minutos antes del cierre pero la gente no paró de cantar y bailar hasta el último segundo, en el que el sonido I LOVE! se despidió por primera vez de The Bassement Club, pero seguro que la última.

Y como bien dijo DJ Nano, este club se ha convertido en parada obligatoria para todo amante de la música electrónica en todas sus vertientes. Y es que lo que se viene los próximos meses lo corroboran: Regal, Lobster y Roll Dann para el 26 de febrero por parte de Laster y Daria Kolosova para el 12 de marzo. Agents Of Time viende de la mano de Opengate Society para el 5 de marzo y toda la programación de Nox Club Madrid con Seth Troxler, James Hype, Vintage Culture y Cloonee. Liberad vuestras agendas porque The Bassement Club os reclama con una programación de las mejores de Madrid.

Cofundador y redactor. Melómano, leonés y obseso de las cosas bien hechas. Imposible encasillarme en un sólo género. “Si quieres llegar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, camina en grupo”