Instagram Wololo Sound

La decaída del formato físico y la pandemia son algunos de los factores que influyen en este suceso, pero… ¿hay algo más?

Durante estos últimos días, la RIAA (Recording Industry Association of America, la organización que representa la industria de la grabación en Estados Unidos) ha publicado un informe con las cifras del primer semestre de 2020. Entre ellas, se habla del crecimiento imparable del formato streaming, de los beneficios económicos de la industria y de la venta y consumo de música.

En este detallado informe que podéis ver por completo aquí, los datos analizados indican que el vinilo se ha impuesto al CD como el formato físico más adquirido en estos primeros seis meses del año. Un hito que no veíamos desde los ochenta, concretamente desde 1986, último año en el que manejar la aguja para escuchar tu música favorita era lo más común. Entrando en datos más concretos, la venta de vinilos ha supuesto una contribución de 232 millones de dólares durante dicho periodo, un 62% del dinero total generado por el formato físico – aunque esta cifra solamente suponga un 4% de los ingresos de todas las grabaciones musicales en todas sus formas.

QUIZÁS TE INTERESE: NACE SEDA (SOCIEDAD ESPAÑOLA DE DERECHOS DE AUTOR). ¿SE ACERCA EL FIN DE LA ERA DEL MONOPOLIO DE LA SGAE?

Lo cierto es, que pese a que el titular nos indica una noticia a priori positiva, el adelantamiento del vinilo al CD no se debe por un crecimiento extraordinario sino, mejor dicho, por salvarse de la caída. Esta primera mitad de 2020 ha visto como la venta del formato físico ha caído en un 23%, siendo la pérdida del CD valorada en un 48% y el crecimiento del vinilo en un tímido 4%.

Una vez están las cifras sobre la mesa, nos hace reflexionar sobre cómo hemos llegado hasta aquí. Hemos sufrido una pandemia que ha dejado al mundo del espectáculo a dos velas, y ningún artista ha contado con sus ingresos previstos por los directos. En cuanto a consumo, que es lo que hace que este suceso ocurra, podríamos otorgarle diferentes explicaciones. ¿El regreso del vinilo es una moda pasajera? ¿O bien es que el público está apreciando algo que no encuentra en los CDs? Vista la evolución del consumo hacia el streaming y la tendencia a depender cada vez menos del formato físico para disfrutar de la música, esta es mi conclusión:

Las nuevas generaciones, principales consumidores del género y por ende un porcentaje cada vez más alto de la pirámide de oyentes, se respalda casi exclusivamente en las plataformas digitales para disfrutar de sus artistas favoritos. El formato físico ha dejado de tener su utilidad inicial, la de ser el contenido y transmisor de la obra, y ha pasado a tener un objetivo distinto, el de ser una pieza de colección.

Con esa etiqueta de reliquia que se le está dando, históricamente el vinilo ha acaparado un valor más emocional entre los que están a los mandos de la industria, y da más juego a aportar ese valor extra de cara a la venta – y por qué no decirlo también, a vender más caro, ya sea por su atractivo tamaño para las portadas o para incluir material inédito dentro de sus embalajes. Todo ello, siendo un punto de conexión entre los jóvenes que quieren sentir que apoyan a sus artistas favoritos y los más mayores, a los cuales el vinilo les evoca un sentimiento de melancolía y les recuerda a la época en la que ellos consumían música a través de la impresión en cera.

Y tú, ¿qué piensas? ¿Es una moda pasajera o una estrategia de la industria para vender algo que ya no cumple su utilidad con un valor emocional? Haznos saber tu opinión a través de nuestras redes.