‘Turboviolencia’ se trata de un LP completo y maduro donde la banda expresa el sentimiento recogido en una generación perdida y desviada

Han pasado ya 6 años desde el nacimiento de VVV [Trippin’you]. El trío madrileño neo-bakala, compuesto por Adrián Bremner, Elinor Almenara y Salvi, apareció en escena en 2015 con el objetivo de rendir homenaje al frío, al ruido, a la modernidad y a los parkings. Tras dos discos, tres EPs y varios sencillos, nos presentan ahora ‘Turboviolencia’, su tercer álbum que funciona como una afirmación directa de su concepto y la constatación de la maduración de su sonido.

Wololo Sound entrevista a Califato 3/4

Con el paso del tiempo y con el lanzamiento de diversos trabajos, la banda madrileña se ha ido convirtiendo en una de las piezas más atractivas del panorama musical underground nacional, con una identidad creativa firme en la que conviven diferentes estilos e influencias. Tras el lanzamiento de ‘Escama’, en 2020, su nombre se consolidó fuera de Madrid, consiguiendo importantes cifras en las plataformas de streaming y consiguiendo diversos sold-outs.


‘Turboviolencia’ constituye una obra más madura y compleja a nivel de concepto, con un proceso creativo que arriesga en contenido, consiguiendo un resultado más que notable. Estamos ante un disco que se sirve de diversos géneros como el drum & bass, el jungle, el gabber, ambient y el espíritu lírico del post-punk para expresar un sentimiento recogido en una sociedad que ha pasado por tiempos difíciles protagonizados por la nostalgia, violencia y agonía existencial. Un concepto que ante tanto gris encuentra ese destello de luz tan necesario hoy en día gracias al sentimiento de baile y de liberación, que tan presente está ahora con la vuelta del ocio nocturno.

El componente melódico es digno de admirar en este trabajo, con cantidad de pads y syntes profundos que se entremezclan con frases desoladoras y realistas, que resumen el día a día vivido en los últimos meses. Una oda a lo electrónico, con cierta devoción por los ritmos rotos, y al movimiento macarra propios de la movida madrileña, con todo lo que eso conlleva.


El disco ha sido grabado en los estudios Metropol de Madrid, estando producido por Diego Escriche (La Plata). Sin duda, uno de los lanzamientos más destacados de lo que llevamos de año a nivel nacional. Puedes hacerte con la versión en vinilo haciendo click aquí.

Otro enganchado a esto que llaman música electrónica. Principalmente centrado en el componente melódico, el techno. el sentimiento rave y los breaks.