Instagram Wololo Sound

Dos años, tres meses y cinco días. Ese es el tiempo que Steve Angello ha tardado en poner en circulación su segundo álbum de estudio tras el éxito de ‘Wild Youth’. Y en este tiempo ha cambiado la visión del productor sobre el mundo y la vida. De hecho, su segundo álbum, titulado ‘Human’, nos viene a hablar sobre esta nueva dirección en la que se ha visto implicado el autor. Es esto lo que hace tan especial este LP. A parte de la música, principal protagonista, busca transmitir un mensaje. Es el Steve más maduro hasta la fecha, preocupándose por satisfacerse a sí mismo sin pensar lo que el público le reclame.

Tras la luminosidad y viveza que transmitía su anterior álbum, este ‘Human’ cambia de registro aplicándole un sonido mucho más analógico de carácter oscuro. Sonidos naturales y primarios. Menos enfocada a los shows, más sentimental y solitaria. Ventiuna canciones que te transportan en un viaje musical por diferentes estaciones. Del total, siete ya las hemos ido conociendo meses atrás, ahora las podemos colocar en un contexto y pueden ser escuchadas en su totalidad.

Este camino comienza con tres colaboraciones en la parte vocal: los ya conocidos ‘Rejoice’ y ‘Breaking Kind’ que formaban ‘Genesis’, más ‘Flashing Lights’. Su intro de este último año lo sigue siendo en este LP, un sermón junto al caos y las voces celestiales. Las puertas del paraíso se siguen abriendo y nos dan la bienvenida junto a la vocal de Paul Meany. Para terminar con estas colaboraciones, el grupo sueco Highly Sedated hace aparición y nos deja uno de los temas más especiales del álbum.

Steve Angello se une al cartel de Unite with Tomorrowland Barcelona

‘Glory’. Un tema presentado hace dos años que sigue en la misma línea, apoyado en esas voces divinas mientras nos presenta una bonita melodía a base de arpegios y synths. La contundencia llega a continuación con ‘Grace’, una continua melodía que depara en un drop potente y progresivo. A continuación, cerrando estas primeras canciones tenemos ‘Are You’ en colaboración con WDL, aportando alegría en la vocal, contrarrestando un synth electrónico peculiar y una batería con toques rockeros.

A continuación, Steve Angello nos mueve al segundo acto de este ‘Human’. Una serie de pistas donde, con un sonido oscuro, potente y de corriente analógica, muestra su etapa más revolucionaria. Encontramos tracks como ‘Lord’, ‘Wanna’, ‘The Kiss’ o ‘Fire’, alejados del sonido más comercial y donde, a través de sintetizadores, crea el cuerpo esencial de cada track. Estos, junto a ‘I Know’ y ‘Freedom’, representan el Inferno en su máximo esplendor. Tan solo con ‘God’, donde como si de una orquesta se tratase, los instrumentos de cuerda y viento nos sacan por un momento de esa espiral caótica.

Tras este punto es donde el sueco se vuelve a encontrar, visualiza el camino final en el que ‘Human’ se eleva al paraíso. ‘Heroes’ juega a emocionarnos con un sonido noventero en lo melódico. Pero como en la vida, vuelve a haber recaídas, y con ‘Shifter’ la oleada más fuerte trae un bajo potenciado y distorsionado que te pega en la cara con toda su energía.

Como todo tiene un final, qué mejor que acabar de la mejor forma posible. La parte sentimental del álbum nos la encontramos aquí. Melodías, vocales, sonidos agudos que dejan a un lado la oscuridad aportando mayor luminosidad a cada corte. Como bien dice el propio Angello, esta parte está creada para tocar el alma. Música creada para unir personas. En ‘Paradiso’ vuelven esos coros celestiales que encontrábamos al principio. ‘Dopamine’ es todo sentimiento gracias a Barns Courtney, y ‘Break Me Down’ más de lo mismo, pero al que hay que sumar el lado más comercial y pistero del álbum.

Descarga ya este ‘Human’ haciendo click aquí

Para acabar esta historia llamada ‘Human’ en la que hemos pasado por diferentes etapas de la vida, donde el personaje se sobrepone al caos, ‘Nothing Scares Me Anymore’ es el colofón final. Nada puede dañarte y Sam Martin refleja esta condición mientras llegamos al nirvana.

Si habéis llegado a este punto seguro que os habéis dado cuenta de que faltan dos trabajos por nombrar. Dos pistas que no termino de comprender ya que no concuerdan con el conjunto de ‘Human’. Una de ellas es ‘Eros’ y consiste en una instrumental donde una serie de melodías etéreas nos dejan en flotación. Probablemente, y como opinión personal, este track sí encajaría como outro del LP y le daría algo de sentido. Y como en cualquier grupo, tiene que haber una oveja negra, ese indivíduo que desentona del resto. En este caso es ’21:’, que sin comerlo ni beberlo nos adentra en un tablao flamenco a ritmo del taconeo de un bailaor de nuestro país. ¿Por qué? Puede que solo Steve lo sepa.

Tras estas veintiuna pistas, ‘HUMAN’ ya es un hecho. Ha nacido y no será de fácil digestión para todos. Probablemente se tenga que mirar todo el conjunto y la historia que el sueco quiere contar para ser conscientes de la inmensidad del álbum. A cada escucha notas algo nuevo que no le habías prestado atención y, cuando parece que hay canciones con menos importancia, ves como adquieren un protagonismo que antes no habías notado. Como bien he dicho, hay que digerirlo sin prisa. Steve Angello acaba de crear una obra de arte demostrando la clase de artista que es. Renovándose y sin caer en la monotonía. Y lo que es aún más sorprendente, con la vista ya puesta en su tercer álbum de estudio.