Banner Iberian Festival Awards 2020

Hoy os traemos la tercera entrega de esta saga de entrevistas a gente con un papel muy importante dentro del panorama musical pero que no viven bajo el foco mediático. En este caso charlamos con un catalán referente a nivel internacional en su sector, el VJ Oriol Torres, quien pasó de trabajar en una radio nacional a irse de tour con las superestrellas de la música electrónica en los mejores festivales y clubes del planeta.

Wololo Sound: Muchísimas gracias Oriol por dedicarnos un rato para contestar a nuestras preguntas. Primero, nos gustaría conocerte un poco: ¿Quién es Oriol Torres y cómo llega a convertirse en VJ?

Oriol Torres: Gracias a vosotros, un placer atenderos. Pues soy un joven apasionado de la música y de las nuevas tecnologías audiovisuales. Estudié Ingeniería de Telecomunicaciones, y Administración y Dirección de Empresas, aunque mi carrera profesional como sabéis la he desarrollado de forma natural en el sector de los espectáculos visuales como VJ y artista visual para muchos artistas internacionales. Supongo que al poder conjuntar mis estudios y mis pasiones en mi desarrollo profesional ha hecho que pueda llegar a trabajar donde nunca hubiera imaginado cuando empecé.

WS: ¿Qué es lo que más te gusta del arte de las visuales? ¿Qué crees que define a un buen VJ?

OT: Lo que más me gusta es la libertad del espectáculo en directo. Saber que estás realizando un espectáculo para mucha gente y que lo están disfrutando en conjunto con la música hace que sea una de las mejores sensaciones de mi vida. Hacer disfrutar, disfrutando uno mismo es de las cosas más gratificantes que uno puede experimentar.

Un buen VJ creo que tiene que estar preparado en dos aspectos básicos el artístico y el técnico. El artístico en cuanto a la sensibilidad creativa y talento operativo, y el técnico a nivel de producción y realización de eventos audiovisuales.

WS: ¿Cuál es, a grosso modo, el proceso antes y durante una sesión?

OT: Antes de cada sesión hay que prepararse para los procesos creativo y técnico. El creativo es el de diseñar y preparar los contenidos visuales que se van a emplear, los efectos, colores, patrones de movimientos, etc. según el diseño de las pantallas del escenario. El proceso técnico se trata de estudiar la mejor manera para que ese contenido visual se proyecten en las pantallas. Por lo tanto hay que conocer previamente las dimensiones, la posición y la resolución de las pantallas, y a partir de ahí crear la configuración oportuna para poder empezar a trabajar.

Durante la sesión, es cuando entra la fase de ejecución, en la cual se mezclan los contenidos preparados para el espectáculo a veces con total libertad para el VJ y a veces con un orden de forma manual o mediante por ejemplo sincronización con código de tiempo.

WS: Has trabajado con artistas como David Guetta, Martin Solveig, Third Party,… ¿Qué es lo mejor y lo peor de la “tourlife”?

OT: La vida de tour todo el mundo piensa que es maravillosa, pero tiene aspectos buenos y no tan buenos. Lo mejor es poder recorrer el mundo haciendo lo que más te gusta y con artistas top mundialmente que al pasar tantos días juntos se convierten en parte de tu familia. Poder actuar en casi toda Europa, China, Estados Unidos, Mexico, o por ejemplo en los Emiratos Árabes Unidos es algo que nunca hubiese imaginado.

Lo peor son las ‘morning calls’ de los hoteles cuando tienes que viajar temprano a otro show el día siguiente y te has acostado hace 2 o 3 horas. Esto un día puede no ser cansado pero cuando estás de gira y haces 5 o 6 shows en 3 días acabas realmente agotado. Por ejemplo recuerdo con Martin Solveig que durante un fin de semana desayunamos, comimos y cenamos en 3 países distintos: Francia, Alemania y Bélgica…. Además algo a tener en cuenta son los cambios de horario, sobretodo si viajas a Asia como las actuaciones que hicimos en el Ultra Music Festival de Singapur y Corea ya que el jet lag es muy duro de superar de forma rápida. También las comidas sería de lo peor de la ‘tourlife’ ya que a veces comes a deshoras, rápido y mal.

WS: ¿Con qué estilo musical te sientes más cómodo a la hora de desempeñar tu trabajo? ¿Hay algún artista con el cuál estés deseando trabajar?

OT: A la hora de trabajar la verdad que no tengo preferencia porque me gustan todos los estilos si la música es buena. Desde house, techno, trance en Ibiza a hip hop o trap en Dubai. Lo importante es saber adaptarse a cada estilo en cuanto al contenido visual y a su ejecución (BPMs, strobes, etc).

Ahora mismo tengo la suerte de poder escoger con quién trabajar. Hay algunos proyectos que no puedo aceptarlos por falta de tiempo y sobretodo porque la mayoría de giras se solapan las fechas entre ellas. Estaría encantado de trabajar con muchos artistas sobretodo con aquellos que aman esto igual o más que yo.

WS: Te hemos visto a los mandos de los mejores escenarios del mundo: Tomorrowland, Ultra, Amsterdam, Ibiza, Barcelona… ¿Cuál impone más? ¿Cuál ha sido tu favorito?

OT: El que impone más sin duda para mí es el main stage del Ultra de Miami, tuve la suerte de trabajar en él y sigue siendo mi favorito sobretodo por la cantidad de pantallas de LED con las que podemos trabajar en ese escenario ya que hace que sea un lienzo para nosotros.

Por supuesto en cuanto a su magia y decoración los escenarios de Tomorrowland son siempre muy especiales y espectaculares de trabajar y disfrutar. Sin duda la fecha de Tomorrowland siempre la tenemos marcada en nuestro calendario de actuaciones favoritas.

Actualmente tenemos la suerte de que hay muchos festivales que están apostando por grandes producciones visuales y que tengo en mi memoria como a nivel internacional Creamfields, Electric Daisy Carnival, Parookaville o Pukkelpop, y a nivel nacional como el Barcelona Beach Festival, los Álamos, Dreambeach o Medusa.

Oriol Torres a los mandos del mainstage del UMF durante la sesión de Martin Solveig en 2017

WS: Y ahora mismo estás trabajando como residente en Dubai. ¿Cómo es la vida ahí? ¿Qué mentalidad tienen ahí respecto a la música electrónica?

OT: Sí, ahora mismo estoy trabajando en Dubai en los dos mejores clubs del país WHITE y Drai’s hasta volver a Ibiza en verano y de allí empezar la gira. La vida es muy similar a Barcelona, lo más remarcable es el buen tiempo que hace durante todo el año, incluso con temperaturas máximas que se vuelven insoportables en verano. Por lo general la comida, el transporte y la cultura no se diferencia tanto como uno se piensa, es una ciudad espectacular y muy cómoda para vivir y trabajar.

Les encanta la música electrónica y tienen variedad de clubes y beach clubs en los que poder escoger desde techno a hip hop.

WS: ¿Alguna anécdota que te haya pasado durante tu trabajo?

OT: ¡Muchas! Desde estar trabajando en Pacha Ibiza, girarme y tener a Justin Bieber a mi lado, o tener el vuelo retrasado hacía un festival y llegar 5 minutos antes del show justo para abrir el ordenador y darle al play.

WS: Llevas ya años trabajando en la industria de la música electrónica, desde formar parte del equipo de FlaixFM hasta los escenarios de todo el mundo. Con ojos de un hombre de mundo, ¿Cómo ves la escena española actual respecto a la música electrónica? ¿Previsión de futuro?

OT: La escena española la veo en buena forma, aunque creo que nuestros artistas nacionales deberían de pensar más en internacionalizar su carrera para poder llevar su música más lejos. Sólo tenemos a tres o cuatro artistas nacionales realmente conocidos y valorados en medio mundo, cuando somos un país con un potencial impresionante y con DJs jóvenes con mucho talento. ¡Hay que seguir trabajando para lograrlo!

WS: Vemos como los DJs son las nuevas estrellas del rock, acaparando el foco y, muchas veces, llevándose el mérito de todo el show. ¿Crees que tu trabajo está infravalorado?

OT: Por supuesto, pero a día de hoy es normal, el centro de atención es el DJ, nosotros somos parte muy importante del espectáculo y poco a poco se va hablando más de los VJs y su aportación a las sesiones, pero aún queda mucho trabajo para lograr una mayor repercusión. Igual que en su día pasó con los DJs cuando lo que ocurría era que el que no sabía bailar del grupo era el que hacía de DJ, ¡imagínate ahora la importancia que tienen hoy en día y como ha cambiado la historia! Entre artistas, medios y público lo conseguiremos, estoy seguro.

WS: Mójate un poco: Con los medios y los equipos actuales, ¿es más fácil ser DJ o ser VJ?

OT: Yo diría que los dos son fáciles serlo. Lo complicado en los dos es ser bueno y tratar de destacar, ahí es donde realmente la cosa se complica. Los medios están a disposición de todo el mundo, lo interesante es cómo los utilizas para poder tener el mayor éxito en tu carrera.

WS: ¿Tienes un ojo puesto en las futuras generaciones de VJs? ¿Algún nombre que debamos tener presente?

OT: Sí por supuesto, estoy en contacto con muchos de ellos. Muchos me escriben y les intento ayudar en todo lo que puedo. Me gustaría poder hacer cursos para enseñarles lo que he podido aprender durante todos estos años pero en este sector llevamos la agenda muy apretada y es bastante complicado, pero seguro que en el futuro buscaremos opciones para hacerlo.

WS: ¿Qué consejo darías a aquellos que aspiran a seguir tus pasos para dedicarse al oficio?

OT: Trabajo y paciencia.

WS: Preguntas rápidas:
– Festival o club
OT: ¡Los dos!
– Ciudad para vivir
OT: Ibiza.
– Comida favorita
OT:
Sushi.
– Un deporte y un equipo/jugador
OT:
Futbol, Barça/Messi.
– Canción favorita (no electrónica)
OT:
Freddie Mercury & Montserrat Caballé – Barcelona.

WS: Muchísimas gracias Oriol por dedicarnos este rato para contestar a nuestras preguntas, ¡Nos vemos en las pistas de baile!

OT: Muchas gracias a vosotros por vuestro trabajo y por darnos voz a los VJs. ¡Un placer como siempre!

Martin Solveig también contó con las visuales de Oriol para su última aparición en Tomorrowland


Banner Iberian Festival Awards 2020