El mayor festival de drum and bass y dubstep del mundo sigue expandiendo la marca Rampage y su edición de verano vuelve a arrasar en su primer Open Air en el pueblo belga de Lommel

Este verano no nos está dando tregua, y hace apenas unos días que regresamos de una edición frenética de Rampage en Lommel (Bélgica), en la que pudimos disfrutar una vez más del mejor dubstep y drum and bass del mundo, pero esta vez en un formato Open Air que satisfajo todas nuestras expectativas e incluso llegó más allá. Son muchos los aspectos a analizar con respecto a esta primera edición veraniega del festival, pero seremos claros: la organización ha sido impecable. Tanto con el camping como con el recinto de conciertos se acertó en numerosos aspectos que iremos describiendo poco a poco.

Sónar 2019 nos deja una edición para el recuerdo

Comenzaremos con los aspectos de la zona de acampada, en la que se acogió a unas más de 60.000 personas. Acondicionada en una zona casi desértica, el hecho de que lloviera a partir del segundo día se agradeció, no solo porque el polvo se asentó sino que también aflojó un poco los casi 40 grados que sufrimos el primer día, algo que todos los asistentes agradecimos. El servicio de glamping proporcionado por Festitent era muy barato en comparación al precio de algunos festivales españoles (unos 10€ por noche y por persona en comparación a los casi 80€ que podemos pagar por un festival español de tres o cuatro días), y las tiendas se encontraban en muy buen estado. Quizás el único punto negativo era que no estaban protegidas del sol, pero dada la previsión de lluvia y tormenta el sábado y el domingo no iba a ser extremadamente necesario poner unas lonas. Las duchas y los aseos eran de muy buena calidad, con un punto de agua potable lo suficientemente grande para no hacer colas en ningún momento y duchas cerradas e individuales que contaban incluso con agua caliente, algo que agradecimos en gran cantidad tras volver mojados del festival a las tres de la mañana. Todo esto gratis mientras en algunos festivales españoles se paga por un chorro de agua fría, todo sea dicho.

RAMPAGE OPEN AIR LOMMEL

Pero uno de los puntos fuertes era sin duda la piscina hinchable, que solo pudimos disfrutar el primer día debido a la tormenta y al mal tiempo constante que comenzó a partir de la mañana del sábado. La pool party contaba con una furgoneta de Red Bull comandada por la gente de Underground Jump Up, género que causa furor en Bélgica y que proporcionó tanto jump up como riddim dubstep a la acampada durante todo el festival pese al mal tiempo, ya que se encontraba protegida por una carpa.

RAMPAGE OPEN AIR LOMMEL

En cuanto al recinto de conciertos, contaba con un total de tres escenarios que estaban protegidos por carpas. “Pues tan Open Air no será”, pensarían algunos asistentes que seguramente cambiarían de opinión cuando comenzó a diluviar el segundo día. El primer escenario se quedó pequeño en algunas actuaciones, al igual que la carpa más pequeña el segundo día cuando Invaderz se encargó de este escenario. Pese a la lluvia, había gente fuera de la carpa y apenas se cabía en el interior durante las casi 10 horas de festival del segundo día. El montaje audiovisual de los escenarios estuvo a la altura, aunque obviamente no se puede comparar a lo desplegado cada año en el Sportpaleis. El recinto contaba con numerosos puntos de bebidas en los que apenas había que esperar, numerosos aseos (pero no con puntos de agua) y una zona de coches locos, tirachinas humano, food trucks y mucho más. Con respecto al tema de las bebidas, Rampage presentó los ecotokens, que podías obtener entregando tu vaso o botella vacía y podías utilizar para ahorrarte un token en tu próxima bebida. Aún así, el coste con el ecotoken era el mismo que en la edición invernal de Rampage: con 10€ podías adquirir seis tokens y medio, con lo que podías adquirir tres botellas de aguas o tres cervezas (a dos tokens cada una en invierno y tres tokens/dos tokens+ecotoken en esta edición). Aún así, la iniciativa ayudó a que el suelo se mantuviera muy limpio, cosa que se agradece.

RAMPAGE OPEN AIR LOMMEL

Pero vamos con lo que más nos interesa… ¿Quién partió la pana en Rampage? Pues mientras que algunos de los actos más esperados e importantes decepcionaron, otros con menos renombre nos dejaron con la boca abierta y entraron de lleno entre los mejores sets de este Rampage. Comentemos lo más destacado de cada género, comenzando por el neurofunk, algo que escasea últimamente en las ediciones de Rampage en comparación a otros géneros.

Dub Elements & Friends presenta el cartel de su cuarto Open Air

Dentro del sonido más oscuro y complejo del drum and bass, sobresalieron Fade Black, el dúo formado por Shyun y Cruk, que nos deleitó con una sesión del mejor neurofunk y de ese drum and bass que toma lo mejor de cada palo del neurofunk, jump up y deep drum and bass. Una sesión absolutamente progresiva y exquisita para aquellos que aman los sonidos más inteligentes. Una sesión similar aunque sin tanto neurofunk nos ofrecieron Unglued y Urbandawn al día anterior, siendo ambas sesiones a primeras horas de la tarde, y con sus míticas referencias como con ‘Come Together‘ de Urbandawn o el remix a ‘If We Ever‘ de Unglued. Dentro del sonido neurofunk, Current Value nos mostró su CVAV 2.0 y nos deleitó con una sesión 100% de sus temas, en la que pudimos disfrutar algunos adelantos de sus dos próximos álbumes. Killbox, el dúo de Audio y Ed Rush, volvió a ofrecernos una sesión espectacular, similar a la que vivimos en el pasado Dreambeach, justo después de la Eatbrain League formada por Jade, L 33 y Agressor Bunx. Tres horas de puro neurofunk que fueron culminadas por uno de los platos fuertes como es Spor, que pese a pinchar una buena selección de temas se notó algo frío, dejándolos casi enteros y con mezclas extrañas a veces. Eso, sumado al bajo volumen del escenario en ese momento, hizo que la sesión no se disfrutara tanto como esperábamos.

RAMPAGE OPEN AIR LOMMEL

Que uno de los platos fuertes del festival decepcione no es gran sorpresa con el dubstep, como ya pasó con Excision en la edición invernal. En este caso, la gran decepción fue 12th Planet b2b Doctor P, sesión bastante floja en comparación a la expectativa general que supone que dos artistas de esta talla se junten. Una vez más, los actos más underground como el showcase de Crownest Audio con Code: Pandorum, Autodrive y Qoiet o el b2b de Graphyt y Ecraze eclipsaron a los grandes nombres. Sin embargo, las mejores sesiones de dubstep resultaron ser las que esperábamos, con un Svdden Death espectacular el primer día y una sesión demencial de Midnight Tyrannosaurus y Figure en uno de los b2b más exclusivos que pudimos ver. Los amantes de los sonidos de dubstep más melódicos también pudieron disfrutar de Subscape b2b Emalkay, Koven y Oliverse b2b Chime. Otro de los platos fuertes fue el cierre de cada día con Virtual Riot y Barely Alive b2b PhaseOne, respectivamente, acompañados ambos días por Virus Syndicate, en dos sesiones de puro sonido Disciple en la que los tres artistas demostraron por qué están en lo más alto del dubstep. Y no podemos terminar de hablar de dubstep sin comentar el mayor pufo del festival. El “live” de Dirtyphonics (deberíamos poner más comillas) nos venía trayendo mucho hype. Esperábamos guitarras, baterías y todo lo que un live de dubstep y drum and bass conlleva, algo que les es familiar a los chicos de Dirtyphonics. Pero se ve que, o bien los instrumentos se quedaron por el camino, o el live show consiste en pinchar con CDJs y unas visuales que acompañan a la sesión (muy chulas, eso sí). ¿En serio no había otro nombre, chicos? El Fury stage estuvo a rebosar de gente que incluso bajo la lluvía escuchó los más de 45 minutos de dubstep de Charly y Pitchin, que optaron por unos 10 escasos minutos de drum and bass. Podemos aventurarnos a decir que en su sesión se escuchó más hard psytrance que drum and bass. La cosa es que este pufo no nos sorprende en absoluto.

RAMPAGE OPEN AIR LOMMEL

Por último, antes de pasar al plato principal del festival, hemos de decir que el drum and bass más genérico y el liquid fueron algo escasos, con Matrix & Futurebound, Hybrid Minds, Etherwood, Danny Bird y poco más. Aún así, este tipo de drum and bass siempre tiene una enorme cantidad de adeptos que llenaron las sesiones de estos artistas prácticamente al completo. El viernes el Farout stage contó con un liquid algo más puro y con un sonido deep de categoría, con artistas como Lenzman, Break o Technimatic.

RAMPAGE OPEN AIR LOMMEL

Como ya dijimos anteriormente, el jump up es el subgénero del drum and bass que más furor causa en Bélgica. Como podía apreciarse en el cartel, era el género mayoritario y llenó prácticamente todas las sesiones. El primer día el escenario principal contó con actuaciones como Kanine, K-Motionz y Simula con Distress Signal, que ofrecieron una sesión algo más floja que en la edición de invierno; a las bestias de A.M.C y Turno, a Majistrate y Logan D con Problem Central y a Serum con Bou, que aportaron el toque roller ese día. Lo más destacado del jump up este día quizás sería el b2b de Hedex y DJ Guv, en el que el Hedex prácticamente monopolizó la sesión y nos presentó mucha nueva música. Hubo incluso una pedida de mano durante su sesión, la segunda que vemos en Rampage, siendo la primera el pasado invierno durante el set de Murdock. Cuidado o el próximo año tú puedes ser el siguiente. Pese a disfrutar de lo lindo en algunas de estas sesiones, lo mejor aún estaría por llegar. El sábado disfrutamos de G-Dub, el dúo formado por Original Sin y Sub Zero. Sumado a una técnica espectacular de ambos DJs, el gran repertorio de clásicos y nuevos temas hizo que fuera una de las mejores sesiones de jump up que hemos disfrutado en directo a día de hoy. Mientras tanto, el Farout stage (la carpa más pequeña), se encontraba a rebosar con la puesta en escena de Invaderz y artistas como Basstripper, Used, Tsuki o Premium. Sin embargo, lo mejor de este escenario llegaría en sus últimas tres horas, con una sesión increíble de Konichi representando a Annix, un b2b delirante de Hizzleguy junto a Shiverz con X-Men Chop Chop que acabó en riddim dubstep y un cierre de Upgrade junto a Danger, que optó por sonidos algo más adaptados al jump up belga que de costumbre, pinchando muchos de sus antiguos temas.

RAMPAGE OPEN AIR LOMMEL

Y tras una edición Open Air espectacular en la que pudimos disfrutar de prácticamente todos los aspectos del dubstep y el drum and bass, ahora no hacemos más que pensar en una sola cosa: Rampage Weekend 2020. El próximo 13 y 14 de marzo el Sportpaleis de Amberes volverá a acoger la undécima edición de Rampage. Seguid el evento oficial en Facebook y estad atentos a nuestras redes para no perderos nada.

RAMPAGE OPEN AIR LOMMEL