Streaming Tomorrowland 2019

Rampage Weekend se postula una vez más como el mayor festival de dubstep y drum and bass del mundo en una edición más que sobresaliente

Aún seguimos recuperándonos de este fin de semana. No física, sino mentalmente. Rampage lo ha vuelto a hacer. En su décimo aniversario y su segundo Rampage Weekend, ha logrado congregar una vez más a más de 15.000 personas tanto viernes como sábado en lo que se ha convertido ya en la meca del drum and bass y el dubstep en Europa. Un fin de semana en el que tanto artistas de primer nivel como algunos más underground han dado el máximo de sí mismos, al igual que la organización y el público, proveniente de más de 50 países.

Pese a que organizar un festival de este calibre no es fácil, el tema de que sea un solo escenario, recinto cerrado y sin acampada facilita algo más las cosas. Por lo que la organización una vez más se lució, cuidando cada detalle al mínimo como regalar tokens a los que tenían que pasar los registros anti-drogas, llevando un buen timing de las sesiones, organizando meet & greets con casi todos los artistas para todo el público y mucho más. El único punto negativo quizás sería el merchandising, muy pasado de rosca en cuanto a precio con respecto a años anteriores.

RAMPAGE Open Air 2019: dos días, aire libre, más drum and bass y dubstep

Uno de los aspectos que más llama la atención de Rampage es lo audiovisual, y este año han vuelto a dejarnos boquiabiertos. Mientras que el año pasado contaban con la pantalla LED más grande del mundo y paneles móviles en el techo, este año lo llevaron a otro nivel. Para este Rampage Weekend 2019 han contado con la misma pantalla LED y columnas a lo largo de todo el escenario y que formaron el símbolo de Rampage en muchas de las sesiones, cuatro cañones de luz al costado de los escenarios e incluso algo de pirotecnia, esta vez en el techo en lugar de paneles teníamos vigas LED y de luces, que iban bajando, subiendo, separándose y uniéndose creando multitud de efectos diferentes. La suma de todos estos elementos y de los cientos de láseres y luces montados en el escenario hicieron una vez más que cada sesión se viera doblemente impresionante, sobre todo aquellas que iban acompañadas de visuales como son la de FuntCase y Excision.

Pero vamos con lo que nos interesa a todos, la música. ¿Qué fue lo más sonado? Sabemos que en lo musical tenemos que hacer un fuerte repaso género por género para hablar sobre lo que más nos ha entusiasmado y lo que menos, empezaremos por nombrar los temas más sonados. En resumidas cuentas, ya que no sabemos las veces exactas, el bootleg de Urbandawn al ‘Come Together‘ de The Beatles probablemente se lleve la palma junto al ‘Millionare‘ de Annix en lo que a drum and bass se refiere. En cuanto al dubstep, uno de los artistas más sonados fue Phiso, bien con ‘Jotaro‘, ‘Wasteland‘, ‘Pattern Screamer‘, ‘One More Time‘ o su remezcla a ‘Nothing On Me‘ sonando varias veces en las siete sesiones de dubstep que hubo en todo el fin de semana.

#ENTREVISTA: Wololo Sound entrevista a Delta Heavy

Y bien… ¿Quién nos encantó y desencantó? Vayamos por partes, y empezando por el drum and bass. Dentro de lo más comercial y génerico, nos quedamos con Dimension. Hemos perdido la cuenta de cuántas veces hemos disfrutado de este artista en directo y en todas y cada una desplega una elegencia magistral, un drum and bass muy cuidado en la que temas más comerciales y bailables se intercalan con otros más serios y de atmósferas muy diferentes a la perfección. A la hora después de acabar su sesión, fue el turno de Sub Focus y Wilkinson, dos artistas que hicieron un repertorio de todos sus temas más conocidos y que fue muy similar a la de Dimension a ratos. Fue también, sobre todo, muy predecible y nada diferente a las otras veces que hemos visto a ambos artistas en DJ Set. El otro plato fuerte de estilo similar fue Andy C que claramente hizo una sesión mucho mejor que en su paso por Dreambeach el año pasado pero estuvo lejos de la locura que desplegó el año pasado a los mandos del Sportpaleis. Las otras actuaciones similares fueron Murdock, el jefe de Rampage que una vez más nos dejó una sesión muy completa en la que demostró que su unión con MC Mota y el hecho de pinchar en casa hace que la sesión mejore con creces. Por último tenemos el Technique International Sound, el nuevo show de Tantrum Desire y Drumsound & Bassline Smith, que pese a tener sonidos comerciales dejaron una de las sesiones más completas del fin de semana en lo que a drum and bass se refiere con bastante jump up, rollers y demás subgéneros mezclados a la perfección.

Más o menos una mezcla similar de liquid, neurofunk, jump up y sonidos similares fueron las sesiones de calentamiento del viernes a manos de Doctrine, Andromedik, D-Nasty, Harriet Jaxxon, Liz-E y Tekitoka el viernes, mientras a que el Bredren Invites del sábado iba más enfocado al sonido deep. Sonido que también tuvo presencia en las primeras horas de la noche con dos sesiones de alto nivel.

Un género que lleva teniendo bastante presencia en prácticamente todos los sets de drum and bass de los últimos meses es el sonido rolling, que toma influencias del deep drum and bass o del jump up en el caso de algunos artistas. Tanto el sonido rolling más actual como un deep drum and bass de calidad pudimos tener ambos días con Benny L y T>I por un lado y Alix Perez junto a Skeptical por el otro. Dos sesiones que, pese a ser muy diferentes, fueron una absoluta delicia para los amantes del sonido más oscuro y cuidado.

Otro de los géneros del drum and bass que al igual que los rollers ha ganado mucha presencia en el panorama en los últimos años ha sido el jump up. Y como era de esperar siendo en Bélgica, la apuesta de Rampage por este género ha sido bastante considerable. Las tres sesiones de jump up eran platos fuertes y dos de ellas superaron muchísimo nuestras buenas expectativas. La otra sin embargo no. Hablamos de Macky Gee, un artista que pese a que en lo que respecta a la producción no nos convence, en directo siempre engancha al público de la mejor manera posible, pinchando muchos estilos diferentes a medida que pone su jump up prototípico. Pero esta vez no estaba fino. Demasiadas intros, muchos más rollers que jump up, algo de dubstep incluso y en general una sesión que para nada es mala pero sí nos deja con mal sabor de boca. Todo lo contrario a Hype B2B Hazard y Distress Signal. El jump up clásico con toques de jungle y la cara más joven de este subgénero se vieron las caras el sábado para dejarnos dos sesiones espectaculares, ya sea en selección de temas como en la mezcla. Pese a que Hype y Hazard optaron por el típico jump up originario de Reino Unido con fuerte influencia de jungle, muchísimos rollers y un sonido 100% Playaz. Por otro lado, Distress Signal nos mostró la perfecta unión de estilos de tres artistas bastante diferentes como Kanine, Simula y K Motionz. Tuvo su hueco tanto el sonido deep como otros temas más comerciales al mismo tiempo que cada uno de los tres artistas iba soltando sus producciones en la sesión. Una de las sesiones más completas y refrescantes del fin de semana sin duda alguna y con la que despedimos este Rampage Weekend.

Por último dentro del drum and bass, el viernes tuvimos dos actuaciones muy diferentes. Una de ellas fue el showcase de Monstercat, compuesto por Fox Stevenson, Muzzy, Feint y Koven. Si bien es cierto que no fue una mala sesión, el monopolio de Muzzy y Fox Stevenson se notó, con Feint poniendo apenas dos temas y Fox Stevenson pinchando varias versiones de ‘Miss You‘ durante ocho minutos. Algo intolerable cuando de cuatro artistas cada uno cuenta con tan solo quince minutos. Por lo demás, una sesión bastante buena que con las vocales en directo de Katie de Koven fue aún mejor.

#ENTREVISTA: Wololo Sound entrevista a Fox Stevenson

Por último, uno de los grandes olvidados esta edición: el neurofunk. Una sola hora de las 22 que tuvimos en todo el fin de semana. Pero qué hora… Un set magistral de Culprate, Signal y Disprove, tres verdaderas bestias que tiñeron el Sportpaleis con los sonidos más contundentes del drum and bass. Teníamos muchas ganas de escuchar en directo a dos de los mejores productores de drum and bass del momento como son Culprate y Signal y no defraudaron en absoluto, sumándose también Disprove para los temas más cañeros de la sesión.

Ahora vamos con la que ha sido para nosotros y para gran parte del público la mayor sorpresa del festival: el dubstep. No solo un artista en concreto (que también), sino en general. Lo que vivimos en directo con el dubstep y el público de Rampage no era ni el 10% de nuestras expectativas. En todos y cada uno de los sets. Tanto el riddim de Infekt B2B MVRDA el viernes como el de Shiverz, Obey y Bukez Finezt el sábado nos dejaron atónitos. Rara vez hemos disfrutado de tantísimo riddim en un festival (Dreambeach con 12th Planet o Virtual Riot y Bullshit con MONXX) y vivirlo allí ha sido una absoluta locura.

Dentro del dubstep algo más comercial teníamos el primer día a Excision y su discípulo Dion Timmer (por separado). De Excision poco podemos comentar ya que todo fue lo que esperábamos: un show visualmente espectacular pero musicalmente deprimente teniendo en cuenta la música que pinchaba y producía años atrás. El set de Dreambeach 2016 fue bueno pero ya estaba empezando el declive de lo que musicalmente es Excision a día de hoy. Sin embargo, Dion Timmer nos dejó atónitos. Si bien es cierto que en producciones no nos entusiasma y podríamos llegar a decir que está algo sobrevalorado, en directo nos dejó claro por qué está donde está. Una sesión absolutamente espectacular, variada, en la que se atrevió con drum and bass y drumstep, entre muchas otras cosas. ¿Fue la mayor sorpresa dentro del dubstep? No. Y lo puso difícil. Pero lo que Dubloadz, Herobust y Spag Heddy formaron el sábado pasará a los libros de historia del dubstep en Europa. Si bien es cierto que parecía que los tres artistas estaban juntos con calzador, nos brindaron una sesión espectacular, constantemente in crescendo y en la que el público se volvió absolutamente loco, abriendo mosh pits tan constantemente que el hueco de la pista se quedó abierto durante prácticamente media hora. El estilo tan diferente de los tres artistas encajó a la perfección y nos dejó la que fue sin duda alguna la sesión más divertida y sorprendente de Rampage.

Esa misma noche también tuvimos el show audiovisual de FuntCase, que superó a Excision en lo musical (tampoco es muy difícil y todos sabemos que FuntCase en directo es una absoluta bestia), pero en lo audiovisual nos dejó algo fríos, sin tener tanto repertorio como el propio Excision o shows audiovisuales que vimos en años anteriores como el Mosaik de Camo & Krooked o el Outer Edges de Noisia. Por último, Mastadon se encargó de ponerle la guinda al pastel y con tan solo 17 años nos dio el set más brutal de dubstep que hemos escuchado hasta la fecha en directo. Media hora le bastó para poner patas arriba el Sportpaleis incluso siendo a las 5:30, media hora antes de la actuación final de Distress Signal. Lo hemos dicho muchas veces, y ahora lo reiteramos con pruebas: Mastadon es el futuro del dubstep.

Rampage lo ha vuelto a hacer. No solo ha demostrado que el dubstep está muy vivo en Europa sino que una vez más han logrado atraer a público de los cinco continentes en una cita que pasará a la historia como uno de los mayores eventos de bass music que haya habido en Europa. Y pese a que parte de nuestra mente aún sigue en el Sportpaleis, la otra mitad ya mira a otra parte. Exactamente a Lommel (Bélgica), donde una primera edición Open Air de Rampage tendrá lugar el próximo 26 y 27 de julio, con tres escenarios y un cartel que nos parece infinitamente mejor que el de este Rampage Weekend. Y viendo como ha sido esta edición invernal, miedo nos da pensar cómo será el primer Open Air… ¿Os veremos allí?