Este pasado fin de semana nos desplazábamos hasta Salzburgo (Austria) para asistir por segunda vez a uno de los festivales más conocidos dentro del panorama europeo: el Electric Love Festival. Para ponernos un poco en situación, mencionar que esta ha sido su sexta edición tras el rotundo éxito del quinto aniversario del año pasado. Además, desde la organización del festival nos prometían superar la experiencia vivida en el quinto aniversario, algo que parecía casi imposible, ya que como os contábamos aquí fue totalmente satisfactoria.

Esta sexta edición del festival austriaco – celebrada del 5 al 7 de julio – ha atraído a 180.000 personas de más de 60 nacionalidades distintas, consiguiendo así que la organización casi colgase el cartel de sold-out. Para conseguir este éxito, la clave del festival ha sido traer a los artistas más demandados hoy en día y, además, de géneros muy variados para así poder satisfacer los gustos de cada uno de los asistentes. Como ya os hemos ido contando durante los meses previos al festival, en esta edición hemos podido contar con nombres de la talla de Armin van Buuren, The Chainsmokers, Axwell /\ Ingrosso, 3 Are Legend, San Holo, Kayzo, Camelphat, Deorro, Atmozfears, Timmy Trumpet o Kölsch.

Como os comentábamos, el número de asistentes no ha sido precisamente pequeño. De esto nos dimos cuenta desde el momento en que llegamos al festival el primer día, que a pesar del mal tiempo que hizo (no vimos el sol durante los dos primeros días debido a fuertes lluvias y tormentas) muy poca gente no se atrevió a salir a bailar bajo la intensa lluvia, la cual hizo que muchos terminásemos con charcos en las zapatillas. El segundo día hubo una pequeña mejoría en el tiempo y las tormentas nos dieron una pequeña tregua a eso de las 9 de la noche, lo que hizo que los asistentes menos valientes saliesen de los 2 stages cubiertos (de los cuales hablaremos a continuación) y se unieran a los que disfrutaban de la música desde primera hora de la tarde. Para no acabar con un mal sabor de boca, el tercer y último día, el tiempo decidió regalarnos un día soleado con alguna que otra nube y la verdad es que todos lo agradecimos, ya que pudimos dejar los chubasqueros en las maletas y disfrutar del buen tiempo. Esta notable mejoría en el tiempo y el hecho de tener programados a artistas más mainstream como Dimitri Vegas y Like Mike, 3 Are Legend y Steve Aoki hizo que el tercer día de festival hubiese bastantes más asistentes y se viese el festival mucho más lleno, hasta tal punto que podríamos decir que atravesar el mainstage era casi imposible incluso a primera hora de la tarde.

Líneas arriba os hablábamos de los stages. Cabe decir que al igual que el año pasado, pudimos disfrutar de cuatro escenarios a la altura de un festival de la talla del Electric Love. En primer lugar, el mainstage, cuyo diseño de este año ha seguido la línea a la que nos tienen acostumbrados desde el festival. En segundo lugar, el Club Circus, caracterizado por estar cubierto (algo totalmente necesario debido al tiempo) y por albergar cada día un estilo de música distinto. En tercer lugar, el escenario de Q-dance que ya habíamos podido ver en el Defqon 1 del año pasado; y por último, el Heineken Starclub, el cual nos sorprendió ya que tenía un aspecto totalmente renovado y, además, su ubicación también ha sido distinta.

Dejando un poco de lado todo esto y centrándonos en los artistas, el jueves pudimos disfrutar en primer lugar de los últimos minutos de The Chainsmokers (debido a las tormentas muchos de los asistentes tuvimos problemas para llegar al recinto del festival), que cerraban su set con el por todos conocido ‘Don’t Let Me Down’. Los estadounidenses pasaban así el relevo del mainstage a los no tan conocidos Rave Radio, momento en el que decidimos acercarnos al Club Circus a ver a Ruthless para escuchar en directo su nueva colaboración con LNY TNZ: ‘Rebels Of A Nation’.

De vuelta al mainstage escuchamos el set de Felice (dj residente del festival y muy aclamado por los austriacos), el cual supo cómo hacernos bailar con temas conocidos por todos y una potente mezcla de Big Room y PSY-Trance, ese nuevo género de moda. Un buen warm-up para la ceremonia de apertura. A las 22:45h se apagaban las luces para empezar con la opening ceremony, al más puro estilo Tomorrowland. Pelos de punta y podéis dar fe de ello aquí. Pudimos disfrutar de cantantes y orquestas en directo que interpretaron temas como ‘More Than You Know’ y ‘Something Just Like This’, además de ver a Felice tocando el piano delante de todos nosotros, todo esto acompañado por una pirotecnia que dio paso al ‘Zombie’ de Ran-D para cerrar la emotiva apertura. Con todos los asistentes emocionados empezaba el set Deorro, haciendo sonar sus temas más conocidos y consiguiendo así que nos olvidásemos de la lluvia. El aclamado DJ dejó el ambiente perfecto a Vini Vici que, personalmente, hizo (solo estuvo presente uno de los dos artistas) un set bastante monótono y lineal. Finalmente, para acabar el primer día, vimos a Axwell /\ Ingrosso, que se decantaron por un set en su línea habitual en los últimos meses. La formula no falla con los suecos, con una primera media hora cargada de temas propios más recientes (como ‘Dancing Alone’) y alguna ID, para cerrar con los hits más reconocidos de Swedish House Mafia (además de ‘In My Mind’ y ‘Reload’, que no falten nunca por favor). Las visuales hicieron bueno el set de /\, que tampoco necesitan grandes alardes para emocionar al respetable.

El viernes las tormentas tampoco pusieron fácil la llegada al recinto. Los accesos a los parkings estaban embarrados y resultaba imposible sacar los coches, por lo que el único medio para llegar era utilizar la lanzadera del festival. Tras este problema y un cambio de última hora en el horario, empezamos el día en el escenario de Q-dance con el set de Code Black, quien supo amenizarnos la lluvia con temas como ‘Accelerate’ y alguna que otra ID, al igual que hizo Atmozfears, que fue quien tomó su relevo. El holandés supo cómo hacernos bailar a los pocos valientes que estábamos bajo la intensa lluvia con temas propios como ‘Keep Me Awake’ o ‘Starting Over’. El cambio en el horario del que os hablábamos antes hizo que la actuación de Da Tweekaz se atrasase y pudiésemos disfrutar de un B2B entre Atmozfears, Code Black y Toneshifterz, del cual podemos destacar temas como la colaboración entre los dos últimos en ‘OI F#KN OI’ y la colaboración entre Atmozfears y Toneshifters en ‘You & Me’.

Tras una seria dosis de hardstyle decidimos ir al mainstage para ver a Ummet Ozcan (lo entrevistamos hace poco, lo sabías?), stage que empezaba a llenarse poco a poco ya que la lluvia empezaba a cesar para así dar paso al esperado set de Carnage, artista muy querido en el festival austriaco. El dj hizo que se llenara el mainstage, abriendo su set con ‘Hijueputa’, tema que hizo que el público se volviese loco. De su sesión podemos destacar temas como ‘Toca’, remixes a temas como ‘One’ de Swedish House Mafia y la ID que puso para cerrar su set, la cual nos adelantó que será su próximo single.

Después era el turno de W&W, dúo que supo mantener el ánimo de los asistentes muy arriba con una muy buena selección de temas que acabó conLong Way Down’, colaboración con Darren Styles. Los holandeses daban paso así a Marshmello, pero optamos por algo más tranquilo e ir al Club Circus a disfrutar de San Holo, artista que definitivamente es todo un espéctaculo encima del escenario y que, desde mi punto de vista, hizo uno de los mejores sets de todo el festival.

En este stage tomaba el relevo Slushii, pero volvimos al mainstage tras escuchar su intro para ver cómo Armin Van Buuren cerraba este stage emocionándonos a todos con su trance. Para acabar el día, volvimos al Club Circus para ver los dos últimos sets: el de Kayzo y el de Rudimental. Podemos decir que en la variedad está el gusto, y en apenas ocho horas escuchamos música Hardstyle, Big Room, PSY-Trance, Trance, Future Bass, Drum And Bass y Dubstep. ¿Cuantos festivales pueden decir esto hoy en día?

El tercer y último día, con más asistentes que los dos anteriores, empezamos con el set de Quintino, quien supo hacer que se fuese llenando el mainstage desde primeras horas de la tarde. Tocaba el tradicional paso por el stage de Q-dance, el cual estaba en manos de Bass Modulators en ese momento. Los holandeses consiguieron atraer bastante más público que los artistas de los días anteriores a pesar de haber actuado a media tarde. Era el turno de Psyko Punkz cuando decidimos volver al mainstage para bailar con los sets de Yellow Claw y Timmy Trumpet. Estos 2 primeros artistas supieron cómo lidiar con los asistentes para prepararnos para el set de Timmy Trumpet, otro dj muy esperado que nos hizo sudar con temas como ‘Freaks’ o el remix a ‘In The Name Of Love’ de D-Block & S-te-Fan. Finalmente, actuaron los hermanos Dimitri Vegas y Like Mike que posteriormente los vimos con Steve Aoki bajo el alias de 3 Are Legend para así dar paso a la actuación de Aoki, (sobredosis de Electro House) quien acabó su set con su remix a ‘One More Light’ de Linkin Park. Para acabar con un buen sabor de boca y alguna que otra lagrimilla, vivimos la ceremonia de clausura a ritmo de ‘Hard Knocking Beats’ de Brennan Heart, saliendo al escenario todo el equipo del festival.

Los festivales europeos tienen cosas curiosas, y es que esto no había acabado aquí. Con el mainstage apagado y la ceremonia terminada, aún había música para rato en otro stage, y las piernas decidieron aguantar: Kolsch en el Club Circus con 2 horas de tech-house.

Dicho todo esto, concluir dando la enhorabuena a la organización del festival ya que un año más ha salido todo sin problemas y consiguiendo que todos y cada uno de los asistentes volviésemos a nuestras casas con un muy buen sabor de boca. Por lo tanto, solo nos queda dar las gracias y esperar con muchas ganas la séptima edición, la cual ya tiene fechas oficiales: del 4 al 6 de julio.

Podéis disfrutar de más fotografías de Electric Love Festival en nuestra página de Facebook