Instagram Wololo Sound

Con la situación que estamos viviendo, es normal que surjan iniciativas para tratar de mitigar los daños que está causando el coronavirus. Las fiestas y festivales son los más afectados y su celebración durante los próximos meses se ve seriamente amenazada. Por eso Production Club, una empresa con sede en España, ha lanzado una propuesta de lo más estrambótica: un traje futurista para poder salir de fiesta. Su nombre es Micrashell y se trata de un traje estanco de protección para seguir yendo a discotecas o festivales y con el que beber, fumar e incluso practicar sexo en pleno coronavirus. Según sus creadores, este traje protegería del coronavirus y además permitiría realizar algunas de las acciones que normalmente practicamos durante estos eventos.

Consecuencias del coronavirus en conciertos y festivales

Según Miguel Risueño, head of inventions de Production Club: “Nosotros creemos que los eventos físicos son esenciales para la experiencia humana y crean momentos que pueden definir nuestras vidas. Aunque no vayamos a poder ver o participar en un evento del tamaño de Coachella durante un tiempo, estamos emocionados con el desafío de crear soluciones innovadoras que ayuden la calidad del entretenimiento en vivo y a las conexiones humanas”.

El equipo planteado está conformado por un traje y casco estanco ideado con materiales tácticos de alto rendimiento y resistentes a los cortes. Están desarrollados para tener una alta durabilidad y facilidad en el proceso de desinfección. El diseño solo cubre la mitad superior del cuerpo, lo que permite al usuario vestirse fácilmente y usar el aseo (o practicar sexo) sin tener que quitarse el Micrashell. Asimismo, el casco usa un sistema de filtración de partículas basado en el standard N95 y es transparente, para que el usuario pueda ver a su alrededor y también puedan verle.

Uno de los puntos más llamativos del casco sería la posibilidad de seguir consumiendo bebidas y cigarrillos electrónicos pese a estar aislados. Se plantea a través de un sistema de cápsulas diseñadas y ajustadas en la parte inferior. Un diseño que recuerdan a una máscara de gas. Las bebidas se contienen dentro de cápsulas a las que solo tiene acceso el usuario y camarero añadiendo así un nuevo nivel de seguridad al mundo de la noche.

Para permitir la comunicación e integrarse en el entorno. El casco está planteado con un sistema de altavoces integrado para escuchar música en directo en 3 modalidades: de forma inalámbrica directa desde el DJ/banda (dry), como una emulación del sonido espacial de la habitación basado en psicoacústica (wet), o como una amplificación directa del sonido del club (PA) gracias al sistema de micrófonos del traje. Adicionalmente el Micrashell contaría con un sistema de resonadores de bajos para transmitir frecuencias por debajo de los 150Hz por contacto directo con el cuerpo del usuario.

Y vosotros, ¿usaríais este traje para salir de fiesta? ¡Podéis dejar vuestros comentarios en nuestras redes sociales!