Instagram Wololo Sound

Hospital Records acoge a su artista más exitoso en su vuelta al drum & bass

Lo cierto es que hablar de Netsky y el drum & bass es, cuanto menos, un tema peliagudo. El artista belga ha sido uno de los encargados de llevar al drum & bass al gran consumo en Europa. Junto con Rudimental, Wilkinson, Sigma o Pendulum, ha llevado al género a radios y grandes festivales. Esto ha sido, en parte, a costa de “sacrificar” la esencia del género haciéndolo más accesible y radiofónico. Vocales pegadizas, estructuras puramente pop y melodías no muy rebuscadas han conseguido dar con la tecla del gran público.

Netsky empezó su carrera jovencísimo en el sello británico Hospital Records. Al cesar lo que es del cesar, lo que consiguió el chaval en sus primeros años de carrera fue prácticamente inigualable para alguien que venga de la cultura drum & bass. Y más si tenemos en cuenta que estamos hablando de hace más de diez años, cuando el género no era ni por asomo lo popular que es hoy. Si bien es cierto que las bandas de los anteriormente mencionados Sigma o Rudimental eran ya muy populares como artistas “pop”, un productor por si mismo no era habitual en la farándula.

Un viaje de luces y sombras en el que el artista ha ido madurando y pasando por múltiples etapas

El belga llamó la atención desde el primer día. Algunos de sus primeros temas son hoy auténticos clásicos. ‘Eyes Closed‘, ‘I Refuse‘ o ‘Come Back Home‘ son himnos del liquid drum & bass. Netsky firma por Hospital y lanza su álbum homónimo. El disco cosechó un éxito tremendo (y no es para menos) y asombra a la escena. ‘Secret Agent‘ o ‘Rise and Shine‘ siguen sonando con una calidad equiparable a muchos temas actuales. Su segundo disco fue ligeramente más comercial y con más protagonismo de las vocales, pero sonando completísimo y mucho más ambicioso musicalmente hablando. ‘The Whistle Song‘, ‘Jetlag Funk‘, ‘Come Alive‘… un Netsky en estado de gracia.

Las disputas empiezan con su tercer disco, el cual se sale bastante de lo que es el drum & bass y se adentra en el pop, el funky o el downtempo. Aunque , mirándolo con perspectiva, este disco nos dejó ‘Bird of Paradise‘, una obra maestra. Lo de siempre. El artista es tachado de vendido, la escena lo critica… Eso si, su popularidad sube muchísimo. Su gira “live” con su banda es un éxito en todo el mundo y el artista se convierte en una estrella.

Netskt Second Nature (I See The Future In Your Eyes)

En los últimos años lo del belga ha sido un despropósito. Tendencias al latineo y trap de cuestionable calidad, sets de poca originalidad y poco de la música que le hizo grande, B2B con artistas de la farándula bass americana… Pero siempre hay luz al final del túnel. O eso dicen. En pleno confinamiento nos enterábamos de que Netsky volvía a Hospital y lo hacía con un disco 100% drum & bass en el que haría homenaje a sus raíces. Entre eso y sus sets en su casa pinchando clásicos del sello el hype estaba en la estratosfera.

Una vuelta a los orígenes pasando por la actualidad del drum & bass

El disco prometía devolvernos a las raíces artísticas de Netsky. Pero lo cierto es que las tendencias y el sonido actual están muy presentes en ‘Second Nature‘. No hay más que escuchar ‘Destiny‘ con Sub Focus, que suena demasiado a la fórmula un tanto cansina que tanto éxito le ha dado en el último par de años. Más de lo mismo con ‘Blend‘ junto a Rudimental, que en ciertas partes recuerda peligrosamente a ‘Rio‘, aunque la trompeta jazzera que tanto nos enamoró en su día de la banda británica está muy presente en este tema.

Estos temas, junto con otros como ‘Power‘ o ‘Look At Me Go‘, nos muestran una cara demasiado tendenciosa y, lejos de cohesionar con la atmósfera del disco, son poco más que una colaboración forzada para sumar colaboraciones al disco.

TE PUEDE INTERESAR: MACHINEDRUM LANZA ‘A VIEW OF U’

Parte del hype por este disco venía dado por los singles ‘I See The Future In Your Eyes‘ y ‘Mixed Emotions‘, que si nos recordaban al Netsky de antaño, que sumado a su experiencia nos encandilaban con un drum & bass radiofónico de tremenda calidad y sentimiento.

Hay temas vocales en este disco que son una auténtica delicia. Años atrás, Netsky nos deleitó con grandes joyas del drum & bass vocal. En ‘Everybody Loves The Sunshine‘ hace una versión excelsa del clásico de Roy Ayers que suena increíblemente sentido y con una progresión perfecta. A estos se suman ‘Hold On‘ con Becky Hill o ‘Let Me Hold You‘ junto a Hybrid Minds, que recuperan un poco el sonido característico del anterior disco del artista. Lo mismo ocurre con ‘Free‘, que trae de vuelta esas melodías orquestales acompañadas de ritmos drum & bass que tanto éxito le dieron hace unos años.

Quizá lo más interesante de este disco, vuelta al drum & bass del artista, sea ‘Don´t Care What People Say‘, un tema funky al más puro estilo Chromeo, que suena muy fresco y a esas alturas del disco es más que bienvenido. Con permiso por supuesto de ‘I Choose You‘, que entra de cabeza a la lista de mejores temas de Netsky.

Es pronto para valorar la repercusión de ‘Second Nature‘ en la carrera del artista. No ha sido una decepción, ni mucho menos. Quizá ya estemos mayores y lo que sentíamos al escuchar al Netsky de 2012 ya sea cosa del pasado. Sea como sea, es todo un acontecimiento en la industria y merece una buena escucha.