La artista francesa afincada en Galicia nos muestra su tercer trabajo de larga duración, fruto de una introspección de la artista durante la pandemia y de enormes cambios personales durante esta época

Hace un par de semanas os presentábamos ‘A Cinza’, el nuevo trabajo de la artista francesa Mounqup, quien lleva viviendo en Galicia más de 10 años, y que servía como carta de presentación a ‘Aquelarre’, su tercer álbum de estudio tras ‘Castro Verdi’ y ‘Pobla de Son’, que hoy ve la luz en Molho. Desde su estancia en Galicia, ha estado trabajando en una versión artística, estando enfocada, en su esplendor, por la naturaleza y por lo que esta evoca, estando este resultado ejemplificado al máximo en este nuevo álbum.

Enfant Sauvage, componente de “The Blaze”, debuta en solitario con el emotivo álbum ‘Petrichor’

‘Akelarre’ es un punto de partida para reencontrarse con su nueva ‘yo’ en reconstrucción a través de un proceso creativo que brota desde su fascinación por la naturaleza salvaje y los elementos que la rodean. Mounqup siente que finalmente, tras 10 años en esa tierra, están empezando a crecer sus raíces, y comprende que no son solo existen las raíces biológicas, del lugar de donde uno procede, sino que uno puede decidir dónde plantarlas y dejarlas crecer. Un proyecto que nace de los sonidos de la naturaleza y que, junto a la experimentación y tratamiento, llega al resultado final.

Bajo esta idea comienza a trabajar con una serie de elementos cotidianos como pudieran ser el agua, el fuego, la naturaleza, la madera, los metales. En paralelo encuentra una enorme alianza inspiradora en las mujeres gallegas. Mujeres fuertes del mundo rural- como las de Maruja Mallo- que como ella, crían a sus hijos en estos entornos naturales, compaginando sus vidas con el trabajo infinito que requiere en el mantenimiento de sus hogares: cortar leña, prepararse para las estaciones, cultivar alimentos…

Y a través de ellas también descubre la mirada, desde una perspectiva femenina, del tradicionalismo y del legado heredado por la mujer a lo largo de la historia en Galicia. Con ellas, comienza su propio aquelarre a nivel personal, pero también su propio ‘Akelarre’ creativo; poniendo en valor otra manera de hacer folklore, inspirándose en la historia que nunca que fue contada y a la vez haciendo una revisión de sus raíces tras sus 10 años de conexión con la que ya siente su tierra. Nueve temas en el que se observa el concepto de electrónica rural infundado por la misma artista, con una clara apuesta por lo ambiental y experimentación en diferentes ramas.

Con este lanzamiento, llega también su primer espectáculo de gran formato donde culminan todas esas emociones, esa búsqueda de legitimación vital y esa necesidad de entender su arraigo a la naturaleza gallega. “Akelarre AVS Extended Show” se trata de un espectáculo multidisciplinar donde con su música y su voz viaja a través de 4 elementos: Cabeça (Agua), Peito ( Fuego), Mão (Piedra) y Pé (Madera), estando recientemente en Milán.

Otro enganchado a esto que llaman música electrónica. Principalmente centrado en el componente melódico, el techno. el sentimiento rave y los breaks.