Billain, uno de los artistas más creativos dentro del neurofunk, lanza hoy ‘Nomad’s Revenge’, su obra más completa y única hasta la fecha

Trece temas y un total de 90 minutos, con una media de casi siete minutos por pieza (una barbaridad viendo algunos “trabajos” de otros artistas) componen este ‘Nomad’s Revenge‘, la obra culmen de Billain, uno de los artistas más infravalorados de la bass music y uno de los mayores exponentes del neurofunk desde hace años. Hoy ve a la luz su primer álbum, en el que el artista bosnio crea la banda sonora que acompaña a la historiade un corto cinematográfico de su propia producción que podéis ver en YouTube. El álbum no es más que una expansión de todo lo que podemos ver en el corto, contando la historia de una manera y perspectiva diferentes, anteponiendo lo sonoro a lo audiovisual.

Noisia lanza la primera parte de su proyecto ‘The Hole’

Todo este proyecto de ‘Nomad’s Revenge‘ trata sobre un mundo cyberpunk en el que el control del mundo lo tienen tan solo unos pocos, en el que la venganza, la conspiración y el poder son los protagonistas. Los temas del álbum no son más que cada una de las piezas de la historia, desde los personajes, los elementos de espacio y tiempo, las armas o las acciones que se llevan a cabo durante el relato. Tras su proyecto ‘Hiperbinnary‘ del año pasado, se ve que Billain se quedó con ganas de llevar lo audiovisual un paso más allá, y esta vez lo ha conseguido de pleno.

Musicalmente, el álbum es todo lo que un fanático de los ritmos rotos y de los sonidos más oscuros y el drum and bass inteligente puede esperar. No son temas, son completas historias. La unión de todas las piezas del álbum es simplemente perfecta, con predominio del sonido neurofunk pero con presencia de toques de electro, halftime en la colaboración con Vorso, o baterías de dubstep en la colaboración con Orifice Vulgatron, más conocido como Pavan, vocalista de Foreign Beggars. A lo largo de todo el álbum juega con diferentes tempos, sonidos cinemáticos y prácticamente todo lo que podríamos imaginar dentro del neurofunk.

Lo tenemos claro: no sabemos si será el mejor álbum de drum and bass del año, pero quedará en el podio. Billain ha hecho un trabajo absolutamente brillante.