T.R.E.N.D Badajoz se presenta de esta forma como una propuesta disruptiva en una comunidad necesitada de proyectos alternativos

El pasado sábado 18 de diciembre nos pasamos por el Palacio de Congresos Manuel Rojas de Badajoz para disfrutar de la primera edición de T.R.E.N.D. Badajoz, una propuesta enfocada a las artes visuales y música electrónica, organizada por la Fundación Extremeña de la Cultura. De esta forma, pudimos disfrutar de un día cargado de artistas que presentan un producto artístico que difiere de las tendencias convencionales, acompañados de un contenido visual admirable.

Más música electrónica y creatividad digital en Mutek Barcelona

La jornada empezó bien temprano, desde las 10:30 los primeros asistentes presenciaron diferentes charlas divulgativas que abarcaban diversos temas tales como las plataformas de género y su impacto en el ecosistema y desarrollo tecnológico, salud mental en la industria, claves del marketing en eventos musicales o arte digital y NFTs. En ellas participaron diferentes figuras importantes de la industria como Pat Quinteiro, Ana Gómez de Castro en representación de shesaid.so Spain, el colectivo Downwall Colective o especialistas como Luis D. Rivero Moreno o Rosana Corbacho.

TREND-I-CHARLAS
Charla shesaid.so Spain. Fotografía por Antonio Hildalgo.

Con el comienzo de la tarde llegaron las actuaciones, las cuales mostraron una progresión perfecta durante toda la jornada. Comenzamos disfrutando de la formación local BravaPolo, la cual mostró un show enfocado en la música ambiental y experimental, a través del uso de sintetizadores y pedales modificados, con una puesta en escena y visual conectada a la parte musical. A continuación Jaime Tellado aka Jailed Jamie actuó en formato bajo su otro alias Skygaze, con una línea musical en la que fueron protagonistas las melodías, la influencia jazz, el house y los ritmos rotos. Tras el asturiano llegó el momento del show audiovisual ‘Territories’, llevado a cabo por el productor barcelonés Persus Nine y el artista visual italiano Loon. Se trató de un espectáculo contemporáneo en el que la música e imagen se unieron, pasando por momentos bailables y experimentales.

Persus Nine + Loon. Fotografía por Antonio Hidalgo.

Entrada la tarde noche, disfrutamos de un nuevo espectáculo audiovisual en formato live. El dúo malagueño Bromo, formado por Paloma y Azael, nos sumergió en una experiencia inmersiva con un gran discurso escénico, musical y estético, mostrando un gran componente vanguardista y una apuesta musical apoyada en gran parte en el tono ambiental. Esta actuación reflejaba la visión con la cual nació el proyecto, teniendo como objetivo aunar arte digital, IDM y cultura crítica Tras los malagueños, llegó la actuación del conjunto extremeño-alemán KFeld Kollektiv, con Alicia Reyes y Kai Salander en cabina mientras que Lucas Xerses y Thanos Sakellaridis estuvieron a cargo de las visuales, realizadas en tiempo real. De nuevo, pudimos disfrutar de un nuevo set en forma live, esta vez siendo protagonizado por los sonidos techno analógicos y minimalistas, fundidos con la influencia de la música noise. Ambos mostraron gran sinergia en cabina, con el uso de moduladores y cajas de ritmos.

Actuación de KFeld Kollektiv. Fotografía de Antonio Hidalgo

Con la llegada de la noche llegó el momento de disfrutar de la apuesta suburbana del artista vallisoletano Erik Urano, quien vino acompañado de Zar1 a los mandos de lo instrumental y con Juan Carlos Quindós encargado de la dirección artística. Se trato de uno de los show más aclamados del día, con una fusión urbana y electrónica con toques neo, con un vaivén de enfoques a ritmos de temas producidos por artistas nacionales tan destacados como BSN Posse, Fake Guido, hidden jayeem, Merca Bae o el propio Zar1. Acabamos este día tan interesante bailando con Bazofia, proyecto creado en 2019 por el andaluz Lorenzo Soria, integrante de Califato 3/4. El multidisciplinar artista nos mostró un live de lo más variado, dinámico y underground, con diversas fusiones de elementos latinos, post-punk, breaks o electro, con el componente vocal desenfrenado como segundo protagonista como ocurre en sus temas ‘NoseNose’, ‘Música de mierda’, ‘Trastorno Polaroid’ o ‘Estoy en el keli’.

Actuación de Bazofia. Fotografía de Antonio Hidalgo

En todo el día pudimos disfrutar de buen rollo entre el público, sin ningún incidente y respetando todas las normas sanitarias. También destacamos el sonido e iluminación de la sala de conciertos, creando un gran ambiente que te introducía en lo musical y estético.

Acabo esta crónica con un punto de vista personal como pacense que soy. Agradezco a la Fundación Extremeña de la Cultura por traer a la población extremeña un cambio de aires, presentando una propuesta alternativa que reúne a artistas con proyectos creativos y musicales muy diferentes de lo que se escucha en Extremadura, estando frente a un público con curiosidades e inquietudes artísticas que tanto necesita este tipo de jornadas. Ojalá estos sea el comienzo de un nuevo camino.

Concierto Erik Urano. Fotografía de Antonio Hidalgo

Otro enganchado a esto que llaman música electrónica. Principalmente centrado en el componente melódico, el techno. el sentimiento rave y los breaks.