El legendario DJ americano volvió a la ciudad condal para poner patas arriba el club del Port Olímpic

La capital catalana nos da cada vez más motivos para romper la idea que “de fiesta solamente se sale los fines de semana”. Lo que puede parecer un jueves cualquiera, se acabó convirtiendo en una noche para el recuerdo en Opium Barcelona, y gran parte de la culpa la tiene su invitado estrella: el gran Roger Sanchez.

KiNK y The Blessed Madonna encabezan otro Brunch-In The Park hasta la bandera en la capital

Entramos a la discoteca barcelonesa ya con un ambiente festivo. La primera reacción al pisar la pista de baile: “qué bien suena este lugar”. Desconozco si desde mi última visita han aprovechado para hacer un upgrade del sistema de sonido, pero ya empezaba la noche con una grata sorpresa. Y de poco sirven unos buenos altavoces si de ellos no sale buena música, pero eso no fue un problema mientras Steve Bimbelan tuvo el control de la cabina. Su set fue una demostración de veteranía, pues supo entender a la perfección su papel y su repertorio evolucionó progresivamente sin caer en la tentación de responder a la euforia del público y sobrepasarse. El protagonismo lo tenía otro, y con eso en mente, cedió el testigo con una sala hipnotizada a ritmo de house y ya calentados para subir una marcha.

Fotografía: Aitzolarev

Llegó el gran momento de la noche. Recién llegado desde el otro lado del Océano Atlántico, Roger Sanchez demostró desde el minuto 1 por qué se le reconoce como una leyenda de la música house en todo el planeta. Arrancando su set con un bpm más elevado para dar un golpe sobre la mesa y buscar el contraste, el DJ americano despertó el griterío del público de Opium Barcelona. Hay artistas que se les ve demasiado tranquilos cuando se posan ante los platos, pero pese a haber pisado más cabinas que ninguna otra persona en la sala, a Roger se le ve igual de implicado con el arte de pinchar que el primer día.

Siempre hiperactivo y claramente disfrutando de su oficio, The S-Man impartió una clase magistral de técnica en los platos y de buen gusto en su selección. Su tracklist fue un seguido de temas tech house actuales como el ‘Who Are You?‘ de la ibicenca Miane o el ya inconfundible Melé con su ‘Groove La Afrika‘, intercalados por acapellas de clásicos atemporales como el ‘Work‘ de Masters At Work. Su sesión fue desembocando hacia terrenos más oscuros a medida que pasaba la noche, hasta terminar con su producción estrellaAnother Chance, marca habitual de todos sus sets.

roger sanchez opium barcelona
Fotografía: Aitzolarev

Y con los últimos compases de su sesión, terminamos lo que parecía otro jueves tranquilo en la ciudad condal, pero que Opium Barcelona lo transformó en un pequeño paréntesis de nuestra rutina a base de música house, un gran invitado y un ambiente magnífico. Cosa que nos ha enseñado a no bajar la guardia, pues cualquier día es buen día en la capital catalana para pegarse un festival para el recuerdo. Y creedme, da igual el sueño con el que te plantes en la oficina la mañana siguiente: con fiestas como esta, siempre valdrá la pena.

Fotografía: Aitzolarev

Yo también empecé con VirtualDJ.