El dúo británico llena, con creces, la sala de la green booth, dejando rastro de lo que está por llegar

A pesar de que el drum & bass lleva un recorrido desde los años 90, por algún motivo no había resonado de forma notable en nuestro país. Si bien es cierto que en la parte sur de España ha conseguido irrumpir, dándole su lugar correspondido, aún está intentando hacerse el mismo hueco en la capital. Aún con ello, está ya lentamente asomando cabeza, habiendo tenido una cita en la sala La Riviera con nombres tan notables como Sub Focus de la mano de Iboga Rave el pasado octubre o el evento que, por desgracia, acabó quedando pendiente por razones externas, teniendo como cabeza de cartel a Bou, en este caso.

Esto hace que, tras un hiatus muy grande en la capital, en cuestión de 3 meses, Madrid haya contado con 3 cabezas de cartel con inmensa importancia para la escena drum & bass, pudiendo de cierta forma confirmar así que es solo el inicio de este movimiento.

El pasado jueves tuvimos una cita que no podíamos perdernos, bajo ningún concepto, con los grandes pioneros del DnB, Chase & Status. No podemos engañarnos, el momento en el que fueron anunciados en el cartel de Antídoto Club, se creó un tumulto conjunto entre los seguidores del club, al contar con un nombre tan importante y, al mismo tiempo, de distintas raíces musicales que confirmaciones anteriores. La sala, que recientemente cambió su ubicación de Sala Moondance a Sala Art, probablemente ya contaba con abarcar a más asistentes, ya que la ubicación anterior se quedaba corta para todas las nuevas propuestas que tenían en mente.


La green booth por excelencia no decepcionó, consiguiendo mantener el mismo espíritu e identidad que su anterior sala, mediante sus emblemáticas y resplandecientes luces verdes que nos atravesaban como un láser. Cuando el reloj marcó las 2 de la mañana, todo el mundo ya había asegurado su puesto entre la multitud, esperando con ansias a Chase & Status. El espacio entre cuerpo y cuerpo no existía, dando lugar a un roce inevitable, que por un lado marcaba la clara predominancia de la gran mayoría de sus asistentes en esta misma sala, frente a la sala Adrenalina, al menos en este momento clave.

Este fue el instante en el que Saul (Chase) subió al escenario junto a IRAH, siendo una de las vocales claves en este dúo, aunque cabe destacar que desgraciadamente, no pudimos ser acompañados por Will (Status). Esto, sin embargo, no cambió cómo iba a transcurrir la noche. Un conjunto de aplausos y ovaciones se escucharon a grito vivo cuando los artistas se unieron a nosotros, empezando su set con la mismísima ‘Selecta’, uno de los hits de su último disco ‘2 RUFF, Vol.1’, que personalmente es una de nuestras favoritas. Con esta entrada, IRAH se encargó de energizar aún más a todo el público, que ya de por sí estaba motivado.

‘Selecta’ fue seguida de otro hit de ese mismo disco, ‘Liquor & Cigarettes’, en la cual todos sus asistentes se unieron en un canto conjunto repitiendo ‘You’re ’bout to have the best night of your life’, cuyo mensaje probablemente ya se estaba cumpliendo para muchos de los fans del dúo. A lo largo de la noche pudimos escuchar a un gran repertorio de temas, tanto más nuevos, como otros que llevan años sonando en nuestro playlist.


Algunas de estas fueron ‘No Problem’ o ‘Blind Faith’ de su disco ‘No More Idols’ lanzado en 2011. Temas como estos fueron fáciles de traer de vuelta la nostalgia, sobre todo, de los asistentes que llevaban acompañando la música de Chase & Status desde hace más de una década. Por este mismo camino llevó ‘Censor’ con IRAH y Popcaan, ‘Weed & Rum’ junto a Masicka o el remix que tienen con IRAH ‘Original Nuttah 25’, canción que volvió al público absolutamente demente, creando grandes pogos para expresar la emoción y adrenalina del momento.

Hubo un tramo de la noche en el que los vocales femeninos predominaron en sus sets, pudiendo entrelazar así muchos temas más melódicos como ‘Disconnect’ junto a Becky Hill, Mixed Emotions’ o ‘Say The Word’, ambas con Clementine Douglas o incluso mezclando canciones externas como el remix de ‘So much in love’ de D.O.D. y Sub Focus. Estos sonidos armoniosos precedieron justo al gran momento del cierre: el ‘cherry on the pie’ que fue ‘Baddadan’, actualmente la canción que más repercusión ha tenido del dúo, reviviendo así el drum & bass para darle un hueco más notable en la escena musical del presente. Fue todo un acierto, ya que, cuando los asistentes de Antídoto Club estaban algo más ‘tranquilos’, si es que cupiera este término durante esta noche en particular, Saul (Chase) decidió hacer su despedida a lo grande.

Cabe mencionar que los siguientes actos de la noche no se quedaron cortos, contando así con Lejía, un experto en mezclar sonidos muy distintos entre sí, adaptando su set a lo que pide el evento en concreto. En esta ocasión, siguió la ya creada dinámica de drum & bass o incluso el neuro, aportando sonidos enérgicos y acelerados que animaban a seguir haciendo pogos amistosos. Estuvimos bailando al ritmo de ‘Rotten’ de Disputa & Gentlemen Club, o de ‘Whatever You Do’ de Alpha Rosa, entre otras.

El último acto de la noche fue encabezado por Yosef, quien también se encargó del openning del evento, que nos sorprendió con una amplia gama de elecciones musicales, elevando BPMs y consiguiendo que hits antiguos formaran una nueva vida al ser mezcladas con un toque sobre todo más hardcore. De esta forma demostró sus habilidades como capo de Antídoto Club en la cabina.

A pesar de que la sala estaba a rebosar, de cierta forma tenía un especial encanto, ya que todo el público formaba un solo ente, bailando frenéticamente y repitiendo las letras de todas las canciones con una intensidad y emoción raramente vista anteriormente. En definitiva, una noche para no olvidar, recordando a los seguidores del drum & bass que aún a pesar de que el género lleva 3 décadas dando botes, especialmente por UK, ha renacido para expandir sus raíces en nuestra capital. ¡No podemos esperar a ver qué es lo que se trama estos próximos meses! Os dejamos con un pequeño aftermovie de este memorable jueves.

Ann Emilova
Buscando emociones fuertes y fluyendo al ritmo del sonido experimental. Crecí escuchando UKF Drum&Bass y de ahí ya downhill y sin frenos.