Instagram Wololo Sound

Reminiscencias de una de las décadas más felices de la historia moderna traducidas en un género musical, movimiento artístico y estético

Si os pregunto por la que popularmente es recordada como una de las décadas más felices, y a la vez, más prolíficas en cuanto a la cultura popular musical se refiere, los años 1980 seguro que se os vienen a la cabeza a muchos. ¿Por qué? Quién sabe. Quizá sea recordada como algo tan feliz como los que fueron niños y adolescentes en aquella época como refugio nostálgico de la felicidad de la niñez. Quizá sus alegres tendencias artísticas y la mitificación de los años (motivada en parte por las marcas) hayan tenido algo que ver.

La música de los 80 tuvo importantes artistas que fueron absolutos referentes para lo que sería este movimiento. Depeche Mode, Tangerine Dream o Alphaville influenciarían lo que más tarde sería toda una explosión creativa. Música sencilla de sintentizadores, futurismo, melodías pegadizas y estética desenfadada caracterizaron en su momento al llamado new wave. Los videojuegos y bandas sonoras de películas de acción o terror también contribuyeron al buen recuerdo de esta música tan pegadiza de sintetizadores.

Pero, ¿por qué ahora esta obsesión por los 80 y el new wave? No es un secreto que vivimos en tiempos difíciles, de enormes cambios constantes y convulsos socialmente. Para muchos que vivieron los 80, encuentran en estos años la sencillez y la despreocupación que le faltan a estos tiempos locos. Para otros, las películas, los videojuegos y la propia inercia popular nos hacen tener a estos años como felices y prósperos.

Lo “vintage” domina también el terreno de la moda, en la que multitud de tendencias de los 80 vuelven a resurgir y a llenar los escaparates de las tiendas de ropa. Y no solo eso, multitud de producciones cinematográficas toman como escenario aquellos años e idealizan ese concepto vintage. La más popular y reciente, sin duda, la archiconocida Stranger Things. Pero otras como Twin Peaks, Future Man o Neon Demon y remakes de iconos ochenteros como Jurassic Park o Terminator no hacen más que reafirmar esta obsesión.

Vamos al terreno musical. Obviando un poco la corriente vaporwave, a pesar de lo ligada que está a esta estética, las reminiscencias de los 80, tanto estéticas como musicales, se han hecho palpables en los últimos años. Daft Punk o Justice, que podemos ubicar dentro del género french-house a grandes rasgos, ya nos dejaban intuir esa estética robótica, retrofuturista y vintage. Otras bandas, como MGMT, M83 o, más recientemente, Muse, han mostrado su gusto por estas tendencias.

Pero el synthwave, retrowave, como demonios queráis llamarlo, es otra cosa. Es prácticamente un estilo de vida para muchos, es una filosofía de vida y una manera de escapar de la realidad y buscar la felicidad en la música nostálgica. Os invito a mirar los comentarios de cualquier videoclip en YouTube de alguno de estos artistas. Esa emoción, ese sentimiento tan fraternal y nostálgico, ¿en qué otro género se ve?. Y dicho esto, ¿quiénes son los grandes nombres del retrowave como lo conocemos en la actualidad? Algunos de estos artistas han proliferado enormemente en la última década. Otros han sido más “one-hit wonder”. Pero lo cierto es que la música de todos ellos define perfectamente el movimiento synthwave.


Kavinsky

No se podía empezar de otra manera. Ni de mejor manera. Cualquiera que haya visto la película Drive (2011) conocerá el tema más famoso de este artista, ‘Nightcall‘. De hecho, esta película es uno de los principales artífices del ascenso del synthwave en la actualidad. El artista da forma al personaje de Kavinsky, que tras un accidente con un Testarossa vuelve convertido en un “zombie”. Su único disco, “OutRun“, que es en realidad una recopilación de todos sus lanzamientos, es toda una inspiración para el movimiento.


Carpenter Brut

Quizá el artista que mejor conserva el sonido ochentero de toda la corriente de artistas retrowave. Su estilo se caracteriza por un potente sonido instrumental que contrasta con el sonido ligero y melancólico de otros artistas del movimiento. Mantiene ciertos clichés, sobre todo en las influencias de bandas como Depeche Mode, pero con beats muy agresivos y melodías de sintetizadores muy cañeros.

El artista francés encandila a los fanáticos del rock y de la música alternativa a partes iguales. Sus primeros EP son quizá sus trabajos más rompedores e interesantes, aunque cuenta con álbumes de gran calidad como ‘TRIOLOGY’ (2015).


The Midnight

No podíamos dejar de hablar de una de nuestras bandas favoritas. The Midnight son prácticamente una divinidad para su fandom. Cada vez que sacan nuevo material este es recibido como agua de mayo. Si bien es cierto que en sus últimos discos ‘Kids’ (2018) y ‘Monsters’ (2020), el estilo de la banda ha perdido ligeramente el toque que les hacía únicos, siguen siendo una autoridad en el género. Sus solos de saxofón, las vocales retrospectivas de Tim, sus melodías nostálgicas, su producción limpia y sencilla… El caso es que tienen ese “yo que sé” que pocos tienen y que les hace ser únicos.

Especial recomendación su primer EP ‘Days Of Thunder’ (2014) con el que enloquecieron al mundo y que tiene algunos de sus mejores temas y su primer álbum ‘Endless Summer’ (2016) con el que se reafirmaron como una de las bandas electrónicas más rompedoras del lustro.


Timecop 1983

El sonido melancólico y nostálgico que define a este movimiento por definición. Melodías progresivas y mucho sentimiento. Se aleja un poco de la estética cinematográfica para centrarse puramente en las emociones. En ocasiones se acerca al dream pop y en otras al new wave.

Su álbum ‘Reflections’ (2015) es una recomendación personal. Una obra en la que intercala preciosas melodías de sintetizadores con vocales nostálgicas a la perfección. Se aleja de los clichés de su primer disco y es mucho más introspectivo.


Gunship

Su álbum homónimo, lanzado en 2015, es una de las grandes joyas del synthwave, y toda una referencia en la estética del movimiento. De hecho, el single ‘The Mountain’ fue tomado como banda sonora del juego GTA V. Bastante conocidos en el mundo de la electrónica mainstream por sus colaboraciones con Metrik o Lazerhawk.


Mitch Murder

Famoso por su producción de la banda sonora de una de las películas retro-ochenteras de más calado en los últimos tiempos, ‘Kung Fury’. Unos de mis favoritos por tomar como influencias múltiples estilos más allá de los que ya todos sabemos que influencian a toda la cultura synthwave.

En su discográfica encontramos reminiscencias del jazz o pop de los 70 de manera muy sutil que hacen enriquecer enormemente sus producciones. Además, se centra más en la parte instrumental que en explotar las vocales.


Lo cierto es que el retrowave es un estilo de vida para algunos, e incluso artistas de fuera del movimiento se inspiran en su estética e influencias. Tiene una de las comunidades más sanas, unidas y respetuosas de internet, que dista de los desencuentros y competitividad que a menudo nos encontramos en redes sociales. Larga vida a este pequeño mundo de nostalgia, felicidad y tolerancia.