Instagram Wololo Sound

La banda californiana lanza su tercer álbum de estudio, en el que explotan más que nunca su creatividad y variedad artística

Corría el año 2014 cuando The Midnight lanzaba su primer EP, ‘Days of Thunder‘ y nos dejaba completamente alucinados. Su sonido synthwave y retrowave con un toque de electrónica actual e indie pop sonaba increíblemente bien. Cada tema de ese EP se convirtió en un favorito y nos convertimos, de inmediato, en fans de la banda.

Dos años después lanzaban ‘Endless Summer‘ su primer álbum de estudio, en el que se ganaban una legión de fans. Su sonido era 100% reconocible. Todas sus canciones eran preciosas y pegadizas a más no poder. La calidad del álbum en conjunto era de sobresaliente. Tras este éxito lanzaron el EP ‘Nocturnal‘ en 2017 y su segundo álbum en 2018. Aunque fueron lanzamientos muy buenos y de gran calidad mínima, no innovaron excesivamente ni profundizaron en su tan característico sonido.

En ‘Monsters’, The Midnight muestran su lado más nostálgico y creativo hasta la fecha

Desde los primeros compases de ‘America Online‘, las melodías de sintetizadores tan retrowave asoman y toman el protagonismo. En ‘Dance With Somebody‘ nos dejan una tendencia algo más pop, apareciendo al final del tema los sonidos de saxofones, una de las marcas de la casa de The Midnight. La letra de este tema parece dar consejos a su yo del pasado, diciéndole lo corta que es la vida y que debe dejar a un lado complejos e inseguridades para disfrutar. En ‘Seventeen’ más de lo mismo, transmitiendo la nostalgia “teenager” y como echan de menos esa libertad e inocencia.

TE PUEDE INTERESAR: THE CHAIN GANG OF 1974 LANZA ‘HONEY MOON DRIPS’

Dream Away‘ da un giro radical. Vemos a The Midnight en su lado más popero, con sonidos tropicales y veraniegos. El tema es quizá el punto más flojo del disco, ya que justo después viene ‘The Search of Ecco‘ un tema completamente instrumental, mucho más reflexivo y ambiental. Y justo después viene ‘Prom Night‘ en el que nuevo reflexiona sobre el paso del tiempo y el vivir el momento.

En ‘Monsters‘, el tema que da nombre al disco, vemos cierta influencia de la electrónica más pop en EEUU. En concreto el future bass más emotivo que recuerda a artistas como Said The Sky. ‘Helvetica‘ es otro tema retrowave instrumental que da paso a uno de los puntos álgidos del disco.

Brooklyn‘ es una maravilla de tema. Una de las letras más trabajadas que la banda ha hecho en su carrera, hablando desde un punto de vista melancólico y existencial de su vida adulta. La parte instrumental acompaña a las mil maravillas. Ritmos delicados y melodías suaves y minimalistas, que incluyen guitarras en el final de la pista. Sin duda temas como este nos recuerdan el por qué nos gusta tanto The Midnight.

El disco nos deja con un mar de sensaciones y una sensación de plenitud

El final del disco, lejos de decaer, mantiene el mejor nivel del grupo. En ‘Deep Blue‘ vuelven los estribillos pegadizos y el protagonismo absoluto del saxofón en la parte instrumental. El disco cierra de la mejor manera posible. Otro de los temas top de la carrera de The Midnight. ‘Last Train‘ es un 10/10 en el cuál muestran su lado más artístico, más sensible y más emocional. El disco acaba con el ‘We are one beating heart’, contestándose a si mismos cuando en ‘America Online‘ lanzaban la pregunta ‘Are we all one beating heart?’.

The Midnight siguen madurando como grupo y siguen evolucionando un sonido increíblemente personal que se había quedado algo estancado. Cada nuevo lanzamiento agranda su legión de fans incondicionales y les sigue reafirmando como una de las bandas con más personalidad de la actualidad.