Varios de nuestros seguidores asistentes a Dreambeach nos dan su opinión sobre esta nueva era y la sexta edición del festival

Como bien hicimos ya con su hermano el Weekend Beach Festival y con A Summer Story, recogemos algunas de las opinines que nos han llegado sobre la sexta edición de Dreambeach Villaricos. Algunos de estos asistentes han repetido varias veces y otros nos han dado un punto de vista desde una experiencia algo más nueva. Aquí os dejamos dichas opiniones:

#CRÓNICA: Así vivimos la sexta edición de Dreambeach Villaricos

  • Adrián Velasco:

Organización algo mejor que el año pasado.
El cartel muy bien pero a ver si le dan más bombo a la bass music como en años anteriores.
Los conciertos fueron INCREÍBLES.
La acampada sublime y la fiesta de bienvenida más aún.
Y mi única sugerencia es que no te cobren por cada movimiento que haces (baños premium, fiesta en la piscina, entrada y salida libre al recinto, etc…)

  • Kiko Urtasun:

La verdad es que la sensación que me llevo este año del Dreambeach es buenísima. El festival en sí ya es sabido que tiene uno de los mejores carteles del verano. El recinto del festival me pareció que estaba muy bien pensado, con una buena distribución de los escenarios, las barras, la zona de comida, las tiendas… Además, era amplísimo: este año se ha batido el récord de asistencia y a pesar de ello en ningún momento daba sensación de agobio con la de espacio que había.

Los escenarios, increíbles: personalmente me pasé el 95% del festival en la carpa del techno, pero pasé por todos y de cada uno pienso más o menos lo mismo: gran calidad de sonido, buenos visuales/iluminación…

En cuanto al camping, pues lo que uno puede esperarse del camping de un festival. No obstante, yo personalmente estuve bastante a gusto. La zona de duchas era buenísima (nos duchábamos 5/6 veces al día con el calor que hacía) y los baños estaban razonablemente limpios. Además, en el recinto había música sonando prácticamente las 24 horas del día. Las fiestas en la piscina eran una pasada de divertidas.

Por último, la organización general me parece que ha estado muy bien. En ningún momento tuvimos que hacer colas eternas (ni para recoger las pulseras el día que llegamos, ni para pedir en barra, ni nada), los precios tanto en el camping como en el festival considero que eran bastante razonables…

Y todo además con un ambiente y un buen rollo espectaculares. Como digo, sensaciones muy muy buenas. En mi caso, no puedo sacarle ni una pega al festival.

  • Ric Waves:

Muy buena organización, al menos el día que estuve (viernes). No vi precios criminales en las bebidas, y los escenarios sonaban muy bien, de hecho era una potencia bestial, gran experiencia que espero repetir en el futuro.

  • David Vázquez:

Pese a haber escrito mi punto de vista más ampliamente en la crónica, quería guardarme algunos detalles para esta sección. En general buena organización, sobre todo con respecto a años anteriores. La única pega que le pongo a organización/recinto es que el primer día tuvimos que salir varias veces y fue un caos, no nos dejaban por la salida de Villaricos porque nos decía el guardia de seguridad que era solo para los VIPs (acreditados de prensa tampoco, por lo visto). Nos fuimos a la otra salida para dar la vuelta, pero no nos dejaban pasar a la entrada de Villaricos (donde teníamos aparcado el coche). Finalmente tras explicarle esto a la gente de seguridad, nos dejó sin problemas y supongo que se organizarían algo mejor entre ellos.

Los escenarios y el recinto en general ESPECTACULAR, sonido increíble pero la pega de siempre… ¿El Open Air estaba terminado? No cuesta tanto hacerlo un poco más atractivo. por cierto, error dividir dubstep y drum and bass, lo ideal es tenerlos mezclados y que la noche se haga más llevadera.

En cuanto a los precios casi todos destacan que son muy muy adecuados, y es así. Excepto el agua, que teniendo en cuenta los cinco grifos que tienen bastante poca potencia o a veces incluso ninguna, sale bastante bastante cara para la demanda que hay.

En cuanto a conciertos, ya lo expliqué en la crónica y con respecto al cartel me parece abrumador, pero personalmente me falta algún live de bass music (este año podíamos haber tenido a Camo & Krooked o Sub Focus, entre otros).

¿Repetiré? Probablemente.

  • Guille Hidalgo:

Cartel: Este año han apostado por lo que da pasta, ha sido el año que más han invertido en mi opinión en el mainstream, EDM y techno. Que ole sus huevos, es lo que sale rentable. De dubstep ha estado bien, aunque gran putada de cancelaciones como siempre, en especial de Seven Lions. Y drum and bass, que es de los estilos que más espero, ha sido el peor año con diferencia. Muy pocos y nada diversificado, mucho neurofunk.

Camping: No he estado, aunque entré a por un pack de bebida. Aunque no voy a ir ni de coña porque personalmente prefiero piso, se ve que están invirtiendo en él y es un punto muy positivo.

Precios: Para ser un festival del calibre que es, estoy muy contento con los precios. El Dreambeach es muy asequible en comparación con otros festivales de cartel similar.

Recinto: Para mí, ha sido un punto muy a favor que lo hayan introducido unos 10-20 metros alejado de la costa. Dejan la salida mejor, y al menos a mi me dio una sensación de seguridad extra.

Escenarios: El mainstage muy bien, cada año lo hacen algo distinto y muy currado. La carpa pequeña no la pisé, y la grande en su nivel (se echó de menos a PokerStars jajajaja). El Open Air (escenario de bass music) para mi ha sido el año más currado. Esa pantalla grande vertical le daba un toque bastante molón para lo que estabámos acostumbrados.

En lo personal, está muy bien el cartel para evitar el acoso, pero al fin y al cabo es imposible que se llene de niñatos. Tuve un par de experiencias malas, de las que tuve que defender a mi novia. Pero bueno, siempre va a haber pese a este tipo de medidas, aunque en menor cantidad. Es un buen paso adelante.

Y bueno el mejor concierto Virtual Riot de lejos. Don diablo y Vini Vici un poco decepcionantes; Solomun, Tale of Us y Ace Ventura muy buenos descubrimientos y muy divertido Chocolate Puma (lástima que el mainstage estuviera vacío). Martin Garrix y Hardwell muy aburridos y Axwell /\ Ingrosso, Timmy Trumpet y KSHMR mejores de lo que esperaba, pasamos un buen rato. Y Andy C, un poco decepcionante, aunque el final fue muy bueno.

  • Isa González:

Es mi cuarta edición consecutiva. En mi opinión ha sido la peor edición a la que he ido, no se ha notado nada la “New Era” de la que tanto se hablaba. En escenarios, siempre llevan la misma línea, con el cambio del mainstage cada año. Con respecto a la variedad de la música ha estado bien teniendo lo más popular y lo más underground en un cartel.

  • José Luis Cuevas:

A nivel organizativo nos encontramos con algunos problemas en los accesos y salidas del recinto, sobre todo el primer día porque no estaban muy claras cuáles podíamos usar y cuáles no. Las fuentes de agua escasas para el total de asistentes. Y el cartel pese a ser una barbaridad es mejorable en lo que a bass music se refiere.

Aun así, en general, ha sido una experiencia que repetiría 100%.

  • Francisco Martín:

De organización mucha seguridad y la verdad que en general lo vi bien.
Demasiado techno para mi gusto aunque no estuvo mal, y la música del mainstage me sorprendió bastante pues había variedad. Pero si igual mas dubstep y otros estilos faltan.
Bastante corto solo tres días, a mi parecer.

  • Ophelie Lefebvre:

Cosas buenas:
Acampada: zona con árboles, bastantes duchas, dos bares, es grande, hay espacio para todos. Dos escenarios, uno gratis y el otro con piscina pagando un precio súper razonable y además muchísima variedad musical.
Festival: Grandes escenarios, en general buen sonido y buen espectáculo audiovisual, cambios en el cartel bien suplidos. Sin embargo, el escenario Open Air mejorable (solo unas pantallas de LED). Genial lo del área de descanso con césped artificial. Muy bien también lo de la noria y tal aunque no me subí.

Cosas malas:
Acampada: mal gestionada la entrada ya que había una cola de la hostia, iba todo muy lento. No fue mi caso pero había gente sin árboles ni lona, cerca de los baños salía el agua con todos los desechos que podéis imaginar y olía durante días. Cola inmensa para los baños VIP que a pesar de haber pagado la gente iba a los normales.
Festival: Los tokens de la acampada son distintos a los del festival, te cobran por todo, lo mismo para los dos parking, si has pagado uno no te dejan ir al otro. Y que además te cobran 10€ por un parking que no le han puesto ni un mísero toldo para que tu coche no se convierta en horno. La pulsera de reingreso una vergüenza, no deberían cobrar por eso (en Weekend Beach no lo hacen). ¿SOLO CINCO FUENTES EN TODO EL FESTIVAL? ¿ESTAMOS LOCOS? Hay que dar mucha vuelta para salir también, la salida está a la otra puta punta.

  • Juan Pablo G.:

Organización: no te sé decir porque claro en el camping es donde más mierdas suelen pasar y la parte del recinto pues la vi bien. La entrada desde la zona de buses es horrible, teniendo que recorrer toda la zona de acampada y el control que tiraba las bebidas al contenedor podría haberse hecho muchísimo más adelante.

Cartel: MUY mejorable, algunas cosas gordas pero muy pocas, para mi gusto han faltado muchísimas cosas.

Conciertos: en general han estado bien, el problema es la gente empujando y haciendo el gilipollas como siempre, ese es el verdadero problema. Y otro año más la carpa de techno pisando el sonido de los otros escenarios de vez en cuando.
Posibles mejoras: más de cinco grifos de agua para TODO el recinto y miles de personas por favor, es lamentable las colas que se formaban, la m***** de grifo de agua y que además solo haya uno y esté ahí, que menos que uno también en la parte del mainstage.

  • Javier Pereira:

Personalmente la organización me parece siempre impecable, aunque siempre joden esos artistas que año tras año suelen caerse a ultima hora de cartel aunque suelan intentar compensarlos.

En cuanto a cartel no creo que sea muy mejorable, bueno, simplemente el año anterior pero de ahí en adelante no creo que se pueda pedir más.

Los conciertos increíbles, una gozada y cero quejas.

Como mejora incorporaría el tema de la entrada a la acampada, no sé de qué forma pero hay que agilizarla, eliminar el canje de pulseras y enviarlas a casa por ejemplo, o incluir más personal.
También veo como mejora la carpa del hard: por favor, queremos disfrutar del hardstyle al aire libre como el día que hubo hard en el mainstage, que fue una gozada.

La acampada lo de siempre, muy sufrida aunque el tiempo acompañe por el tema de la humedad pero ahí poco pueden hacer los pobres..

Y como último dar las gracias a toda la organización por que desde hace cuatro años hacen que la mejor semana del año sin duda sea la segunda de agosto.

  • Carlos Gallego:

La organización muy buena a excepción del caos que se genera siempre en la cola de la acampada el primer día. El camping tiene buenas instalaciones y baños gratuitos mucho más decentes que otros años. Los escenarios han sido muy buenos este año. Como única pega, faltó algo más de producción en el escenario de bass (Open Air). No había ni cañones de Co2. El sonido, excepcional en todos, especialmente en el escenario de techno. El cartel bueno y variado pero una vez más encuentro una pega con el cartel de bass. A mí por ejemplo me encanta el trap y el dubstep, por lo que el viernes estuve más que contento. El sábado sin embargo, como solo había D&B que me gusta menos me quedé algo más frío. Lo mismo, entiendo que les pase a los que sean más de D&B que de dubstep, que el sábado no tendrían problema pero el viernes puede que les gustara menos. Creo que sería más recomendable intercalarlos en vez de separarlos por días, como se ha hecho siempre. Igualmente creo que el cartel de trap/dubstep ha sido un poco escaso este año. Otros años ha habido presencia de trap/dubstep en el principal (por ejemplo Carnage o DJ Snake). Este año solo el poco dubstep que pinchó GTA ( creo que solo fue un tema). Sí que me pareció un error muy gordo que Slushii no pinchara en el mainstage. Es un tío que en otros países mueve masas y puede que en España puede que mucha gente no le conozca, pero por lo que pinchó hubiera tenido cabida en el principal perfectamente y a la gente le hubiera encantado. Sí que entiendo que otros como Virtual Riot (que a mi personalmente me encantó) pinchara en el de bass, pues su set fue mucho más oscuro que el de Slushii. Mi última pega de conciertos es que quizás la sesión de Brian Cross se le fue un poco de las manos por cosas que dijo por el micrófono cuando no era el lugar ni el momento. Por todo lo demás, me sigue pareciendo el mejor festival nacional a años luz del resto. Les falta pulir esos detalles para llegar a ser un competidor serio a nivel internacional.

  • José Ramos:

– Organización de 10, nada que objetarles, simplemente impecable.
– Escenarios dignos de un Ultra Music Festival, sin palabras para describir el mainstage.
– Carpazo brutal, me retumbaba hasta la nuez.
– El mejor cartel posible, headliners que movieron a todos los asistentes, techno, drum and bass, dubstep, hardstyle, future, progressive, poco podría mejorar este cartel.
– Los precios son inmejorables, séper barato para un festival de estas dimensiones.

Estamos ante el mejor festival de España (mejor que Arenal Sound y demás) a la altura de un Ultra Miami.
Esperando al año que viene.

  • @leire089:

Yo este año he estado en el Dreambeach por primera vez. He de decir que este festival me ha sorprendido gratamente. La organización en general me ha parecido bastante buena, al menos cuando yo llegué el miércoles por la tarde me atendieron muy rápido y de manera educada. Los conciertos estuvieron muy bien, lo único que cambiaría sería el tema de horarios porque considero que el viernes fue una locura comparado con el sábado que fue mucho más relajado.
En cuanto al camping no tengo quejas, quizás el tema de los baños pero entiendo que es difícil mantenerlos limpios habiendo tantísima gente en el recinto. Lo único que quizás si que llegué a echar en falta fue un supermercado o tienda en el propio camping… De todas formas me ha parecido un gran festival el cual recomendaría vivir si se es tan fan de la música electrónica como yo.

  • Nando Míguez:

Por tercer año consecutivo he vuelto a ir a este festival y nunca decepciona. Gran organización, siempre con un cartel muy diverso y con grandes artistas, destacando este año sobre todo el gran sonido del mainstage y las nuevas entradas al festival que han agilizado mucho mas el canje de pulseras y la entrada y salida sin que se amontone la gente como pasaba otros años atrás. Lo único que en mi opinión tendrían que mejorar sería la estética del escenario Open Air San Miguel, ya que creo que dándole una mejor imagen con mas decoración y agrandándolo un poco mas seria perfecto y atraería a mas publico.

  • Rocío Barbero:

Es el tercer año que voy a Dreambeach. Lo mejor en mi opinión, es la vuelta al formato original de festival de jueves a sábado ya que esto facilita bastante la búsqueda de alojamiento por la zona para las personas que no son tan adeptas al camping. Los servicios de autobús de los pueblos de alrededores al festival también han funcionado bastante bien, en ninguna ocasión tuvimos que esperar más de diez minutos para coger uno. Ya dentro del festival pues un poco de todo. El Stage Brugal visualmente espectacular y la Dreams Tent y Open Air con su característico buen sonido tal y como recordaba de otras ediciones. Tal vez eché en falta algo más de mezcla de estilos el viernes y sábado en el Open Air y alguna actuación en live, aunque al final el formato de “día de dubstep” y “día de drum and bass” no me llegó a desagradar e incluso ambos se hicieron bastante llevaderos.
Algo malo (y siempre asignatura pendiente de Dreambeach) que hay que señalar es el punto de agua. Solo uno para todo el recinto y a veces dejaba de funcionar. Esperemos que esto mejore en próximas ediciones. Por lo demás me voy muy contenta de esta sexta edición.

  • Adrián RGM:

Lo primero la organización. Este año no estuve en la zona de acampada así que me limitaré a decir que el recinto de conciertos ha dado un salto de calidad con respecto a los últimos años. Cada vez se ve más presencia de elementos decorativos, zonas de descanso, etc. Es cierto que estas últimas siguen siendo bastante escasas e incómodas, pero se nota cierta mejoría. Los puestos de comida y el precio de las bebidas en el recinto me ha parecido bastante aceptable.

En cuanto al cartel, este año he echado de menos un headliner no tan comercial y de calidad para el mainstage (como otros años Eric Prydz, deadmau5, Netsky o Pendulum live…). Por lo demás un cartel muy potente en el que se nota un cierto bajón en la parte bass y techno más underground en favor del hardstyle.

Para futuras ediciones, mis sugerencias de mejora se enfocan en la parte organizativa. Por nombrar algunas: cacheos más estrictos, limpieza de los baños, agua potable en el recinto de acampada…
En cuanto a la parte artística, estaría bien ver actuaciones en directo que sumen variedad y calidad al cartel (Odesza, Porter Robinson, Lane 8, The Bloody Beetroots, Madeon…) y que continúen en la línea de actuaciones en b2b en techno y bass music que han traído este año.

  • Xavi Gandía:

Organización: de 10.
Cartel: podrían haber traído mucho más dubstep y drum and bass y haberse llevado a los de Barong Family al mainstage.
Recinto: nada que detallar exactamente, salvo que el Open Air lo veo con pocas novedades respecto al año pasado.
Acampada: la piscina de la pool party la podrían limpiar más a menudo, porque cuando fui por la tarde pronto no te veías ni los pies en el agua, y no hay ni sombra ni nada en la piscina o los lados. El último día después de recoger las tiendas y todo obviamente queríamos refrescarnos en las duchas antes de irnos, pero habían cortado el agua.

  • JF Ramírez:

Este ha sido mi cuarto Dreambeach seguido y debo decir que para mí no ha sido la mejor edición y en el ranking la coloco en último posición, por debajo de la edición de 2015.

Empezamos con la fiesta en el camping. A comparación a otros años, la he visto floja. Ahí me vi a Heldens, Sam Feldt o Paco Osuna en una misma noche. Entiendo que MaximaFm es patrocinador, pero sigo sin ver un acierto este tipo de fiesta. Los compañeros del ASS en la edición del 2017 pusieron un camión de ellos que fue un fracaso de asistencia y ni sacaron en el aftermovie, para 2018 se suprimió. Creo que debería volver la fiesta de antes, con grandes nombres y acabando al amanecer, ahora es más para ir a por la pulsera y así no tener que hacer cola al año siguiente.

Tras esto, considero que el segundo día realmente fue para mi el primero de esta edición, esta era la fiesta de bienvenida: Dos escenarios con grandes nombres y fiesta hasta tarde. Recuerdo que en 2016 la fiesta de bienvenida estuvo en el camping y luego en el recinto, y este año he tenido esa sensación.

Sobre el cartel, en el mainstage lo he notado algo huérfano en comparación a otros años. Podía decir que en el apartado electrónica era los headliners y unos cuantos más. Otras ediciones no podía decidirme por quien saltarme del main y este ha sido fácil.

Para acabar, bajo mi gusto ha faltado un cierre como el row o temático de otra empresa. Cuándo terminó Jaime Jones (Que fue un buen set pero lejos del gran cierre que hizo con Seth en 2016) fue un poco “Ah, que ya nos vamos”. No hubo esa sensación de cierre de festival, igual otro DJ hubiera sabido transmitir esa sensación.

Pese a este mal sabor con la nueva era, sigo teniendo al Dreambeach como mi festival favorito de España, pero mientras otros años he ido de cabeza sin dudar, de cara al próximo año esperaré al cartel para valorar si ir o no.

__________________________________________________________________

Como bien hemos podido comprobar, Dreambeach obtiene un notable alto en esta sexta edición, en la gran mayoría de sus aspectos. Y es que es difícil lograr un trabajo perfecto. Pero sin duda, en líneas generales, los dreamers han salido bastantes satisfechos con esta edición.