Instagram Wololo Sound

Después de todos los sonados casos de acoso sexual en la escena dance, como los de Derrick May y Erick Morillo, muchas artistas decidieron alzar su voz y hacer público por lo que habían pasado, consiguiendo el apoyo de muchos compañeros de profesión. Muchas de estas DJs sintieron indignación y por ende decidieron actuar, claro ejemplo ha sido el de la artista inglesa Rebekah, quien ha lanzado la campaña #ForTheMusic, como protesta ante estos casos.

Te puede interesar: Zora Jones nos deleita con su álbum debut ‘Ten Billion Angels’

“Después de todos las noticias que salieron de mujeres que habían sido agredidas sexualmente en la industria a manos de hombres poderosos, me han hecho analizar la escena y ver cómo está realmente jodida. Hemos hecho la vista gorda, hemos guardado silencio y hemos dejado que las cosas sigan como siempre han sido durante demasiado tiempo”

Rebekah es una de las artistas que lleva mucho tiempo tiempo indicando que la industria de la música electrónica ya no es lo que era, instando a otros profesionales a unirse al movimiento Me Too #ForTheMusic, como podemos ver en el post de Instagram adjuntado en el párrafo anterior.

La música nació del deseo de un espacio seguro. Un lugar para la libertad, el amor, la expresión artística. En la música encontramos un propósito, una vocación superior. Pero de alguna manera a lo largo del camino, a lo largo de nuestro viaje, permitimos que los DJs se convirtieran en dioses y de repente dejaron de ser responsables de sus acciones”

“Hemos perdido nuestros trabajos, nuestras carreras, nuestra credibilidad y nuestra reputación al hablar. Etiquetados como seres promiscuos que merecen la violencia, se nos dice que nuestros cortes y magulladuras no significan nada si están dirigidos a aquellos con rostros amables y grandes seguidores. Intentamos hacer esto en privado y no nos escucharon. Pero ya no más. No podemos excusar el comportamiento de artistas de alto perfil porque sean de alto perfil. No se pueden aceptar el acoso sexual, la agresión y la violación. Ni en nuestra cultura, ni en nuestros trabajos, ni dentro de nuestros lugares, festivales o afterparties

La artista ha compartido a través de Change.org este proyecto además una carta abierta que comienza de la siguiente forma:

“Soy la mujer detrás de los platos, la que invitas a dirigir el espectáculo. Soy la persona de color de la primera fila, que se niega a irse hasta que se encienden las luces. Soy el contacto entre artistas, el ingeniero de sonido LGBTQ, la chica migrante detrás de la barra de pie durante horas asegurándose de que sea tu noche

Haz click aquí para leer la carta entera y firmar la petición