El pasado 27 de febrero de 2016 fue una de esas noches que pintaba muy bien para Paul van Dyk. El artista holandés era un de los DJs encargados de actuar en el ASOT 750 Utretch pero durante su actuación, cuando se subió al escenario para animar al público, sufrió una grave caida debido a la inestabilidad del escenario. Debido a la caida, Paul van Dyk sufrió una lesión cerebral y daño en la columna vertebral. Afortunadamente, su camino hacia la recuperación solo duró tres meses, incluyendo cirugía y terapia física. Sin embargo, la grave caída tuvo un impacto duradero en van Dyk y su carrera.

Quizás te interese: Wololo Sound entrevista a Markus Schulz

Debido a que nadie le advirtió de la inestabilidad del escenario, el DJ holandés demandó a los promotores del evento y estos días ha salido la sentencia del juicio. Dicha sentencia le otorgó a Paul van Dyk un total de 12.588.643 dólares por facturas médicas y ganancias perdidas. Según un informe, el desglose incluyó 2 millones de dólares para gastos médicos futuros, 1,2 millones para ganancias perdidas en los últimos dos años y $ 2,475 millones para pérdidas futuras en los próximos 10 años. Además, daños adicionales.

Haz click aquí para ver nuestra entrevista a Dim3nsion

A la pregunta de cómo es su relación con ASOT tras el accidente, Paul van Dyk respondió: “Quiero que todos los involucrados de alguna manera en la producción y en la reserva puedan iluminar la seguridad de sus eventos”

Música electrónica como forma de vida. Aportando mi granito de arena para que la escena electrónica esté en el lugar donde se merece.