Si hay un grupo que maneje el negocio en nuestra industria a nivel europeo, es ID&T. Prácticamente toda la escena hard en su totalidad les pertenece, ya no sólo a nivel eventos por ser dueños de Thunderdome, Defqon.1 o Decibel, sino también a nivel de agencias (Platinum Agency y Most Wanted) y promotoras (Q-Dance o B2S). Otros estilos como el techno tampoco les quedaban lejos al liderar Mysteryland y Awakenings, pero ahora, la propietaria ha dado el golpe definitivo sobre la mesa con la compra de la participación en Apenkooi, que dirige DGTL.

La Otra Escena: Bram Merx, Director de Marketing Global en DGTL Festival

Al equipo de este referente medioambiental repartido por medio mundo le acaba de llegar una importante inyección de dinero que cambiará el proyecto e infraestructura y los llevará a un nivel superior. Para que os hagáis una idea, ID&T es parte también del grupo Superstruct, dueño de otras marcas referentes como Sziget, Sónar o elrow. Básicamente, DGTL acaba de recibir su billete hacia el éxito.

“Estamos encantados de asociarnos con Superstruct e ID&T. Unirnos a una plataforma global de empresarios líderes del sector y con ideas afines llevará a Apenkooi al siguiente nivel y permitirá a nuestra empresa aprovechar las numerosas oportunidades de crecimiento dentro de los eventos de música electrónica, las asociaciones de marca y la sostenibilidad”, afirma Jasper Goossen, director general y cofundador de Apenkooi.

El mundo es un pañuelo, y esta unión de pesos pesados es la viva definición de ello. Esperemos que esta gran inversión en DGTL sirva para tomar al festival como ejemplo de desarrollo sostenible para el resto de eventos pertenecientes, ahora, a su misma familia.

Todo lo que tenga bpm altos me llama la atención, pero cualquier tipo de electrónica es bienvenido. Go hard or go home!