Instagram Wololo Sound

En una carta abierta por parte de numerosos miembros del sector, afirman que harán falta “decenas de millones de euros” para tratar de sofocar la crisis producida por el COVID-19 en el mundo de los conciertos en directo

Hay países en los que las medidas de seguridad y de sanidad tomadas para poder llevar a cabo conciertos y eventos en vivo no están siendo suficientes para mantener a flote a un sector que está pasando uno de los peores momentos, si no el peor, de su historia. Bélgica es uno de estos países, en los que ya reportan una pérdida del 95% de ingresos de la industria en comparación al año pasado.

Numerosas salas de conciertos han dejado de contar con servicios esenciales para sus eventos a raíz de esto: técnicos de sonido e iluminación, jefes de producción, limpiadores y mucho más. En la situación actual, con los ingresos llegando con cuentagotas, deben prescindir de ello para sobrevivir. Muchos de los trabajadores del sector son freelance, trabajando en proyectos designados por agencias y no teniendo un ingreso fijo cada mes, por lo que son los que más están sufriendo esta terrible crisis.

La edición del Amsterdam Dance Event de 2020 será principalmente digital

En esta carta abierta, el sector critica duramente a un gobierno que los ha dejado en una situación de “abandono y confusión”. Con respecto a la decisión de limitar el aforo a 100 personas en interiores y 400 personas en exteriores, se comenta esto en dicha carta: “Debido a esta decisión, muchos alcaldes han visto necesario aventurarse y surfear en esta ola de miedo para sumergirse en una prohibición total de los eventos, algunos ya incluso en otoño. Esto pasa con una celeridad jamás vista, y sin consultarnos. Ni compensarnos por ello“.

El Live Sector Overleg, compuesto por festivales, salas de conciertos, promotores, agencias de artistas y muchas más figuras del sector, pide desesperadamente ayuda al gobierno para sobrevivir a este año. Asumen que un regreso que permita mejorar la situación no será posible hasta 2021 y se deben prolongar las ayudas para subsidio y desempleo. “Este sector necesita una inyección económica de decenas de millones de euros, y es por ello que miramos directamente a los ojos a todos los niveles de gobierno del país“.

Fuente: thebulletin.be