La artista surcoreana nos deja un disco con altibajos y un vaivén emocional

Tras un debut que llamó la atención de todo el panorama electrónico con ‘IF U WANT IT‘ (2018), y un estelar ‘How I can‘ (2020), el álbum debut de la artista de Corea del Sur en Ninja Tune era uno de los lanzamientos más esperados de estos meses. Se había ganado un nombre con un estilo muy entretenido en el que mezclaba ritmos “vintage” provenientes del house y el techno con sus características vocales y lineas melódicas particulares.

La incógnita era ver como se adaptaba al formato largo y si lograba escapar de una posible monotonía. Lo cierto es que en ‘Before I Die‘, Park Hye Jin nos deja de todo menos monotonía. Pero surgen muchas dudas con este disco, que parece no seguir una línea argumental demasiado sólida, pasando de 0 a 100 y de 100 a 0 en un par de canciones, confundiendo y sacando de contexto al oyente con mucha frecuencia.

‘Psyconia’ es el nuevo EP de Machinedrum

Encontramos temas desgarradores en los que la artista nos cuenta vivencias duras sin tapujos intercalados con pelotazos discotequeros en los que simplemente habla de como corteja a alguien en una noche de fiesta. Esa bipolaridad que roza lo absurdo en ciertos momentos, unida a las excesivamente loopeadas acaba por desquiciar y hacer la escucha completa casi una odisea.

Lo más destacable del disco es la evolución estilística y rítmica de la artista, cada vez más abierta de miras, y que curiosea con el juke, bassline o hip-hop a lo largo de todo el LP. Puedes escuchar ‘Before I Die‘ en las principales plataformas de streaming. Además, el álbum está disponible para su adquisición en formato físico o digital en el perfil de BandCamp de la artista.

Vivimos con toda la música del mundo a nuestro alcance. Mi objetivo es haceros descubrir y disfrutar con mi gran pasión.