Instagram Wololo Sound

La banda australiana continúa la senda del éxito que tuvieron con su primer LP ‘Backwater’

En 2017, y tras una serie de sencillos y LP, el primer disco de Kllo cosechaba un gran éxito entre los fans del pop electrónico. ‘Backwater‘ era un soplo de aire fresco en la escena del pop electrónico, y traía consigo una variedad de sonidos y estilos muy interesante. Su propuesta, aunque sencilla, estaba llena de matices e influencias que la hacían muy interesante y accesible para el público. Letras bien trabajadas y pegadizas, influencias de múltiples estilos de la electrónica (principalmente u.k. garage, two step y house) y una gran producción detrás hacían de Kllo un cóctel muy apetecible.

Los integrantes del grupo, Simon Lam y Chloe Kaul, planeaban sacar un segundo álbum en 2018, tras el repentino éxito de su primer álbum. Tras no cuajar este intento de segundo disco y estar cerca de su disolución como grupo, volvían trabajar juntos en nuevos singles que hacían entrever un cambio en su manera de trabajar.

TE PUEDE INTERESAR: ‘COLOURWAVE’ ES EL NUEVO DISCO DE BELAU

Tres años después de ese gran éxito, vuelven a la carga una fórmula bastante similar a la que les dio reconocimiento. El pop electrónico sigue siendo su estilo predilecto. Siguen incorporando elementos rítmicos provenientes del two-step, garage house, o breaks. El nuevo disco se siente, por el contrario, mucho más personal y ambicioso que el primero. El grupo no tiene nada que demostrar y se mueve con total libertad por un gran abanico de matices.

‘Maybe We Could’ nos deja partes más reflexivas y baladas, así como temas radiofónicos y bailables

El disco tiene momentos en los que la parte más radiofónica se une con sus influencias puramente electrónicas para crear auténticas joyas. Buen ejemplo de esto es ‘Somehow‘ uno de los mejores temas del álbum, que combina una letra enormemente pegadiza con ritmos breaks y melodías suaves y delicadas que lo hacen perfecto. Algo muy similar ocurre en ‘Still Here‘ ‘1 Up‘ o ‘Insomnia‘ (el tema más cercano al R&B del disco).

El disco también tiene una parte más “clubber” dentro de lo ligero y accesible que es. Kllo demuestran que dominan este tipo de sonidos en ‘My Gemini‘ o ‘A Mirror‘. Aquí los ritmos house cobran mayor importancia, en detrimento de las vocales, que tienen un menor peso.

Por último, pero no menos importante, el disco tiene esos momentos de baladas en los que la voz de Chloe sobresale por encima de todo lo demás. Es acompañada de manera brillante por melodías e instrumentales que bien podrían ser temazos por si solos. El trabajo conjunto y la esencia de la banda sobresale en estos puntos mejor que nunca. ‘Maybe We Could‘ o ‘Just Checking In‘ son dos temas preciosos y de lo mejor del disco.

Kllo se han sobrepuesto a los problemas que tuvieron hace un par de años y han vuelto con un disco de enorme calidad, accesible y complejo a partes iguales, y que deja ver su enorme talento como grupo. Esperemos que su carrera continúe prosperando por muchos años. Aquí os dejamos el disco completo para que lo disfrutéis.