Estuvimos en el mejor club de Alemania, y uno de los mejores del mundo, para ver a Moksi, Mike Cervello y Tony Romera

Todo buen amante de la música Bass debe conocer Bootshaus Club, el mejor club de Alemania y uno de los mejores del mundo, posicionado este año en el Top 8 en el ranking de mejores clubes según la DJ Mag. Situado en la ciudad de Colonia, en la parte oeste del país, Bootshaus lleva casi 30 años ofreciendo la mejor programación de música electrónica en sus diferentes variantes, con un especial reconocimiento por esos sonidos más potentes y rompedores. El pasado sábado, 20 de abril de 2019, era el día marcado en rojo nuestra agenda para poder disfrutar de Illenium de la mano de New Blood.

A tan solo dos días del evento las cosas parecían torcerse debido a una inesperada cancelación de la actuación del artista estadounidense por un problema de salud de su pareja. Desde la emisión de un comunicado en sus redes sociales lamentando su ausencia, Bootshaus se puso manos a la obra para suplirle con Moksi y Mike Cervello, a quienes acompañaría el ya anunciado Tony Romera, además de Beaudamian, Reaubeau y Emin como support acts. El público comprendió perfectamente la situación y recibió con los brazos abiertos estas dos nuevas confirmaciones, pero de verdad. Y es que a medida que nos acercábamos al control de seguridad de previo acceso al recinto, la cantidad de merchandising de Barong Family que veíamos aumentaba exponencialmente. Esta era tan solo la primera seña del buen ambiente que íbamos a respirar dentro.

Bootshaus Club

La primera diferencia que pudimos apreciar respecto a la cultura nocturna española se dejó ver incluso antes de entrar al club. Todos los asistentes querían entrar desde prácticamente la apertura de puertas, a eso de las 23:00, listos para bailar desde el warm up y sin necesidad de hacer botellón en los aledaños. Una vez dentro, descubrimos la división del recinto de Bootshaus en dos áreas: una terraza nada más entrar (en la que también había un pequeño camión en el que vendían comida rápida) y la propia sala (Mainfloor) unos metros más adelante. Todo perfectamente regulado para poder acceder sin problemas y bien señalizado.

Los más rezagados llegaron puntuales como un reloj a la 1:00, justo en el momento en el que los holandeses Moksi dieron comienzo a un set repleto de su característico Bass House, en el que destacaron su conocido Switch Up al ‘Day ‘n’ Nite’ de Kid Cudi & Crookers o su colaboración ‘Pigalle’ con DJ Snake. A pesar de que la línea musical que siguieron fue bastante plana, su actuación fue la más destacada de la noche por los numerosos pogos que lograron hacer casi casi de lado a lado de la pista. A las 2:00, dieron paso a su compañero Mike Cervello, quien apostó por una selección más variada y mezclas más dinámicas, moviéndose desde ‘Chicken Soup’ o ‘Let’s Get Ill’ hasta ‘Saria’s Turn Up’ y pasando durante unos minutos por un Techno industrial que nos sorprendió. El francés Tony Romera tomó el relevo en cabina a las 3:00 y se dejó la música House con su french touch en casa para preparar el que él mismo catalogó en su cuenta de Twitter como “el set más duro de su vida”. Bass House, G-House, Downtempo, Drum & Bass y varios guiños a su compatriota DJ Snake en temas como ‘4 Life’, ‘A Different Way’ o su nuevo ‘SouthSide’ fueron lo más remarcable.

Pero… ¿qué más ofrece Bootshaus Club? Además de las ya mencionadas diferentes áreas, en las que se estima que haya una capacidad total para algo menos de 2.000 personas, el club cuenta con uno de los mejores equipos de sonido del mercado (Funktion-One) para hacerte sentir el temblor de los bajos por todo el cuerpo, lanzallamas en el techo, láseres hipnóticos y cañones de CO2. También tienen un guardarropa separado de la entrada a la sala para evitar aglomeraciones y un cajero automático en el vestíbulo para poder retirar dinero (seguramente te cobren un importe adicional de comisión) y poder pagar tus bebidas (no se puede pagar con tarjeta). El baño está totalmente limpio y constantemente vigilado para que nadie quebrante su ley de no-consumo de drogas ilegales. No imponen un código de vestimenta, pero sí se reservan el derecho de admisión en caso de una apariencia agresiva o demasiado alcohólica… Es posible que hayamos pasado detalles por alto, pero una noche deja con ganas de más. ¡Intentaremos volver!

Para finalizar, solo nos queda agradecer al departamento de prensa del club el buen y rápido trato que tuvieron con nosotros los días previos al evento. Danke schön, Bootshaus Club!

Bootshaus Club