Instagram Wololo Sound

Tras tres entrevistas explorando la esencia de algunas de las salas y promotores más ambiciosos y con más historia de la zona del levante, hoy ponemos el broche de oro a nuestra primera edición de la “escena valenciana” conociendo más en detalle a Club Gordo. Este singular proyecto lleva años dando un toque distinto al clubbing de la ciudad de Valencia con su filosofía orientada al máximo disfrute de la música, el secretismo de sus line ups y de lo que pasa dentro de la sala, así como una apuesta por un tono comunicativo de lo más gamberro, original y atractivo para su target.

Wololo Sound – Para introducir a Club Gordo a nuestros lectores empezaremos hablando de vuestros primeros días, ¿qué es y cómo se creó Club Gordo? ¿Quiénes estáis detrás de este proyecto?

Club Gordo – Club Gordo es un proyecto creado en Valencia por Vladimir Dynamo y Sais, herederos de ExcuseMe y Le Club. Al segundo año Sais decidió dejarlo para dedicarse profesionalmente a su verdadera pasión: hacer ganchillo, y entonces Finalversion3 y Favsto entraron junto a Vladimir y entre los tres dimos un giro a la propuesta, estableciendo la nueva filosofía de Secret DJs, no fotos, no vídeos


WS – Uno de los pilares básicos y singularidades de Gordo es la prohibición de las fotografías o los espacios VIP. ¿Por qué decidisteis orientar de esta manera vuestra cultura clubbing? ¿Anima eso a la asistencia de otro tipo de público más dedicado?

G – Cada noche que vamos a un club nos preguntamos qué gracia tiene para el público estar con el móvil en la mano constantemente en lugar de disfrutando de la singularidad del ambiente, bailando, conociendo animales nocturnos, empapándose de la música y dejándose ver por los baños. Nos parecía bastante de cajón crear un ambiente de libertad donde nadie sintiese que iba a salir en el story de otra persona y sobre todo propiciar que se disfrutaba de la experiencia con todos los sentidos. No es tanto por ocultar lo que hay dentro sino por obligar a cambiar el hábito de transmitir 24/7 todo lo que pasa en tu vida. Y lo de los VIPS ya es lógico, si tienes ganas de ir a un club para estar aislado con tus cuatro colegas bebiendo apartado de la pista sintiéndote superior al resto mejor vete a otro tipo de club, aquí todos somos iguales. Ni siquiera los artistas o promotores tenemos más privilegios que el público ni botellas en cabina.


WS – Todos saben que Valencia tuvo una gran época para la música electrónica, con la conocida Ruta del Bakalao. ¿Cómo veis la actual escena valenciana en relación a la enorme escena que había durante la Ruta? ¿Qué se ha heredado y qué se ha perdido?

G – Hemos heredado algo intrínseco en el ADN valenciano y que ya estaba antes de la Ruta: las ganas de disfrutar, de vivir experiencias nuevas cada fin de semana y de escuchar música. Hemos perdido una infraestructura increíble, la permisividad y la capacidad de sorprender: estamos en un momento muy diferente culturalmente y lo que significaba para una persona ir a un club hace treinta años no es lo mismo que significa ir ahora. Mover a la gente a los clubs con buen sonido a las afueras de la ciudad es cada vez más complicado.


WS – Tras vuestro éxito en Madrid, ¿valoráis aumentar la cadencia de eventos en la capital? ¿Qué creeis que os puede traer la gran ciudad que no os puede dar Valencia?

G – Somos partidarios de hacer las cosas poco a poco y no ansiarnos y cansar al público, está bien la frecuencia con la que lo estamos haciendo y trabajamos a gusto así. En Madrid hay muchísimo más público, cierta libertad de horarios en el tipo de club en el que hacemos la fiesta y un sonido que te peina. Por supuesto el hecho de no llevar cuatro años haciendo fiestas todos los viernes nos da ventaja y los seguidores y seguidoras que tenemos allí aprovechan para venir a sabiendas de que tardaremos en volver.


WS – También realizasteis un evento en Razzmatazz en enero, ¿qué tal fue la experiencia? ¿Habrá más eventos también en la ciudad condal?

G – Fue una fiesta increíble la verdad, el público super entregado, la sala a reventar, un sonido alucinante y un trato exquisito. Nuestra intención es hacer varias fiestas al año e instaurar el atotavirollismo en la ciudad condal!


WS – ¿Qué parte del éxito se lo asignáis a vuestro trabajo en redes sociales? ¿Como trabajáis este tema y cuáles son las mentes pensantes?

G – La verdad es que es una de las partes fundamentales del club, hemos aprovechado que los tres somos unos chalaos para darle la vuelta al concepto de redes sociales de un club de Techno y conseguir una especie de página de humor que adoctrina en nuestras creencias sobre el clubbing utiizando temas de actualidad para entretener, educar y arrastrar un nuevo público sin tener que pelear por el público de otros clubs.


WS – Como amantes del techno nos vemos obligados a haceros la siguiente pregunta. La escena actual se está nutriendo de estilos clásicos y podemos decir que la situación actual del techno es muy buena, ¿hacia dónde creeis que se dirige la escena? ¿Esta subida del techno se ha visto reflejada en vuestro público?

G – No sé si se debe al auge del Techno o a habernos establecido a lo largo de estos años en Valencia pero es cierto que la media de asistentes ha ido subiendo a lo largo de los años. El Techno masivo copa los mayores festivales del mundo y los artistas van en Jet Privado y beben champagne. Puede que eso sea un indicativo de que el estilo goza de buen estado de forma, pero lo importante aquí es ver si todos los niños y niñas que acaban de descubrir a Amelie Lens y Drumcode en unos años pasan a escuchar algo más sofisticado y se quedan dentro del género o pasan a la siguiente moda de turno. 

Quizá te interese: La nueva oleada del techno contundente


WS – Debido a vuestra popularidad, ¿valoráis aumentar el caché de los artistas o seguiréis fieles a vuestra filosofía?

G – Nuestra filosofía no dice nada acerca del caché de los artistas, lo único que queremos es que la fiesta vaya bien sin tener que anunciar en los carteles a los artistas que pasan por el club con dos millones de fotos de su cara, sus nombres gigantes en comparación con los del resto de DJs de la noche y todo eso. Han pasado artistas de varios continentes que han pinchado por todo el mundo y también hemos dado oportunidad a gente que no se había subido a la cabina jamás pero confiábamos en ellos, creemos que ahí está la gracia de un promotor y lo que hace sostenible la escena.


WS – Ahora hablamos de Gordo como sello, ¿veremos más música anónima en este 2020?

G – Anónima y firmada, ¡por supuesto!


WS – Si actualmente tuvieseis que empezar de cero un proyecto como este, ¿lo enfocaríais de otra forma? ¿Qué cambiaríais? ¿Qué consejos daríais a alguien que quiera comenzar con una nueva sesión en la actualidad?

G – La verdad es que lo haríamos todo tal cual lo hemos hecho hasta ahora pero al revés: .areiuqlauc a ecnevnoc sasoc sal aicarg noc recah ed arenam artseun y aitsoh al se ocilbúp ortseun etreus rop ,olraibmac a somevlov y olrimusa ne odeim somenet on odacoviuqe someh son euq somev opmeit la y nóisiced anu somamot odnauC .)sonem o sám( olriteper on arap odidnerpa someh oditemoc someh euq rorre adac ed y sasoc sal odilas nah son omóc noc sotnetnoc yum somatsE.