El festival malagueño suma otro éxito rotundo en el que es ya su quinto aniversario

Esta edición pintaba muy muy bien, y así ha sido. Weekend Beach 2018 vuelve a consagrarse como una de las mejores elecciones festivaleras de Andalucía. Y los motivos no son pocos. Llevan cinco años manteniendo una esencia que muy muy pocos festivales consiguen: el mestizaje de todo tipo de música tanto local como más comercial, apostando por electrónica, rock, indie, rap nacional e internacional, techno y muchísimo más y habiendo pasado artistas como Skrillex, Damian Marley, The Prodigy o Wiz Khalifa. Weekend Beach es siempre una caja de sorpresas y este año los platos fuertes eran The Offspring, un cartel de techno de una calidad abismal y a David Guetta como plato fuerte de la escena mainstream. El cartel bien variado se suma a una localización casi perfecta, con la zona de acampada justo al lado del festival y a pie de playa y cerca de supermercados y del centro de Torre del Mar, teniéndolo bastante cómo los asistentes del camping. La organización fue casi perfecta, quizás desbordada en algunos momentos con demasiada afluencia de gente como en momentos previos al concierto de David Guetta pero sin duda estuvo muy a la altura con una realización impecable del festival.

Próxima parada: Dreambeach Villaricos

Pero hablemos de música. Pese a que hemos disfrutado de muchísima música de artistas como El Kanka, Alborosie o Mala Rodríguez, nos ceñiremos a la electrónica, que siempre ha estado presente en este festival en mayor o menor medida. Como bien dijimos antes, el plato fuerte de electrónica esta edición era David Guetta en comparación a The Prodigy el año pasado o Skrillex y Hardwell en 2016. El francés nos ofreció una hora de la mejor música mainstream, optando por sus últimos éxitos y por otros más clásicos pero por drops más contundentes de bass house, big room o incluso jungle terror. También optó por unos 15 minutos de dubstep y trap, algo que se está volviendo bastante usual en sus sesiones y que el público parece aceptar. Hubo varios homenajes a Avicii cuando sonaron ‘Wake Me Up‘ y el remix de Skrillex a ‘Levels‘ pero para nosotros el momento especial fue otro. Vimos a un David Guetta muy apagado, podríamos decir que sin ganas e incluso triste durante su sesión (alguno no se sorprenderá leyendo esto), hasta que hizo algo que nadie esperaba. Pidió a los técnicos de iluminación que apagaran todas las luces y durante los próximos 10 minutos pinchó varios temas de puro techno, llevando el escenario Brugal a un punto de underground que nadie esperaba. Sin duda uno de los momentos más especiales y llamativos del festival.

Acabado el mainstream nos quedan los dos pilares de Weekend Beach en lo que a electrónica se refiere: techno y bass. De bass music siempre solemos tener unos tres o cuatro artistas, y así fue este año con The Qemists, Sub Focus y Pendulum. El live de The Qemists con electro, drum and bass y dubstep influenciados por el rock punk británico fue una verdadera pasada, diferente a los DJ sets de Sub Focus (que sorprendió bastante para bien) y Pendulum, que mostró su mejor cara con el mejor drum and bass y tirando de sonidos más nostálgicos de electro y dubstep de Knife Party. Tanto a Sub Focus como a Pendulum los empezamos a ver de noche y amaneció a medida que avanzaba la sesión, como ya nos pasó años atrás con Camo & Krooked, Dimension, Calyx & TeeBee o Zomboy.

En cuanto al techno, este año Weekend Beach Festival presentaba el posiblemente mejor cartel en sus cinco años. Artistas internacionales y nacionales de gran nivel como pueden ser Adam Beyer, el fundador de Drumcode (elegido el mejor sello de 2017), lo acompañarían artistas de un estilo muy similar como Amelie Lens, Alan Fitzpatrick o Ramiro López. Por ello, vamos a hablar primero de estos artistas que nos ofrecieron sets contundentes con tracks procedentes de sellos como 100% Pure, Drumcode o We Are The Brave. Artistas como Paco Osuna, Fatima Hajji o Gonçalo junto a UNER también nos ofrecieron sets en donde pudimos escuchar sonidos contundentes y en el caso del b2b también sonidos más melódicos. Entre todo este popurrí de artistas sonaron temas tantos actuales como no tan actuales, destacando ‘Your Mind‘ de Adam Beyer, ‘Symbiosis‘ de Enrico Sangiuliano, el remix de Tale Of Us al ‘Café del Mar‘ de Renaissance, ‘Catarse‘ de Wehbba o ‘Kawasaki‘ de 2000 and One.

El tech house estuvo también presente en Torre del Mar, siendo claro el gusto que hay en España actualmente por el techno: tech house y sonidos contundentes. Dentro de este estilo encontramos también a artistas de alto nivel, como pueden ser Loco Dice, Hot Since 82 (estos dos últimos enfocando sus sets a sus nuevos álbumes), Cuartero o Jackmaster, que fueron acompañados de artistas menos conocidos como CJ Jeff, Sosandlow o Calleb Calloway. Como paso con los artistas contundentes, sonaron temas muy actuales como puede ser el reciente estreno de Fisher: ‘Im Losing It‘ , no tan actuales como ‘Be Sharp Say Nowt‘ de Patrick Topping,  temas más clásicos como puede ser el remix de Arman Van Helden al ‘ADD SUV‘ de Uffie junto a Pharrel Williams e incluso temas que se salían del tech house como ‘Midfield‘ de Roberto Capuano y Luigi Madonna.

Muchas gracias Malaga de nuevo por este cariño recibido ! @weekendbeachfestival

Una publicación compartida de Cuartero (@cuartero_official) el


Y para acabar el festival tuvimos el placer de disfrutar de Marcel Dettmann, quien destacó ofreciéndonos un set muy diferente a los comentados anteriormente, en donde predominaron sonidos clásicos apuntando hacia un house melódico, cerrando a las 8 de la mañana a pleno sol con el remix de Ewan Paerson al ‘Enjoy The Silence‘ de la mítica banda británica Depeche Mode, poniendo un gran broche final al festival.

El Sunrise Stage no presentó un escenario tan increíble como los de su compañero Dreambeach pero aún así cumplió nuestras expectactivas con un gran juego de luces. Además, acabó jueves, viernes y sábado lleno, siendo esto un claro ejemplo de que el techno para el Weekend Beach es una apuesta segura comparado a años anteriores. Algunos asistentes el año pasado nos comentaban la idea de que el techno se veía como un mero relleno en este cartel mientras que este año ha sido uno de los alicientes principales del festival.

Así podríamos resumir este Weekend Beach 2018 sin irnos mucho por las ramas: un festival en el que, si vas por un tipo de música, acabarás descubriendo mucho más. Es lo bueno de este tipo de carteles tan variados. Con un total de 140.000 asistentes y más de 38.000 entradas por día vendidas, Weekend Beach vuelve a alcanzar unas cifras inmejorables, por lo que en 2019 podemos esperar una edición de locos. ¡Y allí estaremos!