Una de las salas con más historia de Ibiza, Amnesia, abría sus puertas un verano más ya hace varias semanas. Su programación para 2018 tiene grandes eventos en sus filas, tales como la sesión Music On de Marco Carola los sábados, o Together, de Drum N Bass los martes. Para las noches de los lunes, la sala nos ha preparado PYRAMID Amnesia, fiesta en la cual estuvimos el lunes pasado, y de donde salimos con un inmejorable sabor de boca.

Amnesia está dividida en dos salas, Club y Terraza. En la parte interior íbamos a disfrutar de un estilo más “contundente” y oscuro que en el exterior, con los sets de Charlotte De Witte, Paul Ritch, Luca Donzelli y Luigi Madonna. El set de este último fue en nuestra opinión de lo más destacado de la noche, en una sesión a 128-130 BPMs, y mezclando gran cantidad de temas con una impecable técnica.

En este punto tenemos que detenernos también en el sonido de Amnesia, realmente bueno si tenemos en cuenta la antigüedad de la sala, y notándose las continuas reformas acústicas de la misma.

En la terraza, además de este buen sonido, cabe destacar la “doble cabina”, hecho que sorprendió a muchos al comienzo del set de Maceo Plex, que no sabían bien hacia donde mirar. Esta circunstancia se dio principalmente por la naturaleza y la complejidad del equipo usado por los dos anteriores DJs, KiNk y Stephan Bodzin. Estos dos amigos, a los que vimos juntos en el stage en varios momentos de la noche, tienen como punto común el formato LIVE de sus actuaciones, que por cierto habíamos podido disfrutar en Barcelona tan sólo dos días atrás.

En el caso de KiNK, el DJ mezcla sin miramientos con una complejo set up compuesto de controladora, pads, y algún que otro gadget mucho más novedoso, que hacen de la sesión un espectáculo auditivo, pero digno también de ver con tus propios ojos. Tampoco se queda para nada atrás el set up de Bodzin, mucho más analógico pero que consigue un aura única allá donde va. Los eternos y melódicos breaks de las sesiones del artista hacen que la tensión se mantenga en la pista, demostrando que se puede hacer un notable set techno si abusar del “drop fácil”.

La terraza la cerraba Maceo Plex, como decíamos desde el otro lado de la sala, con un equipo más “tradicional”, pero no por ello con un set menos complejo. Maceo está considerado por muchos el mejor artista del momento en lo que underground se refiere, y su trepidante ritmo de actuaciones (¿o es que viene mucho a España y nos da esa sensación?) está ayudando a ello. El artista que hace escasas semanas nos presentaba un comentado EP, se trabajó una sesión de casi tres horas repletas de clase y rigor en la mezcla, mezclando lo oscuro con lo melódico, como viene siendo habitual en las manos del DJ. Pese a la calidad de este último EP, y la aún más destacable repercusión de su álbum ‘Solar’ del año pasado, Maceo no es muy dado a hacer sonar producciones propias. En esta ocasión no fue diferente, y la sesión del DJ se basó principalmente en muchísimas IDs, quien sabe si alguna relacionada con los próximos EPs ya anunciados del artista.

Para finalizar nos gustaría también destacar el gran ambiente entre el público, uno de los más acogedores (y tranquilos) que pudimos disfrutar a lo largo de nuestra semana en Ibiza. Una sala para nada abarrotada donde se podía bailar a placer, lo cuál siempre se agradece. ¡Volveremos!