Hace un par de semanas y como parte de nuestro particular peregrinaje a las fiestas de cierre de la isla blanca tuvimos la ocasión de acudir por fin a la que se ha convertido en una de las fiestas de la temporada ibicenca: Paradise de Jamie Jones. Con el buen rollo y el baile como grandes aliados, la sesión de los miércoles en Amnesia se ha convertido en un imprescindible para todos los clubbers que visitan la isla y por supuesto nosotros no podíamos faltar.

En el caso de su closing party el line up era espectacular y fue algo que se vió reflejado con las dos salas del archiconocido club prácticamente llenas desde primera hora, y con la discoteca abarrotada en torno a las 23:00 horas. Tras Wheats y Marshall Jefferson llegaba el turno de uno de los platos fuertes de la noche en la terraza. Hot Since 82 se ponía a los mandos de la nave para transmitir buena vibra y ganas de bailar a todos los allí congregados a ritmo de house.

Tras el paso del británico por la cabina, llegaba Joseph Capriati con un arsenal de temas de house y tech house que ya le hemos visto desplegar a lo largo del verano en la propia Paradise o en Metamorfosi (su fiesta de los viernes, también en Amnesia). El italiano, íntimo amigo de Jamie y con el que ha compartido varios b2b a lo largo del verano (y esa misma noche en el after party oficial), demostró por qué es una de las sensaciones de Paradise, de Amnesia y de Ibiza en general en un set energético, intenso, y plagado de temas conocidos.

Antes del plato fuerte de la noche, quisimos pasar un rato por The Music Box (el nombre que adquiere la main room durante Paradise) para disfrutar de Ilario Alicante en formato de set extendido, quién se había puesto a los mandos tras Dateless, Alisha, William Djoko y Richy Ahmed. El Italiano tenía a todo el público de la main room completamente entregado con un set de house bastante clásico y sin estridencias, intercalando alguna vocal conocida y algún tema más contundente, formando un set muy equilibrado.

Para culminar nuestra noche en el closing de Paradise, no podía ser con otro que bailando con “el jefe.” Jamie Jones conquistó la cabina de Amnesia a base de su particular manera de entender el house y el techno, con sonidos melódicos y cálidos, y temas alejados de lo convencional para crear una atmósfera tropical y de baile sin descanso. El público respondía, y a pesar de que no había ningún hueco todo el mundo se movía al unísono como cada miércoles de verano en una residencia que estamos seguros de que se va a mantener en el tiempo en Amnesia. Larga vida a Paradise.

Alberto Cortés
Uno de los peores DJ del panorama nacional.