Oliver Heldens sacó a pasear su aka HI-LO por primera vez en España ante una abarrotada sala en el centro de Madrid

A estas alturas creo que ya no descubrimos a ningún madrileño/a la sala The Bassement Club. El nuevo lugar de peregrinación de los amantes de la música electrónica ha abierto la puerta de la escena madrileña de una patada con artistas de altísimo nivel y muchas citas bastante complicadas de ver en la ciudad. Una de las sesiones que han ayudado a este increíble debut de The Bassement Club ha sido Nox Club, la gran culpable de que el pasado viernes pudiéramos ver por fin a HI-LO en España.

HI-LO luce como Oliver Heldens pero es algo totalmente diferente. De ello nos dimos cuenta desde el minuto uno. El carisma del holandés, que pudimos comprobar desde primera hora, se combinó perfectamente con la energía de los beats que acostumbra a pinchar bajo su aka underground. Esta energía se transmitió directamente a un público ligeramente diferente al habitual en Nox Club, con un perfil más joven, debido seguramente a la faceta más comercial de Heldens en el panorama mainstream internacional.

Mathame se mete en el bolsillo a todo The Bassement Club en su visita gracias a Nox

Sea como sea, cientos de fieles se agolparon en primera fila para ver bien de cerca a un Oliver que estuvo paciente y atento con todos los seguidores que le jaleaban desde cerca e incluso agasajaban con peticiones de autógrafos (sí, en pleno set en directo). Musicalmente, el set de HI-LO tuvo de todo, sin salirse del sonido contundente al cual nos tiene acostumbrados. Por lo tanto, aquellos que vinieran para disfrutar del sonido más comercial debieron llevarse un buen chasco.

Sin embargo, el bueno de Oliver deleitó a todos los presentes con un set de dos horas repleto de techno de grandes artistas como Adam Beyer, UMEK, Ramon Tapia o Will Clarke. No faltaron, como no podía ser de otra manera, sus temas propios con los que el público enloqueció y dio toda su energía. ‘Poseidon’, ‘Kronos’, ‘Balearic Mornings’, ‘Athena’ o su recién estrenado ‘Hypnos’ fueron algunos de los bombazos con los que el holandés mantuvo al público encendido durante las dos horas de set, guardándose para el final su ‘Saw Of Olympus’, con el que se despidió.

HI-LO The Bassement Club
HI-LO durante su set en The Bassement Club

En resumidas cuentas Nox Club y The Bassement Club han vuelto a demostrar una solvencia y un factor sorpresa muy digno de admirar en una, ya de por si abarrotada escena electrónica en Madrid. Este sábado Nox Club se despide del año con Andrés Campo, mientras que en The Bassement Club todavía podremos disfrutar de eventos como SPOT el próximo día 22. Y tú, ¿Cuándo volverás al club de Galileo 26?

Cofundador y redactor. Melómano, leonés y obseso de las cosas bien hechas. Imposible encasillarme en un sólo género. “Si quieres llegar rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, camina en grupo”