El pasado 26 de enero volvíamos a la sala París15 para disfrutar de un nuevo evento de la gente de Bass Invasion, en este caso para ‘Bass & Bass Festival 2019’. Tras su último éxito de la mano de Killbox, Culture Shock y artistas del colectivo Bass Invasion volvían a traer nombres destacados a Málaga, en este caso a Neonlight, Teddy Killerz y Jayline, este último no pudo asistir y fue sustituido porlos ingleses ED Livewire y Tytan . Otra pena la ausencia de Dohiser, el frecuente MCs de las fiestas de Bass Invasion a quien se le echo en falta.

Teníamos algunas dudas sobre si triunfaría esta fiesta debido a la complicada fecha pero nos encontramos con otra cosa, aquí nuestra experiencia.

Te puede interesar: Entrevistamos a Antonio López, uno de los cabecillas de Bass Invasion

Echando una mirada atrás a las pasadas ediciones de ‘Bass & Bass Festival’ encontramos a artistas de gran calibre como Majistrate, Benny Page, Dj Guv o Optical por lo que era de esperar que esta fiesta estaría al nivel de las anteriores.

Las tres primeras horas de la noche fueron una mezcla entre varios estilos del drum and bass, como pueden ser el deep, jungle o jump up Regun, Super Rush y el b2b ED Livewire vs Tytan fueron los encargados de ir calentando al público de Bass Invasion. Con el turno de Kursiva se vio a más gente en la pista y con esto llegaría el neurofunk, lo que marcó las 4 horas restantes.

A las 3:00 llegaba la primera sorpresa de la noche, llegaba Flub. ¿Pero quién es Flub? Tras estar en el anonimato nuestras dudas se solucionaron, se trata del productor y DJ de breakbeat The Brainkiller muy querido en el sur y que apuesta por un nuevo alias de drum and bass, fichando por el colectivo Bass Invasion. Vimos un set de gran calidad en el cual predominó el neurofunk se escucharon algunas de sus producciones, demostrando una gran técnica en la cabina.

Marcaban las 3:40 de la noche y aparecía en escena una de las piezas claves de la noche. Grigory Cherekaev, integrante del trío ruso Teddy Killerz, se hacía con el control de la cabina para darnos una hora de un drum and bass enérgico con un cierre de riddim. Sonaron temas de productores muy reconocidos de la escena como ‘Whip Slap’ de Dimension, ‘Cascade’ de Muzzy, A.M.C y Turno, ‘Bottom Line’ de Black Sun Empire y State of Mind al igual que algunas de las producciones del trío ruso como ‘Teddy’s Song‘ o su remix al ‘Yim Yam’ de Doctor P.


Después le llegó al turno a otro de los artistas más frecuentes del colectivo Bass Invasion, el productor, DJ y MC Neoh quien nos dejó uno de los sets de la noche. El artista sevillano se enfoca más al deep a la hora de producir pero nos deleitó con un set muy enérgico con el neurofunk como protagonista, perfecto para prepararnos para la hora de Neonlight. Gran técnica del artista nacional además de estar muy comunicativo con el público.

Sin descansar ni un minuto pasamos a disfrutar de Neonlight, representado por Tobias Jakubczyk, la mitad del dúo alemán. Conocido por ser una de las piezas representativas del drum and bass no decepcionó en absoluto e hizo bailar a las aproximadamente 800 personas que se encontraban en la París15. Un set de todo menos tranquilo, sonaron algunas de sus últimas producciones, como ‘Lycaon’ junto a Dub Elements, ‘Jabberwocky’ junto al trío italiano Inward, Hanzo y Randie o ‘Phrase Maker’ junto a Receptor, además de últimas novedades como ‘Isotropy’ de Current Value. Gran actuación.

El cierre era trabajo para Juno, a quien ya hemos visto cerrar alguna que otra fiesta más siempre con un gran acierto. La energía que había en la sala no decayó con su set el cual nos dejo partidos, sonando temas de grandes productores de neurofunk como ‘These Eyes’ de Signal, ‘Dead Limit Vip’ de Noisia o , poniendo fin así a una gran noche.

Acabamos esta crónica agradeciendo todo el trabajo al equipo de Bass Invasion y deseando que llegue el día 11 de mayo para celebrar su quinto aniversario, del cual nos han dicho una sorpresa que dejará a todos con la boca abierta.