Industrial Copera acogió el fin de semana pasado la Carnabass Jungle Planet de Substation, que dejó grandes sesiones para los fanáticos del sonido más exquisito del drum and bass

La conexión de Granada con el drum and bass es algo de otro mundo. Si bien es cierto que decimos que la capital del drum and bass en España es Sevilla, Granada tampoco se queda atrás. Y buena parte de ello es gracias a Industrial Copera y Substation, que con eventos como Terror Bass, Carnabass o DNB Fest mantienen muy viva la cultura de este género en la ciudad nazarí. El pasado fin de semana volvíamos a Industrial Copera para disfrutar de Carnabass Jungle Planet, edición cuyo eje principal y temática era, obviamente, el jungle drum and bass. Sin embargo, la esencia de Substation seguía latente: apostar por artistas nacionales, géneros de todo tipo y artistas muy difíciles de ver por estos lares, como es el caso de T>I, Urbandawn o Data 3.

El viernes predominó el sonido jungle, rolling y algunos toques de neurofunk en las sesiones de Urbandawn y Kursiva. Yonaadnb fue el encargado de abrir la noche a base de un sonido contundente y oscuro, optando por deep drum and bass y algunos toques de techstep. Apostó por una contundencia que siguieron más tarde Karlixx e Isaac Maya, que basaron su sesión en un sonido jungle con toques de rollers y deep. Una sesión en constante aumento que nos prepararía para uno de los platos fuertes del viernes. Urbandawn vino, vio y nos conquistó a base de una sesión extremadamente variada: neurofunk, rollers y temas comerciales a partes iguales que resultaron en una sesión de calidad a la par que divertida. Algo similar a lo que pudimos oír por su parte en la pasada edición de Rampage Open Air. Una pena que tan solo fuera una hora de sesión. Y también una pena que después llegara DJ Phantasy. Una sesión monótona, consistente en temas comerciales y jump up al más puro estilo de radio comercial. El único artista de jump up de ambos días no dejó muy buen sabor de boca en comparación a otras actuaciones del fin de semana.

Sigue nuestra playlist de drum and bass en Spotify: novedades, clásicos, artistas nacionales…

Tras esta deplorable sesión, Congo Natty vino a representar al 100% la temática de esta edición, con un set de puro jungle y reggae en el que animó al público más fanático de estos géneros, que estuvo entregado durante toda la hora. Se despidió con ‘One Love‘ de Bob Marley y dejó la sala en un punto perfecto para que Data 3 tomara el control, haciendo la boca agua a la gran aprte del público que adoraba los sonidos oscuros. Una sesión en la que los ingleses nos mostraron toda la calidad que atesoran con una selección de temas exquisita, apostando sobre todo por un techstep no muy contundente y algunos toques más cañeros como el ‘Malware‘ de Phace y Unglued. Una hora que, pese a la calidad de los temas, fue algo lineal. Sin embargo Kursiva, que vino justo después, supo llevar el final de la noche a su terreno. Neurofunk, a lo que nos tiene acostumbrados últimamente, toques de rollers y por supuesto algunos detalles de sonido jungle como suele hacer en sus sesiones. El viernes fue un día variado pero del que, exceptuando Urbandawn y Congo Natty para los amantes del reggae, no destacó mucho en comparación a lo que estaba por venir.

CARNABASS JUNGLE PLANET
CARNABASS JUNGLE PLANET & Industrial Copera – Congo Natty

El sábado sería otra historia. Cargado del neurofunk más animal y de drum and bass elegante a partes iguales, se nos venía encima una noche de absoluto frenesí. Drummaker encendió la noche apostando por el sonido rolling, con algunos toques más funkys y pop, y ofreció una sesión perfecta para empezar. Justo después llegarían Dub Elements, que se estrenaron como residentes en los eventos de Substation con una sesión de las que vienen haciendo últimamente: predominio de los sonidos oscuros pero apostando también por rollers, temas algo más comerciales y leves toques de jump up. Una sesión variada y que raramente disgustaría a nadie. Y tras el dúo de Sevilla llegaba T>I, que demostró cómo se debe hacer una sesión de sonido rolling perfecta. La elegancia del sonido actual y la esencia clásica del sello Playaz se unieron de manera magistral en una sesión que sorprendió a todos. Sin duda, la sorpresa del fin de semana y una de las mejores sesiones que hemos vivido en los eventos de Substation en los últimos años. A partir de aquí, todo sería pura leña. State of Mind llegaron y destruyeron la sala con una sesión que fue tal y como la esperábamos. Cero riesgo e innovación: puro neurofunk del más salvaje que hizo bailar al público y que, tras tanto rolling tanto del viernes como de sesiones anteriores sentó como un soplo de aire fresco. Pero fue una buena preparación para el plato fuerte del fin de semana. Llegaba Jon Gooch. Llegaba el hombre al que muchos conocéis como Feed Me. Llegaba Spor, que contó con una hora y media para demostrarnos la mejor faceta posible del sonido neurofunk. Un auténtico viaje en el que experimentamos un viaje en el tiempo hacia hace una década. Sonidos que parecían olvidados, géneros más experimentales y una cantidad de clásicos del sonido neuro que volvieron loca a la sala entera. Una sesión más bestia que la que pudimos disfrutar en el takeover de Rampage en Fabric. Para terminar la noche, nada mejor que un invitado de lujo como Oto. Pese a lo difícil que es realizar una sesión después de un artista como Spor, mantuvo la compostura a la perfección y llevó la sesión a su terreno, optando por sonido deep y rolling y apostando por subir un poco la marcha al final, con temas clásicos como el remix de Noisia a ‘Nothing Matters de Mark Knight o ‘The Sirens‘ de Mefjus.

Y así vivimos la gran experiencia musical que fue esta edición de Carnabass. Una vez más, Substation dio con la fórmula perfecta de apostar por artistas novedosos, exclusivos, difíciles de ver y variados. Industrial Copera volvió a demostrar que es la localización idónea para este tipo de eventos, ya sea en factores de ubicación, sonido, iluminación y adaptación a la temática del evento, con una decoración salvática para esta ocasión. ¡Estamos deseando volver a Industrial Copera para disfrutar de una buena noche de drum and bass! Y si es de mano de SubStation, ¡mejor!