Instagram Wololo Sound

Las personas que iban a asistir al Ultra Music Festival Miami de este año demandan a la organización por su estricta política de reembolso

Con la crisis mundial del COVID-19 y la calificación del virus como pandemia por la OMS, el Ultra de Miami fue el primer festival en caer por la prohibición de eventos masivos, a tan sólo tres semanas de su celebración. Tras varias ruedas de prensa y todos los ojos del mundo de la música electrónica pendientes de la noticia, los organizadores de Ultra Miami anunciaron la cancelación del mismo y la política que seguirían respecto a las entradas: aquellos que tuviesen entradas para la edición cancelada, podrían utilizarlas para 2021 o 2022, además de tener acceso exclusivo a la compra de más tickets a menor precio que el base y descuentos en merchandising.

Ultra Miami 2020 queda cancelado

Aunque desde fuera pueda parecer la medida más lógica para evitar que el festival se involucre en deudas insostenibles, muchos de los que iban a asistir al festival han desatado su ira contra la organización por no incluir una opción de reembolso del dinero de la entrada en su política. Teniendo en cuenta que mucha gente ha sufrido la pérdida de su empleo por el COVID-19, el dinero invertido en la entrada del Ultra es una cantidad considerable que podría ayudar a la situación económica de las familias afectadas.

Por ello, Ultra se enfrenta ahora a una demanda colectiva que espera conseguir una compensación monetaria y de daños y/o que el festival reembolse al completo el dinero de los tickets comprados. Los dos principales demandantes que impulsaron la sanción fueron el residente de Miami Samuel Hernandez, quien había adquirido seis entradas para Ultra por valor de 3000 dólares; y Richard Monture, que desde Washington solicitó un reembolso pero nunca recibió respuesta por parte del festival.

Quizás te interese — Algunos clubes de Berlín ya han abierto pero prohíben bailar

Joe Sauder, quien representa a ambos demandantes en el caso, dijo lo siguiente acerca del mismo para Rolling Stones:

“Entendemos que la pandemia del COVID-19 ha impactado en todas partes de la economía global, pero no creemos que eso le de a Ultra el derecho de poner la carga de esta crisis extraordinaria sobre sus clientes, quienes, en algunos casos, han pagado cientos de dólares para asistir a este festival […]. Esperamos obtener una devolución del dinero para nuestros clientes y los miembros de la demanda colectiva”.

Por parte de Ultra, todavía de no tenemos noticias de cómo responderá ante la situación.