Instagram Wololo Sound

Nothing Festival es la nueva iniciativa por parte del concejal de Praga para apoyar a la cultura del país

Como ya sabemos, la situación actual marcada por le COVID-19 y el confinamiento a afectado a todos los sectores de la industria, y en especial al cultural. Por ello, tanto el público como las instituciones se han visto volcados en un brainstorming para buscar una solución y mantener a flote a las organizaciones culturales independientes durante estos tiempos difíciles, como ha sido por ejemplo la idea de hacer visitas virtuales a los museos.

Lo último en cuanto a ingenio que hemos visto viene desde Praga, donde ha surgido el Nothing Festival (o Festival of Nothing) como una iniciativa del propio concejal de la ciudad. El también llamado NIC2020, consistía en comprar entradas para, literalmente, nada. ¿Cómo funciona? A la hora de comprar tu entrada, se podía elegir el club, teatro, museo o una docena más de instituciones culturales que quisieras apoyar. Entre ellos se encontraban entre otros Futurum Music Bar, Jatka78, KinoDlabačov e incluso el Cross Club, famoso club de drum & bass del que hemos hablado anteriormente.

Seis de los clubs más raros del mundo

El “festival” tuvo lugar el pasado 1 mayo, coincidiendo con el día nacional checo del amor, y pretendía sumergir al máximo al “asistente” en esta falsa experiencia cuyo único objetivo es apoyar económicamente a las organizaciones. Una vez seleccionado el sitio que queremos, puedes escoger tu asiento, con todas las opciones que tendrías físicamente: primera fila, en el balcón, atrás del todo… Cuanto mejor fuese el asiento, mayor sería la donación, con precios oscilando entre las 20 coronas (unos 70 céntimos) y las entradas VIP de 5000 coronas (unos 182€). La única diferencia con la realidad es el número ilimitado de “asientos” disponibles.

Nothing Festival 2020

Nothing Festival es sin duda la representación más pura de solidaridad. La iniciativa del concejal en colaboración con GoOut ha sido sin duda de lo más original, puesto que en todo momento pretende hacer al “espectador” partícipe en todo lo posible. Durante un mes cualquier institución cultural que dependiera de la venta de tickets podía solicitar unirse a la lista de sitios, y el mismo día 1 se distribuyeron las donaciones correspondientes entre los mismos.