El «culebrón Dash Berlin» no ha llegado a su fin, y vuelve con un nuevo revés para el DJ y productor

Jeffrey Sutorius, al que muchos conoceréis por su alias Dash Berlin, fue el protagonista de uno de los culebrones más comentados del 2018. El altercado en cuestión le hizo dejar atrás su nombre artístico para actuar y producir bajo su nombre real, y pese a haber recuperado la posesión de la marca, parece que ha habido un nuevo giro de los acontecimientos. Para entender qué está pasando con la superestrella del trance, rebobinemos un poco.

QUIZÁS TE INTERESE: ¿CUÁLES SON LAS 10 CANCIONES DE MÚSICA ELECTRÓNICA MAS ESCUCHADAS EN SPOTIFY?

En 2018, Jeffrey y sus dos socios y responsables del proyecto, Sebastiaan Molijn y Eelke Kalberg, hicieron pública la decisión de separarse. Los motivos fueron, según el primero, pura negligencia y mal management, que precedieron a la apropiación de sus dos antiguos compañeros de los derechos de la marca Dash Berlin –aparentemente, a escondidas de Sutorius.

Un año después, cuando parecía que nos tendríamos que ir acostumbrando a llamar a Jeffrey Sutorius por su propio nombre hasta cuando estuviera en los escenarios, este publicó un comunicado en el que parecía que consiguió convencer de forma amistosa a los involucrados para recuperar el alter ego que tantas alegrías le había dado en sus más de 13 años de carrera. Con ello, recuperó su marca y sus redes… Hasta hoy.

Las redes de Dash Berlin se han visto hoy invadidas por un comunicado oficial en el que a partir del día 17 de marzo, el protagonista no podrá volver a usar dicha marca. Una decisión legal –por saber aún si definitiva– que, dice el propio Jeffrey, «es injusta».

Pese a la clara discordancia que muestra en el post, anuncia que seguirá adelante con su nombre propio, Jeffrey Sutorius, e invita a todos sus seguidores a seguirle en esta nueva etapa.

Yo también empecé con VirtualDJ.