Esta semana ha salido a la luz una noticia clave para la vida nocturna de Berlín ya que los clubes nocturnos de la ciudad alemana pasan de ser lugares de entretenimiento a ser considerados instituciones culturales. Antes de esta declaración sólo un club de la capital alemana era considerado institución cultural; Berghain desde 2016.

Te puede interesar: Space Ibiza reabrirá antes de 2022

Berlín siempre ha sido una ciudad que ha cuidado de su cultura y esta noticia agranda esta realidad. El pasado 5 de mayo se consiguió el voto casi unánime a favor de cambiar la declaración de los clubes. Esto ocurre tras una campaña de un año creada por Clubcomission, un colectivo formado por propietarios y seguidores de los clubes. El año pasado comparecieron ante el parlamento alegando las razones por las que los clubes debían ser considerados instituciones culturales, teniendo en cuentan que atraen alrededor de tres millones de turistas al año generando cerca de 1.500 millones en la economía local.

El tweet explica que el cómite de construcción del Bundestag (Parlamento Federal) está de acuerdo con la solicitud y por lo tanto se aprueba que los clubes sean cultura. Esta aprobación otorgará a los clubes derechos para abrir en más lugares de la ciudad además de la posibilidad de beneficios de las exenciones fiscales. Se unen así al grupo de los teatros, museos y salas de concierto, separándoles de salas de apuestas/juegos, cines y burdeles.

Ante esta decisión Pamela Schobeß de la Comisión del Club de Berlín comentó lo siguiente: “Con la decisión de hoy, el Bundestag está enviando una señal fuerte y esperada a la república. Los clubes de música son instituciones culturales que dan forma a la identidad de los distritos de la ciudad como parte integral de la vida cultural y económica. Ahora, una ley obsoleta debe adaptarse a la realidad. Esto ayuda a mantener vivas y habitables las ciudades y los vecindarios y protege los lugares culturales”

¿Veremos algún día esta situación en nuestro país?

Otro enganchado a esto que llaman música electrónica. Principalmente centrado en el componente melódico, el techno. el sentimiento rave y los breaks.