La pasada madrugada se celebró en el Staples Center de Los Ángeles la ceremonia de premios más importante de la industria musical

La edición número 61 de los premios Grammy que otorga la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos se ha celebrado esta pasada madrugada en el icónico Staples Center de Los Ángeles. En una gala presentada por la cantante Alicia Keys y plagada de sorpresas, se ha hecho entrega de los icónicos gramófonos dorados a los mejores temas, álbumes, productores y compositores del pasado año 2018.

La música electrónica cada año se ve más representada dentro de las diferentes categorías que conforman las nominaciones a los premios, y tal es así que una de las canciones nominadas a ‘mejor canción del año’ fue la del ruso Zedd con ‘The Middle. Premio que finalmente no se acabó llevando el hit-maker. 

Quizás te interese: estos son los artistas ‘electrónicos’ nominados a los Grammys 2019

En el ámbito de la música electrónica, destacamos los tres premios representativos de nuestro estilo. El Grammy a mejor grabación dance del año 2018 ha sido para ‘Electricity’, el tema de Silk City (Diplo y Mark Ronson) con Dua Lipa. Firmes candidatos al galardón como ‘Losing It‘ de FISHER o ‘Ghost Voices‘ de Virtual Self finalmente no han podido optar a dicho reconocimiento.

Por su parte, el dúo francés Justice ganó el Grammy a mejor álbum electrónico con ‘Woman Worldwide’. Los galos ya saben lo que es ganar semejante premio, ya que hace diez años ganaron el reconocimiento a ‘mejor grabación remezclada no clásica’ por su remix al ‘Electric Feel‘ de MGMT. Sofi Tukker con ‘Treehouse’ o Jon Hopkins con ‘Singularity’, entre otros nominados al galardón, se han quedado a las puertas de tan ansiada distinción.

Por último, el Grammy a la mejor grabación remezclada se lo ha llevado el productor de Guernsey Mura Masa con su exquisito remix para el tema ‘Walking Awayde HAIM.