El álbum ‘Free Moksi’ fue un trabajo astronómico pero la cantidad de talentos que han reunido en este EP de remezclas tampoco se queda atrás

Los que bien conocen a Moksi son también conocedores de que es uno de los grupos más icónicos de la escena house de los últimos años, desde 2019 su nueva andanza por el house está siendo de lo más fructífera, despues de la publicación de ‘The Return Of The House Music’ y todo lo que ello les ha conllevado, Samir y Diego están en uno de los momentos más dulces de su carrera, el dúo holandés presenta al público una declaración musical que brota alegría, confianza y libertad.

Siempre ligados a su pasado y a otra de sus pasiones como es el hip hop los dos artistas siempre presentan trabajos donde el rap o los raperos forman gran parte de estos. A pesar de las críticas de muchos, el álbum que Moksi mostró al mundo el pasado mes de marzo rezuma innovación y frescura. 13 cortes les bastó a los neerlandeses para meterse a toda la industria en el bolsillo, el sonido G-House es lo que trazó la línea a seguir en esta compilación y junto a muchos colegas como Slushii, Mike Cervello, o Dread MC consiguieron que su trabajo llegará a la excelencia.

Siete meses después Moksi, como acostumbra, presenta la segunda parte de los inminentes EPs de remixes de su álbum ‘Free Moksi’ que están por venir. El conjunto de ambos EPs es una auténtica pasada y tremendamente complicado de mejorar algo, todo sea dicho. La característica más abultada es la cantidad de géneros que toca este pedazo de trabajo, desde future house, deep house, a drum & bass y dubstep. También publicado por Barong Family, Moksi ha querido dejar que los nuevos talentos se hagan un sitio en la escena, aunque más de uno ya lo tiene, Buunshin, Franky Nuts o Posij entre otros son los elegidos para remezclar algunos de los cortes del álbum del dúo holandés.

Wololo Sound entrevista a Moksi

La excelencia en este álbum hay que reconocerla sin duda a Buunshin y Franky Nuts, los encargados de transportar el sonido G-House de Moksi al sonido bass. Buunshin ha realizado una de las remezclas más potentes ya no del EP si no probablemente del año, el sonido drum and bass de nueva generación se cuela en ‘Free Moksi’ donde el holandés pone toda la contundencia y frescura que le procede, creando un remix con unos ritmos frenéticos pero dentro de un orden, una auténtica obra maestra, otra más del holandés que empieza a ser lo normal en el.

Franky Nuts también transforma ‘Keepin It Real’ en un remix de dubstep de altos vuelos donde consigue mantener la esencia de la melodía del tema original llevando la instrumental a un sonido bass no demasiado agresivo, procurando hacer un beat contundente pero melódico en su vez, básicamente lo que es Franky Nuts.

Marten Horger está en un estado de forma monumental, en su remix a ‘Praise The Day’ ha bajado unos cuantos tonos hasta llevarlo a un deep house tremendamente bailable y armónico, elementos que lo convierten en una mezcla exquisita. Se ha comentado mucho que RITN tiene un talento innato para esto de la música y es totalmente cierto, ‘T.T.Y.N.’ es a grandes rasgos si no la mejor una de ellas de este corte, potencia, y sinergia entre elementos musicales hacen que dicho remix tenga un sobresaliente en ejecución y resultado.

MNNR remezcla ‘Fuck The Rules’, sonidos locos, mucha influencia de Night Bass sounds y junto a RITN otro artista que Moksi intenta que la industria conozca y se empape de él y su frescura. Sonidos bass house potentes que sin duda nos recuerdan mucho a los ‘Illegal Mixtape’ de Malaa y su esencia. Eleganto también se embarca en un sonido bass house pero con la potencia un poco por debajo de lo que acostumbra este estilo, dejando que la vocal de Lefris lleve la batuta de ‘One Bad Bitch Remix’.

Ombro y Posij son probablemente los que más se salgan del tiesto en cuanto a un sonido marcado y reconocible en cada una de sus remezclas. Posij apuesta por un estilo libre basado en el mínimal en ‘Inside Of Me’ remix, sorprende, viniendo del neurofunk, pero que ha tenido un resultado bastante curioso en su remezcla. Por otro lado Ombro quizá se acerque más a una especie de bass house sin marcas de agua y un yendo por libre pero con una potencia y sutileza bastante detallada en ‘Shout Like Remix’.