Seguramente a estas alturas la gran mayoría de vosotros ya hayáis sacado de vuestros armarios la ropa de verano. Ya se atisban los primeros días de playa, y cada uno de vosotros y vosotras estará ultimando las reservas de sus vacaciones de verano. Un destino idílico para ello siempre ha sido Ibiza. La isla pitiusa es un referente a nivel nacional e internacional, por su estupendo clima, sus alucinantes playas y calas, y por supuesto por su espléndida oferta de ocio nocturno. Con la gran cantidad de opciones que copan las programaciones de cada semana en la isla, es difícil determinar cuándo podemos considerar que la temporada ha arrancado, pero si hay dos salas que por su categoría, reconocimiento y solera pueden tener el honor de ser consideradas como el opening oficial de Ibiza, esas son Ushuaïa y Hï. Este pasado fin de semana las salas, pertenecientes ambas al grupo ‘The Night League’, arrancaban su actividad con la celebración de Odyssey, un evento de 24 horas que vivimos en primera persona.

El concepto Odyssey, elegido para este opening, prometía ser algo nunca visto en las aperturas de la isla. Y cumplió con creces. Hermanados con Tale Of Us y su sello Afterlife, grandes protagonistas de la tónica musical de los dos shows, The Night League nos presentaba una propuesta de 24 horas de opening divididas entre las dos salas: De 12 de la mañana, a 12 de la noche en Ushuaïa, y de 12 de la noche a 12 de la mañana en Hï. Además de un line-up de escándalo, del que luego hablaremos, Odyssey recreó un espectáculo visual único gracias a la empresa High Scream, hermanada (literalmente) con The Night League, y encargada habitual de toda la presencia artística de sendas salas. Los dos anillos concéntricos de ambos stages eran tan solo la parte más llamativa e increíble de un espectáculo de luces y lásers muy difícil de olvidar.

El ambiente fue extraordinario en cada uno de los momentos del opening de Hï y Ushuaïa. Dos salas con un público muy diferente, llenas de contrastes, pero también de similitudes, y la programación de artistas por géneros hizo de su conjunto una experiencia de lo más interesante, tanto para los seguidores de la música underground, como para los que tan solo quería vivir una gran experiencia en la isla. Precisamente este es uno de los puntos que más te puede llamar la atención si planeas a corto plazo tu primera visita a Ibiza. El público ibicenco es de lo más dispar: Gente joven, gente menos joven, despedidas de soltero/a, matrimonios con hijos… En la isla hay espacio para todos.

Hablando de espacios, durante estos dos eventos podemos decir que no vivimos ningún momento de agobio severo. Frecuentemente se asemeja la fiesta de Ibiza a eventos masificados, y en esta ocasión no fue así.

Para hablar del aspecto musical del opening se nos podría quedar muy muy corta esta crónica. Como os contaba antes, tanto el line-up como el concepto de este evento tiene a los italianos Tale Of Us como protagonistas. El dúo ha querido, de puertas para afuera, alejarse de la marca Afterlife en esta ocasión, pero la discográfica estuvo muy presente el fin de semana en Ibiza, con varios de sus miembros (artistas y staff) presentes en la isla. Cabe recordar que Afterlife repetirá residencia este año en Hï Ibiza, los jueves a partir del 27 de junio. Artistas muy ligados a la marca, como Stephan Bodzin, Adriatique o Denis Horvat, tampoco faltaron a la lista de djs invitados.

Fue precisamente Denis Horvat el primer artista en hacer levantar los primeros brazos de la tarde en Ushuaïa, tras un correcto warm-up de Reznik y Anii. El danés dejó su lugar a Peggy Gou, ya con el recinto prácticamente abarrotado, y las 17:00 aún en el reloj. El clima, que hasta entonces había sido muy apetecible, hizo de las suyas al comienzo de la sesión de Paul Kalkbrenner, uno de los artistas más esperados y vitoreados de la sesión vespertina. Una tormenta de escasos quince minutos provocó alguna que otra carrera en la pista, algo que quedó en simple anécdota y que muchos asistentes incluso disfrutaron como si de un atractivo más de Ushuaïa se tratara, como en este vídeo del propio Kalkbrenner podéis ver. El resto de la sesión del alemán transcurrió con total normalidad.

El alucinante set-up del live de Paul dio lugar al no menos complejo set-up de Stephan Bodzin. Un cambió total de equipo que en Ushuaïa no significó ni un solo segundo de silencio, algo al alcance tan solo de los profesionales más experimentados en estas laberínticas situaciones. El veterano Bodzin sirvió de antesala perfecta al cierre de Tale Of Us, haciendo ya claramente plausible el estilo que marcaría el evento. A las 21:30 Matteo y Carmine subían al stage (con un séquito considerable), y arrancaban las que eran las primeras dos horas y media del total de ocho en las que estarían pinchando en Ibiza.


Llegando las 00:00, las miles de personas que se encontraban allí cruzaban la calle para seguir la fiesta en Hï Ibiza. La renovada sala abría un año más sus puertas para volver a deleitar a sus asistentes con una experiencia propia del, para mi, mejor club tecnológico de Europa. Sus dos salas, sus dos terrazas, y su sorprendente Wild Corner volvían a la carga en un ritmo que no cesará hasta entrado el mes de octubre, y por donde desfilarán los mejores artistas del planeta.

Doble de artistas y doble de posibilidades en esta segunda parte del opening. Mientras que el club (sala 2) se dedicó a actuaciones de un corte más oscuro, donde destacamos sobre todo a Anna, Andrea Oliva y Fjaak, en el Theatre (sala 1, principal) disfrutamos de nuevo del estilo melódico de los miembros de la familia Afterlife. Lógicamente, esta sala es la que se llevó la mayor parte de la atención entre el público, pero como mencionábamos antes en ningún momento se vivió sensación de agobio, e incluso pudimos llegar a la “primera fila” sin demasiado esfuerzo, como podéis ver en este vídeo. En la sala principal pudimos bailar con los sets de Adam Port, Adriatique, Damian Lazarus, y de un entregado Richie Hawtin, una de las sesiones más destacadas de la noche. A las 6:00 llegaba el maratoniano plato fuerte de la sesión, con un cierre de seis horas de Tale Of Us, en una sala que fue perdiendo público con los primeros rayos del sol, pero donde varios cientos aguantaron hasta que marcaban las 12:00 en el reloj, cuando unos visiblemente cansados artistas se despedían del respetable.

En resumidas cuentas, con el opening de Ushuaïa y Hï, podemos decir que la maquinaria ibicenca se ha activado. Dos de las salas más importantes de la isla están ya en marcha, y sus equipos trabajando a alto rendimiento. En este punto también queremos pararnos un segundo a agradecer a The Night League y a las compañeras del departamento de prensa todo el trato recibido antes, durante y después de los eventos Para nuestros lectores os recomendamos este artículo, donde estamos recopilando todas las noticias sobre la temporada ibicenca, y os encomendamos a estar muy atentos a todas nuestras redes durante este verano, ya que estaremos cubriendo más eventos en la isla.