A principios de año os contábamos que Rüfüs Du Sol anunciaban un tour por Europa, con fechas en Gran Bretaña, Francia, Amsterdam, Alemania y España. Era en nuestro país donde el grupo australiano ofrecería dos espectáculos en sus principales ciudades: Madrid y Barcelona. Pues bien, nosotros tuvimos la suerte de poder asistir a su fecha en la capital el pasado miércoles 9 de octubre, y lo que allí vivimos quedará grabado en nuestras mentes el resto de nuestras vidas.

RÜFÜS DU SOL sacan tres nuevos remixes a ‘Underwater’

Partiendo de un sold out previo al show, la cola para entrar en la sala But rodeaba todo el edificio situado en pleno barrio de Tribunal, y era una mayoría de asistentes de habla inglesa los congregados a las afueras de esta reconocida sala. Pese a que, sobre el papel había un warmup de Willaris. K, el evento fue retrasado y tan solo pudimos disfrutar del trío australiano, que comenzó un poco más tarde de lo previsto. Sin embargo, la espera mereció la pena, y es que Tyrone Lindqvist, Jon George y James Hunt aparecieron en el escenario con las pilas bien cargadas y unas ganas tremendas de hacernos disfrutar.

Y así fue. Estos tres artistas nos ofrecieron casi dos horas de un live show al que no pudimos achacar ni un solo fallo. Batería, guitarra, teclados y la voz de Tyrone nos sumergieron en un estado de trance en el que canción por canción demostraban por qué están donde están en el panorama musical internacional. Comenzando con una espectacular intro instrumental, ‘Eyes’ fue la primera canción con la que disfrutamos, seguida por ‘Lost In My Mind’ y un amplio repertorio de ellas tanto de Solace como de Bloom, sus últimos álbumes. Uno de los grandes momentos de la noche fue cuando sonaron ‘Underwater’ e ‘Innerbloom’, dos de las canciones más coreadas por el público asistente. El cierre fue uno de los momentos más emotivos, cuando el trío australiano interpretó ‘No Place’, y la sala But se vino abajo.

Rufus Du Sol visitarán España dos veces este año

En definitiva, un live show sorprendente que se apoyó un una sala con un sonido y una capacidad audiovisual magnífica, lo que hizo que los cientos de personas que allí nos congregábamos disfrutáramos de una experiencia sin igual. Si tenéis oportunidad de disfrutar de este espectáculo alguna vez en vuestra vida… ¡No os lo penséis dos veces!