Danny Ávila, Oliver Heldens, Camelphat y compañía nos regalan una maravillosa noche de viernes en el quinto aniversario de Los Álamos Beach Festival

Establecido ya como uno de los festivales más consagrados de la península, Los Álamos Beach Festival, ahora establecido en Estepona (Málaga), celebró este fin de semana su quinto aniversario. Desde Wololo Sound no quisimos perder la oportunidad de presenciar una buena porción de este evento, y decidimos pasar por el festival este pasado viernes. La carta de degustación, con Camelphat, Third Party y Oliver Heldens, entre otros, era más que llamativa, y la noche cumplió con creces.

Los Álamos Beach Festival

Los Álamos se celebraba en esta ocasión en el recinto ferial de Estepona. Este lugar, con sus pros y sus contras, dio un aspecto llamativo pero totalmente acertado al festival. A nuestra entrada al evento, nos encontramos con un recinto dividido en dos zonas con sus dos stages (underground y mainstream). Además, también encontramos varias atracciones lúdicas, una buena variedad de puestos de comida, y un correcto número de baños, barras y camareros que hicieron que la noche transcurriera sin ningún problema. Otro gran dato a destacar es la presencia de policía local y seguridad privada en la misma pista, algo siempre disuasivo a la hora de quien quiera ir al festival a preparar su GTA particular.

Quizás te interese: Horarios de Dreambeach 2019 ya disponibles

Tras las actuaciones (y su respectivo llenazo) de Karol G y Maikel DelaCalle, pasada la media noche comenzaba el turno para la música electrónica. Teníamos a DJ Nano en el escenario principal y a Solardo en el secundario (que aunque parecía que se iba a quedar pequeño, cumplió correctamente). Solardo demostraron en dos horas de set por qué son unos de los artistas revolución del último lustro, a base de una buena mezcla de tech-house y techno. Por su parte, DJ Nano se metió al público mainstream rápidamente en el bolsillo con hits conocidos por todos, como su intro con DYWC. No obstante, tampoco faltaron momentos para el trance o para el remember, marca de la casa del longevo DJ.

Los Álamos Beach Festival

El escenario principal, que sin duda ganaba en espectacularidad a más entraba la noche, recibía a continuación a los ingleses Third Party. Con hora y media por delante (benditos sean los sets de más de 60 minutos), el dúo derrochó todo un catálogo de hits propios y ajenos en clave de progressive house, combinando perfectamente canciones con drops más contundentes, y siempre apoyados en algún que otro clásico para mantener en alerta al público.

Los Álamos

Pasaban las 3:00 y en el stage underground Camelphat daba el relevo a Solardo. Estos cuatro artistas, más ligados que nunca gracias a sus recientes B2B y su residencia en Hï Ibiza, supieron completar un total de cuatro horas de alucinante ritmo. Camelphat supo mantener el calor del público en todo momento, y apenas sonaron sus temas más icónicos, ya que optaron por sonidos más contundentes y mejor aceptados por el público. Este escenario se cerraría de 5 a 7 con la genial Fátima Hajji, que por raro que pueda parecer, fue la artista que más gente y emociones congregó en dicho stage. Como podéis ver aquí, el público, con ansia de techno oscuro, dio rienda suelta a los últimos gramos de energía con su set.

Mientras todo esto ocurría, aún quedaban dos platos potentes en el mainstage: Oliver Heldens y Danny Ávila. Artistas cuanto menos dispares a los que vimos charlando amistosamente y comentando el feeling del público con ciertos temas y géneros, una demostración de su buen rollo. Por el lado del holandés, cabe destacar algo que ya comentábamos tras verle en A Summer Story. Heldens está sabiendo tomar un rumbo (en mi opinión) muy correcto, combinando su estilo particular con sus temas más conocidos (no faltó ni ‘Gecko’) y con grandes trazas de música house más alejada del mainstream.

Los Álamos Beach Festival

Por parte de Danny Ávila, artista con el que despedimos el festival, varias cosas que destacar. El español, que muchas veces es criticado por su calidad como artista, demostró una vez más una técnica impecable (verle de cerca es una maravilla). Además, también mantuvo una conexión total con el público desde el primer hasta el último drop. Por si esto fuera poco, la selección musical fue casi perfecta y pudimos escuchar desde temas con vocales hip-hop, a big room de 2014, pasando por ‘In My Mind’ y otros cortes con vocales como las de Coldplay. Un mix divertido, y, al fin y al cabo, en la línea de lo que el público demandaba a estas horas de la noche.

Breve pero muy intenso, el primer paso de un servidor por Los Álamos Beach Festival fue de notable alto. Buena organización, buena seguridad y buenos artistas. Como punto ligeramente negativo, señalar la sobre-saturación de los graves en el escenario underground, problema que vienen arrastrando varios festivales y que se debería cuidar más.

Para ver más fotos del festival y poder haceros una mejor idea de lo que vivimos, podéis hacer click aquí. ¡A disfrutar!

¿Miramos ya hacia Los Álamos Beach Festival 2020?