Banner Iberian Festival Awards 2020

2 y 3 de marzo. Amsterdam. Seguro que no te hacen falta más datos para saber de lo que hablamos.

Efectivamente, Don’t Let Daddy Know, uno de los festivales de música electrónica más importantes en la actualidad, desembarcaba en Europa y pocos lugares hay mejores que Holanda y su capital, cuna de la electrónica, para deleitarse con los mejores artistas del momento.

Un festival que ya es, por méritos propios, una de las citas que no puedes perderte durante el año. Un cartel muy selecto, grandes estrellas invitadas, una puesta en escena digna de los grandes shows mundiales y una organización impecable.

Mención aparte también para la localización. El sitio elegido para el evento fue el magnífico Ziggo Dome, un gran pabellón multiusos acondicionado perfectamente para la ocasión y en el que se celebran grandes espectáculos durante todo el año.

Tras realizar una obligada visita a la preciosa ciudad holandesa, comenzamos nuestra andadura en Don’t Let Daddy Know durante el set de Vini Vici, el conocido dúo israelí de música trance, que en esta ocasión sólo presentaba a uno de sus integrantes. A pesar de ser la segunda actuación de la noche, el nivel ya estaba altísimo y se notaba en la abarrotada pista. Había muchas ganas de ritmos potentes y la noche prometía de verdad.

El reloj marcaba medianoche y eso solo significaba una cosa: era el turno de los británicos Third Party. Un dúo cada vez más internacional y solicitado en todos los eventos gracias a su carisma, simpatía y gran calidad en todas sus producciones. Prueba de ello es Hope, su alabado último disco, el cual será precedido por uno nuevo en los próximos meses, o su nuevo espectáculo, LIIIVE. Comenzando con una espectacular intro con los acordes de ‘Have No Fear’ acompañada de los inconfundibles Above & Beyond y su ‘Hello’, los ingleses nos deleitaron con una hora de auténtico progressive house, tal y como solo ellos saben. Aparte de su habitual repertorio donde no faltaron auténticos temazos como ‘Live Forever’, ‘Everyday Of My Life’, ‘Like This’ e incluso ‘Believe’ de nuestros amigos José de Mara y Crusy, el dúo presentó dos nuevos temas que formarán parte de su nuevo álbum, una grata sorpresa para todos aquellos que les seguimos de forma incondicional.

Tras el progressive house de Third Party, llegaba el turno del tribal house y los holandeses Sunnery James & Ryan Marciano tomaban los mandos de la cabina. Este dúo no hace más que crecer sin parar, y prueba de ello es su sello Sexy By Nature, el cual poco a poco va integrándose en los mejores festivales del mundo. El show llegó a su punto álgido cuando se desplegaron las pantallas que colgaban por todo el techo del recinto, las cuales añadían, si cabe, más espectacularidad a las visuales del impresionante escenario.

Tras ellos, teníamos sin duda la actuación más esperada de la noche. Siendo inicialmente un invitado sorpresa y presentado finalmente como artista estrella de la noche del viernes, el sueco Steve Angello continuaba la línea progresiva que habían llevado los anteriores artistas. Comenzando con ‘Rejoice’, su ya habitual intro, el ex integrante de la famosa mafia sueca demostró una vez más por qué es quien es, deleitando a un Ziggo Dome abarrotado hasta los topes con hora y cuarto de auténtico musicón. La nostalgia se apoderó de nosotros escuchando algunas de las producciones de la mítica formación como ‘One’, ‘Save The World’ o ‘Don’t You Worry Child’, producciones propias como ‘Show Me Love’, ‘Knaas’ o ‘Break Me Down’ e incluso algunas IDs como la próxima colaboración con Kryder, ‘Romani’. De nuevo, pudimos ver como las pantallas del techo descendían y destellaban al ritmo de ‘Opus’, entre otros, uno de los momentos cumbre del set del sueco.

Con la noche ya bien entrada, era momento de cambiar por completo de tercio, sustituyendo las melodías y el ritmo housero por sonidos más contundentes y enérgicos. Era el turno de los holandeses W&W y el big room inundó el recinto, momento en el que aprovechamos para retirarnos a descansar después de un duro día de viaje y caminatas por Amsterdam. Headhunterz sería el encargado de cerrar la noche para aquellos que decidieron quedarse hasta los primeros rayos de luz en una muy fría noche de invierno.

El sábado pintaba bastante distinto, ya que el trance y el progressive house daban lugar, en principio, a sonidos más comerciales y menos exquisitos. Mike Williams era el encargado de abrir el segundo día de festival, sin embargo, no sería hasta los próximos artistas, Lucas & Steve, cuando entráramos al recinto. Lo que allí escuchamos fue una variedad del house más comercial y melódico, con temas de Don Diablo, Madison Mars, Hardwell o David Guetta, además de algunos propios como ‘Up Till Dawn’ o ‘You Don’t Have To Like It’.

Era el turno de Sem Vox, uno de los artistas residentes del festival, el cual nos sorprendió para bien, ya que era la primera vez que le veíamos. El holandés mezcló progressive house con big room de forma magistral, ofreciendo una variedad que sin duda contentó al público presente, que ya llenaba casi por completo el imponente recinto. A continuación, su compatriota Nicky Romero recogía el testigo de un público totalmente entregado y excitado, por lo que no tuvo mayores problemas para mantenerlo en tensión durante todo su set. El dueño de Protocol Recordings no sorprendió demasiado con su set (del cual disfrutamos el mes pasado en Madrid) donde pudimos escuchar desde su tradicional (y cada vez más ausente) progressive house hasta el ¿actual? big room y dubstep más contundente con el que la pista enloqueció. No faltó su nuevo tema con los belgas Dimitri Vegas & Like Mike, ‘Here We Go’, o la colaboración junto a ROZES, ‘Where Would We Be’, cerrando con su nuevo remix a ‘So Far Away’ de Martin Garrix y David Guetta.

Llegaba el momento cumbre de la noche, ese que todo el público esperaba con especial entusiasmo, ya que si el día anterior habíamos podido disfrutar de Steve Angello, en esta ocasión eran los otros dos suecos, Axwell y Sebastian Ingrosso, los que tomarían los mandos de la cabina. Un espectáculo de luces y color acompañaba a los primeros acordes de ‘How Do You Feel Right Now’, tras el cual aparecieron los ¿ex-?Swedish House Mafia para enloquecer a un público totalmente entregado y deseoso de su show. Al igual que pasara el día anterior con Steve, Ax y Seb hicieron sonar grandes himnos de la electrónica tanto del trío como en solitario o en formato colaboración de algunos de ellos. Una gran cantidad de mashups con temas virales del momento como ‘Cola’ o ‘Shape Of You’, sonido bass house con ‘Magenta Riddim’ o ‘Propaganda’ de DJ Snake o algunos de sus últimos lanzamientos como ‘Dreamer’ o ‘More Than You Know’. El broche final corrió a cargo de un extraño pero a la vez interesante mashup de ‘Killing Me Softly’ con ‘Sun Is Shining’, momento en el que se puso el sol y los suecos se despidieron.

Nuevo cambio de tercio para lo que quedaría de noche, y es que lo que vendría a continuación cambiaría bastante a lo que habíamos vivido anteriormente. Primero fueron las gemelas Nervo, quienes comenzaron su set con uno de sus clásicos, ‘Revolution’, para ofrecer una hora de big room que fue bien recibida por el público allí presente, y coronada con su ‘Like Home’ en formato mashup con ‘Pizza’ de Martin Garrix, el mismo que pusiera horas antes su buen amigo Nicky Romero.

Timmy Trumpet y Wildstylez, con sonidos aún más contundentes, pondrían el broche de oro a un magnífico festival que despidió una nueva edición en tierras holandesas con un éxito abrumador.

Mención especial a la increíble realización del evento, con detalles como las espectaculares intros de varios minutos a los distintos artistas o las pulseras con LEDs que hacían en el público un efecto visual sin igual. Mención aparte al imponente escenario aprovechando todo el alto y ancho del recinto, así como los efectos especiales y pirotecnia.

En definitiva, un festival de 10, totalmente recomendado y que, quién sabe, podría venir a nuestro país…

Banner Iberian Festival Awards 2020